Daredevil de Netflix

Se me erizan los pelos del brazo nada más empezar a escribir esta entrada y es que Daredevil es mucho Daredevil. Desde que tuve uso de razón, incluso antes, tenía al alcance cómics.  No me interesaron los libros de la guarde o el cole; aprendí a leer con los cómics. Daredevil me enseñó a leer, un ciego que no existe. Además, me descubrió los cimientos básicos del mundo: El bien y el mal, las dualidades, las némesis, los enemigos, aliados y compañeros, el amor, la lealtad, la traición, el honor… No sigo que me emociono.

Ha sido cancelada tras la compra de Marvel por Disney y quizás sea mejor así,  que no le haya dado tiempo a estropearse. Nos quedan tres gloriosas temporadas (2015, 2016 y 2018) de trece capítulos cada una + el «crossover» de la serie Defenders, que cronológicamente iría entre las temporadas dos y tres de Daredevil.

Se ha adaptado principalmente la etapa de Frank Miller, con obras como Born Again, Elektra Assasin, Elektra lives again y también otros, como Daredevil: Yellow… No iré al detalle, baste decir que todos le perdonamos a Peter Jackson no sacar a Tom bombadil. En esta adaptación de Netflix se han lucido, la esencia del personaje y de los cómics está captada al milímetro.

Los personajes están llenos de relieves y en continua evolución, eclipsando la propia trama. Vincent D´Onofrio se encumbra interpretando a un villano de altura y envergadura, colándose en cualquier ranking de villanos. Muy alejada del tono familiar de las producciones de Marvel y con una fotografía y una banda sonora sobresalientes. Muy destacables las coreografías de lucha.

En cuanto empecé a verla y vi que sacaban la típica escena de niños jugando con una boca de incendios, supe que al fin había alguien detrás la maquinaria que se había tomado en serio al personaje y sus cómics, a los cómics en general y tenía muy en cuenta el tipo de cosas que comenté en Video kill the comic star.  Particularmente, Daredevil tiene algo muy carácteristico y es que no es el típico héroe o superhéroe al que todo le sale bien y ni se despeina. Siempre sale mal parado en las peleas y no es raro que termine huyendo de más de una. En los cómics, solía acabar siempre en el hospital y nadie le quitaba la máscara, obviamente sería absurdo plantearlo así ahora, así que si Mahoma no va a la montaña… Otra característica fundamental de Daredevil es su catolicismo. Se toma muy enserio eso de «no cruzar el límite» y no matar a nadie, aunque sea auténtica escoria.

RESUMEN:

Matt Murdock es un joven abogado ciego que junto a Foggy Nelson, su amigo desde la universidad, monta un pequeño despacho con el firme ideal de defender a los más débiles, aunque eso signifique muchas veces cobrar en especies o directamente no cobrar. A pesar de la aparente discapacidad de Matt, el mismo accidente que lo dejó ciego intensificó exponencialmente sus sentidos y desde que quedó huérfano siendo niño, ha estado entrenando duramente en secreto tratando de ahogar el vacío que siente en su interior.

Muchos criminales escapan a la justicia, especialmente los relacionados con las mafias. Esto es algo que a Matt le corroe y decide cubrirse el rostro y darles caza por las noches. Debido a su educación y convicciones católicas, esta doble vida como justiciero le traerá numerosos dilemas morales que tratará de resolver acudiendo al padre Lantom en secreto de confesión.

La actividad de Matt, como abogado y como justiciero, se centra solo en su barrio de Manhattan en Nueva York, La cocina del infierno. Su álter ego pronto llama la atención de medios y criminales y debido a su implacabilidad, comienzan a llamarlo El diablo de la cocina del infierno.

Matt enseguida comprende que para acabar realmente con las mafias, deberá perseguir a su jerarquía, con la ley primero y si con esta no lo logra, lo hará con su propia justicia. Matthew Michael Murdock no tiene vida, no tiene nada que perder: es un hombre sin miedo. Pueden romper una y otra vez su cuerpo, pero no sus convicciones.

 

Básicamente es un drama moral repleto de escenas de lucha increíbles. Un continuo debate sobre la justicia y los límites entre el bien y el mal desde una perspectiva católica. ¿Hasta qué punto se puede ser malo con los malos sin convertirte en malo?

En fin, la recomiendo encarecidamente, sobre todo si te gustaron películas tipo Un día de furia o Los elegídos.