¿Y esto cuándo sale, niño?

Reality bites – El show de Thruman – Perseguido – Death race

BlogOut_112wCualquiera que trabaje de cámara en informativos -ya sean locales, regionales, nacionales o internacionales- está acostumbrado a escuchar de vez en cuando eso de “¿Y esto cuándo sale, niño?“. Y no, la mayoría de veces no lo pregunta quien has parado a preguntarle algo, si no alguien que ha pasado por detrás o que se ha quedado observándolo todo sin perder detalle.

Y es que si bien a todos nos gusta o gustaría “salir en la tele”, eso de ponernos delante de una cámara no tanto. Si os pensáis que es algo rápido y sencillo conseguir que tres o cuatro personas se paren un momento y digan a cámara por sí solos algo más de una frase sobre el tiempo… No sabéis lo que es el infierno.

Cita_112

Ya en “Intrépidas reporteras” hablé de mi periodo laboral como operador de cámara y cómo los reporteros se dejan la piel en muchos sentidos, uno de ellos es conseguir arrancar las palabras de la gente.

Lo normal es que las cámaras incomoden, es como si estás tranquilamente viendo un show y te piden que subas de voluntario al escenario… Lo normal es que te bloquees, a no ser que seas medianamente extrovertido o directamente un sinvergüenza, en el buen sentido y el malo.

Pero indiscutiblemente, los escenarios son seductores; que los focos te iluminen unos momentos, tiene su aquel para cualquiera. Aunque sea un breve instante.

El video, al igual que la fotografía, nos permite arrastrar momentos efímeros a la eternidad y eso, para mí, siempre ha sido y será magia. Ver cosas que serían imposibles ver de manera natural, directamente con nuestros ojos.

Y de entre tantas vidas que hay entre tantas cosas que ver, alguna tiene que resultar medianamente interesante, al menos para los que la puedan contemplar como meros espectadores. Nos encanta ver un escenario, más que estar en él. Normalmente.

En “Is this real life?” reseñé algunos realitys que me parecían cojonudos y dignos de seguir.

Independientemente de estas cosas, todos quisiéramos capturar en el tiempo muchos momentos y personas de nuestras vidas, incluso a nosotros mismos, las nuevas tecnologías nos permiten hacerlo y de ahí su éxito que auguro eterno. ¿Quieres invertir?, invierte en móviles con cámara y redes sociales.

El caso es que nos encontramos ante una saturación de almacenaje de recuerdos. Alguien que fuera así muy listo y tal podría intentar hacer algún cálculo aproximado de cuántos megas hay en el mundo de fotos y videos personales, privados y públicos(en las redes). Objetivamente y desde el prisma de la raza humana y su historia, el 99% somos spam. Carne de papelera de reciclaje.

Es normal, no podemos ser todos interesantes y/o entretenidos, por eso nos da cosa ponernos delante de una cámara aunque queramos salir en la tele.

Otra cosa es ponerse detrás. Parecerá una tontería pero cuando estás detrás de una cámara, todo resulta entretenido y/o interesante. Incluso tu propia vida y los que te rodean.

Pero no todos somos Winona Ryder ni tenemos en nuestras vidas a Ethan HawkeReality Bites va de una aspirante a videógrafa que está convencida de que un documental/”reality” sobre sus amigos, ejemplos de una generación, de la Generación X, partirá la pana.

Y en ello está, viviendo su vida y las de ellos y registrándolas, cámara en mano mientras negocia con un productor con esos momentos buenos y momentos malos de sus amigos y ella.

No sé hasta qué punto viéndola ahora sin haberla visto antes(“en su momento”), pudiera resultar buena o entretenida… Yo me quedé ya perdidamente enamorado de Winona y nos casamos y todo.

En fin, de secundarios hay todo un elenco de gente grande y la dirigió Ben Stiller con Danny DeVito de productor..

Si todos tenemos en mayor o menor medida ese impulso exhibicionista de subirnos a un “escenario” aunque sea por unos instantes, el impulso de cotillear a otros, de poner focos sobre la vida de otros es algo a lo que todos nos entregamos. De ahí el éxito de las redes sociales y de Gran Hermano. Realmente no importa a quién, lo que importa es poder.

Ves una cámara de una tele y te acercas a preguntar “¿Y esto cuando sale, niño?”. Aunque en realidad estén grabando un corto o un anuncio.

Total, que somos poco exhibicionistas pero muy cotillas. ¿Y hasta dónde nos puede llevar eso?.

Con El Show de Truman, Peter Weir nos enseñó hasta dónde y Jim Carrey y Ed Harris se lucieron.

Aunque El Show de Truman me resultó muy entretenida, yo soy más de Mojo-visión o de la peli de Perseguido, donde en un futuro distópico, algunos criminales son condenados a una persecución por asesinos profesionales televisada.

Una película mítica dirigida por Paul Michael Glaser, basada en una historia de Stephen King y con Arnold Schwarzenegger en todo su apogeo.

El caso es que años después a Paul W. S. Anderson se le ocurrió la genial idea de mezclar Perseguido con La carrera de la muerte del año 2000 y decir que era un remake de ésta última. O un reboot.

Pues, oye, mira que no me gustan los “Remakes, reboots, remierdas” y menos si mezclan cosas sagradas(¡sacrílegos!) pero la verdad es que me gustó y no solo eso, la siguiente también.

La carrera de la muerte del año 2000 va de una especie de rally que consiste en que los participantes tienen que conseguir el mayor número de atropellos y pueden “atacar” a otros corredores, una especie de Los Autos locos sangriento.

Death Race va de que una empresa privada que tiene una prisión monta un programa de televisión en el que los prisioneros pelean. Deciden subir el nivel y montan un circuito con trampas mortales y en el que corren con sus vehículos y se pueden atacar…

Una orgía de explosiones, sangre y velocidad con Jason Statham.

En fin… Se me hace tarde…

El ser humano es un ser curioso y vanidoso. Está bien observarnos pero debemos de tener cuidado de no caernos al rio embelesados por nuestros reflejos. Asimismo, tampoco podemos depender de mirarnos en un espejo, una foto, o un video para saber que existimos.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , ,
  • Jacobo Ríos

    Solo me gusta realmente perseguido de las que has mencionado, cierto que Reality Bites en su momento me gustó bastante pero al igual que tú tengo ciertas dudas de su calidad de haberlo visto hoy día por primera vez, aunque a Wynona en pleno apogeo de belleza se le perdona.

    • De todas, Perseguido es la mejor, sin lugar a dudas.

      Wynona essssssss mia, mi tessssoro 😀

  • Pingback: Prisioneros 2.0 | Blogout()