Vota, vota… Mi pelota.

Election – El último voto – Primary colors


BlogOut_102wMe pregunto cuánto tiempo seguirá la política de moda en España. Me pregunto cuándo dejaran de compartir por las redes lo buenos que son unos y lo terribles que son el resto. Criticamos a los líderes por el “y tú más” pasando por alto que del mismo modo actuamos “los de abajo”. Ninguno comparte por las redes las mierdas o presuntas mierdas de los que sigue, sólo las de los demás y eso amigos es manipular.

Se nos llena la boca diciendo que los medios callan esto o lo otro, que ponen el foco aquí o allí y luego compartimos solo lo que nos conviene sin miramientos. “Son los medios los que manipulan, no yo”. “Los políticos son los que roban, no yo”.

Cita_102

Aquí todo el mundo es bueno. Escuches a quien escuches. Y el resto, malos, muy malos. Malvados y retorcidos. Con unos, la salvación; con el resto, la condenación eterna. Como la religión.

Muy acertado Bakunin al elegir como título de una de sus obras “Dios y el Estado” porque son la política y la religión las causantes de todas las guerras y conflictos del hombre. Eso es así, de aquí a Pekín.

Y es que no se puede ir por el mundo con las verdades absolutas bajo el brazo porque entonces estás diciéndole al resto que están equivocados. No hace falta que te acerques y se lo digas; al hacer una elección estás descartando el resto de posibilidades, estás diciendo que solo uno vale.

Que si hay que votar, que si el cambio, los derechos, el futuro, la economía… Que sí, que está muy bien pero ninguno mira más allá.

Ninguno propone cosas que realmente significaran un cambio real y sustancial en el “Sistema”, como las listas abiertas o que las abstenciones tuvieran peso.

Lo mejor que le podría pasar a España es que Ciudadanos se fusionase con Podemos. No que gobernasen en coalición, que se fusionaran. Incluso meter a Herzog con un calzador y algún otro de otros partidos. Listas abiertas, vaya.

Y dejar de adornar todas las votaciones. Dices que tienes el 40% de los votos pero no dices que es del 75% de la población. Hay un 25% que obvias. Puede que fueran indecisos o que por algún impedimento no pudieran votar. Puede que incluso pasen de votar. El caso es que ninguno los utiliza en los porcentajes no porque no hayan votado si no porque no los han votado a ellos.

Sed honestos, leñe; todos decís que hay votar y mentalmente añadís “a los míos”. Dudo que a alguien del PP les parezca bien los que votan a Podemos y viceversa. O Izquierda Plural y Ciudadanos. O el PSOE con cualquiera de los anteriores.

En fin. Mientras haya partidos, hay juego. Pertenecer a un partido es como pertenecer a una religión. Da igual lo torpe que seas, tendrás un sitio entre nosotros. “Ven a la manada”.

_club5

Colores por aquí, colores por allá, pancartas, eslóganes, discursos y sermones a los acólitos… Olisquearse el culo entre los iguales y ladrar al resto. Pues a mí “Dejarme solo”.

Desde muy temprana edad ya empezamos a sentir esa necesidad de querer encajar con los demás, o que los demás encajen con uno. Tener cierta relevancia, cierto protagonismo, que se note nuestra ausencia…

Y siempre hay algún inútil que incapaz de saciar su impotencia social, hace cantera y luego carrera en el partido que sea y con el que establece una relación simbiótica. A esos ya desde pequeños se les ve venir.

Yo los he visto. Corriendo por los pasillos de los institutos y de las universidades, presentándose a delegado como el que se presenta a alcalde. O presidente.

Sí, ya sé. Profundizando en mi historial encontraríais que he sido delegado en diferentes centros y épocas… Pues eso, sé de lo que hablo.

Y es que tras la desidia precoz que me producía la organización, la política, me llegó un buen día el pensamiento fascista de que para que me gobernarse(a mi y al resto) alguien totalmente erróneo(en mi opinión), me gobernaba yo. Aunque fuera en un aula.

En fin. Estoy seguro que todos habéis visto de cerca a uno de esos estudiantes repelentes y pretenciosos que miraban por encima del hombro a la mayoría. Eso sí, con una sonrisa y estilo. Esos que se sabían los dos apellidos de todos sus compañeros y también las notas exactas y sus faltas de asistencia.

Como Reese Witherspoon en la película Election. Exactamente así. Pobre Matthew Broderick, que penica que da.

Algo que no parece que se dé cuenta nadie es que ningún partido es mayoritario o hegemónico ni nunca lo va a ser. Como mucho, podemos aspirar al bipartidismo que ya tenemos, aunque sean otros partidos nuevos.

Un partido solo puede ganar más votantes, acercándose a votantes que no los tuviesen en cuenta antes, osea, cambiando el discurso inicial, acercándose a posiciones de otros partidos. “Ser de centro”, “moderarse”, “abrirse a la ciudadanía”… Cada uno lo llama como le suena mejor.

Los que siguen en sus trece, la cabezonería empaña su fidelidad y como no cambian nada, se cambian de nombre. A ver si así cae algún despistado…

Y es que al final no importan los ideales de uno, ni las siglas ni las palabras, si no que no sean los ideales de otro los que se impongan, aún con la condición de que los nuestros tampoco.

Un voto para un político es como una chuleta para un perro. Si le dices que se siente antes de lanzársela, termina sentándose.

Eso es lo que pasa en la peli de El último voto, que Kevin Costner va a votar pero su voto se queda en el aire y al hacer el recuento hay un empate total así que ambos candidatos a presidente acuerdan que se tome un tiempo para pensarlo y dividirse éste para hacerle cada uno un campaña personalizada, incluidas promesas bajo demanda.

En fin, siempre he sido partidario de la desconfianza, sobre todo cuanta más confianza me dé y ese es un ejercicio que deberíamos hacer todos(hacerlo, no decirlo pensando que no nos hace falta porque nuestro líder es el verdadero). Dejar de creer en lo que creemos durante un tiempo y creer en otra cosa.

Hay que dudar, aunque sea John Travolta y parezca un hombre achuchable. Aunque sus palabras y su vida llenen la nuestra… O precisamente por eso. Lleve traje o no, sea hombre o mujer… Kill your idols… y esas cosas, “Matar al monstruo, matar a Dios“.

Primary Colors me pareció una película entretenida. Un político con carisma. Cuidado, que no te absorba con su gravedad.

En fin, está bien votar pero si hicieras ráfagas de fotos con todas las veces que has votado y votarás en tu vida, pareciera que estás botando votos a modo de pelota, eternamente, inmóvil, en un partido en que otros tiran a canasta y celebran triunfos en las fuentes, mientras tú sigues ahí, botando…

Pd->Sí, debería hablar de House of cards pero aún no la he visto. Y de Atilano, presidente pero no he encontrado tráiler. De La Ola ya hablé en La sociedad es la culpable.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Sociedad y Tendencias, Ultimas entradas Etiquetado con: , , , , , ,
  • Universo de A

    Bueno, películas con temáticas de sistemas totalitarios hay un montón (y muy buenas), así que no te autoflageles. De “El último voto” yo también publiqué crítica en su momento (https://universodea.wordpress.com/2008/11/30/el-ultimo-voto/).

    Planteas muchas cosas, y sumamente interesantes… pero tal y como yo lo veo, no llegas a una conclusión clara y definitoria, tal vez tampoco te interesa. Como apolítico te entiendo.

    Y en cuanto a la cuestión religiosa (aunque sea algo mencionado de pasada), bueno, diré que yo siempre he tenido la polémica opinión de que la religión es el mejor ejemplo de la perversidad del ser humano: en sí misma, de partida, es algo bueno, positivo y que busca un comportamiento ético y una mejor conviviencia… pero el hombre es tan malvado (soy yo más de Plauto que de Platón) que consigue deformar y retorcer los conceptos buenos hasta volverlos irreconocibles y malignos. Así somos.

    De todos modos, me gusta tu sentido de cierta autocrítica, ¡muy especialmente cuando te estás presentando a un concurso en el que tienen que votarte!; ya sabes que yo, me lo estoy tomando con mucha guasa (¡comencé parodiando de forma genérica el conseguir un premio y ahora ya bromeo también con lo que suponen unas elecciones! wp.me/p16XrI-2wM), si es que al final, y estoy seguro de que lo compartirás conmigo, reírse de todo es más divertido.

    • Buenas!!

      Pues si, hay muchas pelis. Este tema lo he tocado muchas veces y ya empiezo a quedarme sin pelis que citar(una de mis reglas es no repetir pelis de una entrada para otra).

      No, no llego a una conclusion clara, aproposito. Que cada cual llegue a la suya 🙂

      Estoy contigo en que el problema, mas que la religion, igual que con todo, es el hombre. Las bombas no se fabrican ni estallan solas.

      Por supuesto que seria incapaz de entender la vida sin sentido del humor ni la autocritica. Reirse siempre es mas divertido 🙂