Ven a la manada

Sonámbulos – El beso de la mujer pantera – Eclipse total – Dog soldiers

wFoto033-manada_01Aunque no fuera medio vampiro, si pudiera elegir entre vampiros u hombres lobo, me seguiría quedando con los vampiros. Puede que los vampiros tengan estructuras sociales rígidas pero por lo general, te dejan ir de solitario por la vida sin que tengas que dar explicaciones a nadie mientras cumplas una serie de normas básicas…

En cambio los lobos son demasiado sociales, llevan lo de pertenecer a una manada en la sangre. Una manada significa decidir prácticamente todos juntos, estar juntos, compartirlo todo… No dejan a nadie alejarse de la manada pero es que al final tampoco nadie quiere. Y eso a mi no me mola una mierda.

Está muy bien eso de la camarería entre seres malditos de la misma especie pero de ahí a tener que estar en todo momento juntos, olisqueándonos los culos y durmiendo amontonados al calorcico pues no me va.

wCita033-manada_01

Es cierto que los lobos follan más que los vampiros(cualquier ser de la noche folla-en el sentido literal- más que un vampiro) pero arriesgarte a estar ahí en una bacanal, en una orgía de sangre y sexo y que de repente te monte un cuadrúpedo peludo de doscientos kilos… Prefiero como digo ir a mi bola; si me da por cruzar de acera, que sea cosa mía, porque me haya aburrido de las mujeres tras siglos de cepillarme a las mejores, no porque a un hermano de manada le ha dado un calentón y hoy por ti, mañana por mi y aquí no pasa nada.

También es verdad que te pintan muchas pelis de hombres lobos a su bola, sin manada ni nada pero que no os engañen. Los lobos son los seres sobrenaturales más sectarios de la noche. Puede que antes de que te mordieran fueras un individuo autónomo pero una vez maldito, te pasará como a los perros, que se vuelven locos por contactar con otros perros, ya sea para ladrarse o para follarse.

Correr juntos, dormir juntos, ladrar juntos, la naturaleza… Me parece muy bien, el que quiera ser hombre lobo pues que busque alguien que le pegue un bocao y se pongan a perseguir coches pero el concepto de manada me parece algo endogámico, que aboca a relaciones viciadas y al estancamiento cultural y moral. Una burbuja dentro de la que todos son iguales y todo es siempre igual. Donde recibes igual que das y nunca nada cambia.

Todas las manadas son iguales, ya sean de lobos, panteras o lo que sea. Que sí, que al menos sigues siendo persona y estás vivo, que mola un huevo eso de ser medio animal con los sentidos agudizados, velocidad y fuerza aumentadas, el rollo naturaleza, correr en bolas aullando a la luna… Que siiií, pero muchachos, ser tan animal al final es una involución.

Una peli que siempre veo de vez en cuando es Sonámbulos. Me encandiló desde la primera vez que la vi en el cine y es que ver a Madchen Amick trabajando en el cine de su pueblo… ¿Quién no querría una novia así, que te pudiera colar y darte palomitas gratis?.

El caso es que Charles, que se acaba de mudar con su madre, opina igual que yo pero resulta que tanto él como su madre son “Sonámbulos”, una especie de felinos antropomórficos ancestrales que se alimentan de la energía vital de las vírgenes y van por ahí matándolas y follándose entre si… Sí, sí, entre si. Iggg.

Podría contar muchas cosas de la trama, la puesta en escena, incluso la música pero para el que no la haya visto creo que basta decir que es un historia de Stephen King, dirigida por el bueno de Mick Garris en la que aparte de Ron Perlman, salen de manera estelar Mark Hamill, Tobe Hooper, Clive Barker, Joe Dante, Jon Landis y el propio King, claro.

Recuerdo que cuando en cuanto vi a Stephen King haciendo del guarda de cementerio dije “¡Ja!,¡ese es Stephen King!”. Decir aquello en aquella época sin internet y con menos de quince años tenía su mérito. Digo yo.

Siguiendo con ese rollo endogámico que suelen tener los animales de manada, otra película que me cautivo y me traumatizó a partes iguales fue la de El beso de la mujer pantera.

En esta peli, la maravillosa Nastassja Kinski(algún día tengo que devolverle las llamadas…) es una joven que empieza a tener sueños raros y viene un tío(¡Malcolm McDowell!) y le dice que es su hermano, que son descendientes de una raza de hombres pantera y que tienen que procrear para dar continuidad a la pureza de dicha raza… Si, también entre si… Lo que yo diga, endogámicos todos…

La peli es un remake/reboot de otra de los años cuarenta. Dirigida por Paul Schrader, producida por el bueno de Jerry Bruckheimer, con música de David Bowie… ¿He dicho que la película es de los ochenta?.

El caso es ese, el grupo, la manada y nadie más. Rollo sectario total y lo mejor para estas cosas es buscar un enemigo común, ya sean los vampiros o el crimen.

Es lo que le pasa a Mario Van Peebles en las manos del gran director Anthony Hickox. Hace de policía que está cansado de que los malos siempre se salgan con la suya y cuando le proponen unirse a una unidad especial un tanto rara, termina aceptando. La unidad es una manada de hombres lobo que usan sus habilidades para dar caña sin cuartel a los malos y quedarse su botín. Como guinda, está Patsy Kensit, que es una loba

Puede parecer idílico pero el tema es que no hay vida fuera de la manada, que ya no puede desprenderse de sus nuevos compañeros las veinticuatro horas y, además, descubre que en el fondo son malvados. Que el bien y el mal o la ley, les trae sin cuidado. Solo importa la manada y la supervivencia como tal para siempre.

Al final el problema es que para acabar con una manada, tienes que hacerlo en grupo ya que si lo haces a tu bola, lo llaman terrorismo. O Anarquismo. O antisocial… Pero bueno, eso te coges un escuadrón del Ejército Británico y lo sueltas ahí en un bosque profundo de Escocia y que se líen a tiros. Como en Dog soldiers.

El problema es que los del escuadrón no tienen ni idea, van por allí en plan maniobras y se encuentran a otros soldados descuartizados y hechos mierda. El helicóptero ya sea ha ido, no tienen comunicación con el exterior y se hace de noche.

Deciden buscar un lugar donde parapetarse y encuentran una casa de estas de campo en la que se encierran con una bióloga que se encuentran por el camino…

Una película trepidante, de acción a la inglesa y con unos lobos a mi juicio bastante conseguidos.

En fin, puede molar pertenecer a una manada o a un grupo pero no hay que perder la perspectiva, a no ser que te guste ser otro más en la monotonía, entonces emprende el vuelo y zumba como otro zángano.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Terror, Ultimas entradas Etiquetado con: , , , , , ,
  • Jacobo Ríos

    Siempre he sido más de vampiros, por el hecho de que los lobos no suelen tener control sobre sus actos, y cuando los tienen los usan para el bien, prefiero ser un malvado consciente la verdad.

    Además los lobos son gays.

    • Esta claro que los vampiros molan mas que los lobos pero es como los elfos y los enanos… Creo que los en el fondo los enanos y los lobos son mas heterosexuales(los tios) que los elfos o vampiros…

      Este razonamiento me acaba de dejar confunso.

  • Jesus Herrera

    Pues yo tengo una manada de perros en casa…

    • Se huelen los culos unos a otros, verdad?

  • Cecínica

    Jahahahahajajajaja XD qué genialidad!!!!!!!
    Por supuesto que los vampiros molan más, tan solitarios, tan atormentados, tan poderosos… a fín de cuentas están muertos… no tienen tánto que perder, la eternidad pesa tánto y es tán dolorosa….
    No se dónde leí que los homo sapiens no éramos la versión más inteligente, sino la que vivía en grupo y ahí estaba nuestro poder…. antes sería útil, ahora estamos perdidos, el grupo nos entontece y la masa siempre vencerá. Y si no ahí lo tienes: bailandooooobailandooooo tu cuerpo y el mio no se qué no se cuantoooooo

    Qué comentario más molón. Enróllese en su respuesta, hombre.

    • Po zi. Y las pelis que??, las has visto todas? incluida Dog Soldiers??

    • Cecínica

      Qué genialidad el principio, me refería!!!.
      Las pelis, qué pelis, es que además de hacer comentarios hay que leer la entrada entera……??

      X cierto la versión xa móvil es el infierno…

  • Pingback: Vota, vota... Mi pelota | Blogout()