Una de fantasmas

El misterio de la dama blanca – Corazones y almas – El secreto de los fantasmas – Agárrame esos fantasmas

BlogOut.es_066wMe recuerdo en un campamento de verano en Málaga y de cómo convencimos a los que iban al taller de manuales para que cogieran una plancha de madera y que con un pirograbador le pusieran las letras para convertirla en Güija. Todo en plan a escondidas, claro.

Éramos seis o siete desconocidos, salvo dos que eran hermanos y todos decíamos que teníamos cierta experiencia en el tema. La manera de verificarnos los unos a los otros fue ver si conocíamos las típicas leyendas urbanas; cómo verte de mayor en un espejo, cómo convocar al espíritu de Verónica, qué no preguntarle a un espíritu

Cita_066

Queríamos contactar con la Monja Petra. Muchos decían que allí, muchos años antes, eran las monjas las que llevaban el campamento pero que algo pasó con la tal Petra y hubo asesinatos…

La historia la iban transmitiendo los que repetían en el campamento y prendía como la pólvora. Cualquier cosa la convertíamos en una señal o prueba de aquella historia de fantasmas.

Con el primer cambio de sábanas y demás, justo el día que íbamos a usar la Güija, algo extraño me sucedió. Al poner la funda de la almohada, vi que tenía las iniciales M.P. bordadas en azul. No me dio tiempo a reaccionar; como dormíamos en literas tipo barracón, uno de los chicos que dormía cerca de mí enseguida se puso a gritar… “¡La Monja Petra!, ¡La Monja Petra vendrá por él!.

La verdad es que se armó un gran revuelo, enseguida se enteraron todas las plantas y también en el bloque de las chicas. Creo que hasta pasó de la Zona Alta a la Baja. Eso hizo que el rumor llegara hasta los monitores que también se enteraron de nuestras intenciones con la Güija y justo esa misma noche desbarataron nuestros planes cuando nos descubrieron a escondidas en el cuarto del monitor de guardia(junto a nuestra habitación común de literas).

A todos les había parecido buena idea hacerlo allí porque sería en último sitio que nos buscarían, a pesar de que yo insistí que era imposible que nos echaran en falta en la “noche de discoteca” y que precisamente por allí podría aparecer un monitor… Y una monitora. O dos monitores o dos monitoras… Una pareja, sea como fuere.

El caso es que nos descubrieron justo antes de empezar… Y nuestra película paso del misterio a un drama convencional. Salvo para mi.

No, no es que finalmente me encontrara con el fantasma de la Monja Petra. No exactamente… En fin, luego lo cuento.

El caso es que ya comenté aquí que mi acercamiento a monstruos y fantasmas me viene desde niño.

Una película que me marcó muy mucho fue El misterio de la dama blanca. Me fue inevitable identificarme con aquel niño loco de contento con su disfraz de Halloween, corriendo en bicicleta, al que luego otra niña le dice “Eres raro” y el responde “Gracias”…

La cosa es que ahi tenemos al más que reconocible Lukas Haas, un niño al que le apasionan los misterios y los fantasmas y siempre va por ahí contando historias, asi que cuando dice que ha visto a uno, nadie le cree.

Y lo ha visto de verdad y como en toda clásica historia de fantasmas, hay un crimen sin resolver de por medio, un misterio para el que solo tiene la clave un fantasma

Una película sencillamente genial de Frank LaLoggia.

Si algo queda claro es que los fantasmas son como las personas(eh voilà!); no todos son malos. No es que quiera ponerme en plan Ghost ni Always pero es lógico pensar que algunos al pasar al otro lado pues simplemente se pierden y no saben qué hacer, como les pasa a los fantasmas de Corazones y almas, que mueren en un accidente de autobús y sus espíritus se quedan anclados al de un niño que nace en ese mismo momento.

Al principio juegan con él(en el buen sentido) pero según crece, ven que los demás o el mismo pueden pensar que está loco y simplemente se hacen invisibles hasta que cuando ya ven que es mayorcito, deciden hacerle ver que existen y que han estado todo el tiempo con él.

Siempre he pensado que a mi me pasó algo parecido, por eso siempre que tengo relaciones(con otra persona o no), lo hago con la luz apagada.

Una película muy entretenida de Ron Underwood, con Brent Maddock y S. S. Wilson en el guión y como prota a Robert Downey Jr..

En fin, si tuviese que vivir una historia de fantasmas, me gustaría que fuera exactamente como en la de El secreto de los fantasmas. Un película genial del bueno de Roland Emmerich.

Un joven cineasta hereda de su abuelo y se encuentra con el fantasma del mayordomo de este que se apodera del cuerpo de un falso extraterrestre utilizado para películas. Un fantasma servicial y entrañable que además tiene la pretensión de llevar al prota junto al tesoro escondido de su abuelo.

Lo que tengo claro es que si contacto con fantasmas no quiero que sea por algo traumático, al menos no para mi, como en las películas ya mencionadas.

Paso de que sea por algo así como Michael J. Fox en Agárrame esos fantasmas. Me niego a sufrir un accidente en el que muera mi mujer y tirar a la basura mi vida de éxito. Aunque sea para poder ver fantasmas, hablar con ellos e incluso hacer amiguetes…

La verdad es que mola mucho porque es como un superpoder. Pero en esas condiciones, paso.

En este caso nuestro prota se deja llevar por el lado oscuro y lo que hace es compincharse con sus colegas fantasmas para ir haciendo creer a la gente que tienen un poltergeist y que por un módico precio él puede arreglar el asunto.

Me lo pasé pipa viendo esta película a pesar de que iba mentalizado a odiarla porque era de Peter Jackson y Peter Jackson hacía gore, no mierdas comerciales.

Pero al final resultó y resulta que el hombre hace buena mierda, como dirían algunos. A esta además le añadió música Danny Elfman y la produjo Robert Zemeckis. Ahí es nada.

Por desgracia creo que fue la última película del bueno de Michael J. Fox

Total, lo que me pasó con todo el tema del fantasma de la Monja Petra al final es que algo después de lo de la Güija, se me acercó una de las chicas que encabezaba el ranking que todos los chicos habíamos votado. Me dijo que ella se había traído sus propias sábanas y tal y que por algún error en la lavandería, me habían dado su funda de almohada. Lo sabía por sus iniciales bordadas en azul…

Se me ocurrió intercambiarnos las fundas pero que no se lo dijéramos a nadie. Sería nuestra pequeña contribución a esa historia de fantasmas.

Pero hubo un cambio en mi que algunos percibieron. Los días que quedaban de campamento me mostraba más distante de lo normal y parece ser que solía desaparecer. Alguno veía mi cama vacía por las noches y entre susurros despertaba a otros pero ninguno me veía volverme a acostar pero ahí estaba por las mañanas… Como si fuera un fantasma. Más adormilado y reació a la luz de lo normal…

Uno de los chicos con los que llegué a tener cierta confianza y que también estuvo involucrado en lo de la Güija, se me acercó a despedirse el último día con la mochila y demás.

-Tío… Creo que al romper la Güija se liberó el espíritu o algo… Han pasado cosas raras… Tú por las noches desapareces… Y al parecer, la tía buena número dos también ha desaparecido después de lo de la Güija… ¡Sus iniciales son M.P.!…

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Terror, Ultimas entradas Etiquetado con: , , , , , , ,
  • Cecínica

    🙂

    • Y ya? eso es todo lo que tiene que decir?

    • Cecínica

      – Usted quiere que le comentemos de las películas pero a mí me gusta más el resto. Sonreí desde el principio al final y ése es mi comentario…

      – Y que esta vez no ha visto ninguna de las películas.
      – Y que esta vez no he visto ninguna de las películas.

    • An, bueno

  • Jesus Herrera

    Jajajaja

    Me Parto con tu blog!

    Me encanta que hables de cine y a su vez de la vida.

    Un saludo y gracias!

    • La vida es asi, llena de luz, llena de color… Una flor que se abre…

  • Jacobo Ríos

    Desconocía el hecho de que usted había estado en el campamento de Sabinillas jajaja, mi hermana estuvo también, yo fui varias veces, pero al de Ronda, quizás porque el año que mi hermana estuvo en Sabinillas fue cuando un petrolero soltó chapapote por toda la playa.
    Qué recuerdos de las historias de la monja Petra!, además de pequeño, vivíamos en una calle llamada Sor Petra, antes de mudarnos jajaja.
    Creo recordar que había una zona en Sabinillas, que debía ser la zona vieja y donde no iba nadie, a la que los chicos solían escaparse para buscar un retrato de la monja en el que supuestamente cambiaba de posición y miraba a sitios distintos de un día a otro.
    También me contó mi hermana que ese año a los monitores se les ocurrió hacer la gracia de disfrazarse de monja y despertar a un chico en mitad de la noche, el cual necesitó muuucha tila para volver a dormir.

    En cuanto a las pelis, me has recordado cosas que tenía más que olvidadas, has hecho un buen viaje en el tiempo eh, curiosamente el viaje menos lejano ha sido el de Michael J. Fox.

    No soy muy dado a las pelis de fantasmas, pero te agradezco encarecidamente que no hayas incluido 13 Fantasmas, odio esa película!

    • Jajaja!! Que puntazo! No esperaba encontrarme otro co-campamentero 😀
      La zona que dices era detras de las vallas de la piscina, que habia como una casita de un solo piso…. Alli, aparte del cuadro, habia un baul lleno de juguetes….

      ¿Tambien os ponian por megafonia cuando tocaba dormir lo de “Tu gusto cambio… No eres como ayer…. Sabes escoger… Sabinillas esss….” jajaja 😀 Yo fui en el 92

      Las pelis estas son en plan pelis entrañables, rollo la entrada de “Terror amigo”… La de 13 fantasmas no es malota pero desde luego no tiene cabida aqui.

    • Jacobo Ríos

      Sí, a nosotros era “… Sabes escoger… Las Delicias esss…”
      Pues sí, curiosamente la colonia/campamento de Ronda se llamaba Las Delicias, y digo curiosamente, porque actualmente vivo en Zaragoza en un barrio llamado Las Delicias.
      ¿¿Has probado a bailar el Rock Colonial en pelotas??

  • Taxuela Ciruela

    Casper…PELICULÓN!