Trenes

Código fuente – Snowpiercer – Howl – Tren a Busan

Hubo un tiempo en el que fui muy de trenes, concretamente con el trayecto entre el Puerto de Santa María y Valdepeñas. No recuerdo cuánto duraba el viaje exactamente pero entre unas cosas y otras se echaba una media jornada.

Mi excusa eran los amigos de allí y el grupillo de música que tratábamos de montar pero la realidad era que era un adolescente rebosando hormonas(como ahora pero con menos años) y había una chica que me hacía tilín, también tolón, ring, ring, meeck, meeeck y ding, dong.

Total que me comí muchas horas en tren gustosamente. Leyendo, escuchando mis walkman y viendo pasar el paisaje. En aquella época apenas había móviles por lo que, a no ser que hubiera algún niño berreante o un grupo de jóvenes, los vagones solían estar en relativo silencio.

La verdad es que desde que ponía un pie en el tren hasta que bajaba de él a la vuelta era todo maravilloso, no tenía hipoteca, ni que pagar la luz, ni el autónomo, ni hacer la declaración… Solo leía, escuchaba música y al llegar, hacíamos música, salíamos y escuchábamos música. Los primeros cubatas y esas cosas.

Y luego estaba ella, claro. Que al final, sí pero fue breve. Recuerdo perfectamente una vez que cogí el tren después de comer y llegué justo para dejar la mochila y salir. Ella apareció y sin un hola ni nada, me dijo que lo dejábamos.

Reconozco que unos cuantos viajes después de aquello no los disfruté tanto pero no me dio tiempo a plantearme el dejar de hacerlos. Seguí volviendo porque aún estaba el grupo pero en realidad volvía para intentar recuperarla. Sin éxito, claro.

Aunque el grupo no terminaba de eclosionar y lo de esta muchacha cada vez era más obvio que era imposible, hubo alguna otra chica y me gustaba alternar los aires de Andalucía y La Mancha pero poco a poco dejé de viajar, en gran parte porque empecé a ensayar con grupo aquí y también, evidentemente, por una chica(o algunas, más bien, :D).

Recuerdo que durante un tiempo tuve mono de trenes y llegue a pensar en hacer un viaje ida y vuelta en el mismo día pero no era posible.

El caso es que aquella pasión se quedó dormida unos años hasta que estuve en Bélgica con una novia y cogimos muchos trenes para movernos de un lado a otro. Aquello me resultó fantástico ya que estaba tan acostumbrado al mismo tren y a las mismas dos estaciones que se abrió un mundo nuevo ante mi, literalmente.

Pero no llegamos ni siquiera a estar un mes por ahí y después de aquel viaje, mi vida sufrió algunas sacudidas existenciales y ya dejó de dar por moverme tanto, solo muy de vez en cuando.

Eso no quita para que me sigan molando las pelis de trenes y parece ser que aún no estaba todo dicho en este ¿subgénero?.

La primera así, pasado el 2.010, fue Código fuente, con Jake Gyllenhaal, si bien no es la mejor de las que voy a reseñar, es bastante entretenida. Casualmente es la única americana.

Resulta que un capitán del ejército a perdido un poco la memoria mientras está en una misión experimental que consiste en convertirse en un pasajero más en una compleja recreación virtual, minutos antes de un atentado. El capitán deberá revivir esos minutos una y otra vez para tratar de identificar al terrorista.

Snowpiercer, para mí, ha sido la mejor con diferencia de esta última hornada. Resulta que nos encontramos en un futuro en el que toda la Tierra está asolada por un invierno nuclear. No queda nada vivo, todo es hielo y nieve.

Los últimos humanos llevan muchas décadas viajando en una mega tren que fue diseñado para estar muchos años en funcionamiento, haciendo su larga ruta una y otra vez, sin parar nunca.

El tema es que como suele ser normal en los trenes, había y hay distintos tipos de pasajeros, volviéndose una sociedad dictatorial y clasista en la que los pasajeros de cola son oprimidos por los pasajeros de la cabeza.

Una peli increíble con muchas caras conocidas, como Chris Evans, y los maestros John Hurt y Tilda Swinton.

Howl me resultó muy entretenida, contra todo pronóstico. Desinformado, pensé que era una americanada de terror con gente guapa… Resultó que era inglesa.

La historia es que una serie de personajes van en un tren nocturno por medio del bosque y de repente el tren se ve obligado a parar en medio de la nada. Los protagonistas empiezan a ser acechados entonces por unos hombres-lobo.

La última, Train to Busan, me pareció brutal, la verdad es que como Snowpiercer se descuide, le quita el puesto.

Esta es una película coreana, en la que nos centramos los pasajeros de un tren que van viajando mientras paralelamente se va extendiendo rapidamente una pandemia de zombies infectados.

Las interpretaciones de los figurantes llegan a ser estremecedoras, infectados contorsionistas, y la verdad es que tiene muy buenos momentos de tensión y los de acción están muy bien ejecutados.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , ,