Superheroes Marvel

DAREDEVIL – SPIDERMAN – LOBEZNO GAMBITO CAPITÁN AMÉRICA IRON MAN – CABALLERO LUNA – EL CASTIGADOR

Ya en “Quiero ser superhéroe” expuse que mi preferencias dentro de los superhéroes van más por los, en cierto sentido, menos poderosos que usualmente combinan con una voluntad de hierro. Mi prefe, prefe, es Batman pero es de DC y voy a comentar los de Marvel.

Daredevil y Spiderman se disputaron durante largo tiempo el primer puesto de héroe solitario(de Marvel) en mi corazón. Un abogado ciego y un joven fotógrafo no tenían mucho que ver, salvo que ambos eran a la vez personas corrientes y extraordinarias. De los que les cuesta eso de ser supehéroe y también les cuesta ganarse la vida.

No sé si sería porque me inicié en los cómics(y en la comprensión lectora) con Daredevil, como ya comenté en “Se ofrece superhéroe” pero el caso es que siempre encontraba motivos para preferirlo a él, hasta que finalmente por él me decanté. Como superhéroe preferido, si me preguntan cuál preferiría ser, obviamente Spiderman.

Daredevil se parece en muchos aspectos a Batman. Sí, tiene supersentidos y un leve sistema regenerativo pero tampoco son determinantes, de hecho, Daredevil siempre acababa apaleado, con huesos rotos y sangrando.

Me encantaba eso de que en el hospital no le quitaran la máscara, incluso le pusieran algún vendaje sobre parte de ella y lo tuvieran ahí en un cuarto, como otro paciente y recibiendo las visitas del periodista colega para que le contase qué había pasado y publicarlo.

Muchos, o quizás la mayoría, ven en El Caballero Luna el verdadero equivalente a Batman en Marvel y no se les puede quitar razón. Millonario con capa y chismecitos. Quizás fue por eso por lo que fui reacio al personaje, como si hubiera tenido que elegir entre él y Batman.

Recuerdo que del Caballero Luna había un par de cómics “viejos” de Surco(aún conservo uno), además de los de Batman y Daredevil pero no sé, cosas de niños supongo, hasta muchos años después hice como si el personaje no existiera.

Lobezno estaba ahí ahí, me gustaba mucho(ya hablé de él en “La Patrulla X(segunda génesis)” y a veces creí que era el que más me gustaba pero su problema a mi juicio es que siempre era Lobezno. No tenía identidad secreta, ni vida privada. Aunque fuese de Logan, siempre terminaba enseñándole las garras a alguien o recibiendo alguna herida mortal en una pelea de bar y regenerándose ante todos…

Una de las cosas que me gustaban y gustan de los superhéroes era el tema de la identidad secreta. Poder desconectar y andar por casa en calzoncillos aunque pases en vela la noche pensando cómo pagar al casero.

Ser superhéroe todo el tiempo debe cansar, tanto como ser una persona normal todo el tiempo. Siempre he querido enfrentarme a villanos poderosos pero también quiero poder ver tranquilo una película en el sofá sin temor a que algún archienemigo venga a cortarme el rollo.

Lobezno era siempre Lobezno y eso estaba bien pero como digo, tenía que cansar. Al final de tanto tanto, dejaron de llamarlo Lobezno y lo llamaron por su nombre, como en las pelis.

Ya, tampoco es que alguien que se regenere y tenga esqueleto y garras de adamantium tenga mucho de lo que esconderse pero se perdía muchas cosas de la vida, como las reuniones de comunidad de vecinos. Eso sí, el tío podía beber y fumar todo lo que quisiera sin miedo a nada.

A Longshot y a Gambito también los tuve en duelo mucho tiempo aunque finalmente me decidí por el primero. Al fin y al cabo Gambito era un recambio de Longshot, aunque me gustó mucho su miniserie y tal y que le metiese caña a Pícara pero puestos a elegir…

De Longshot ya hablé en “La Patrulla X(segunda génesis)“. Gambito, para quienes no lo conozcan, es un pillo afrancesado, jugador y mujeriego, romanticón, cuyo poder es cargar las cosas de energía y hacerlas estallar. Suele llevan una baraja de cartas(explosivas) que lanza a diestro y siniestro. Y un palo.

El Capitán América también estuvo entre mis preferidos. Sí, ya… Al principio podía tirar un poco para atrás pero en seguida descubrías que a pesar de nombre y simbología, lo que había detrás del Capitán América era un caballero medieval actualizado, con su código de honor y sus cosas y el mejor detalle era su arma: un escudo. Un mensaje subyacente de pacifismo, a pesar de todo.

Aunque era un soldado(un supersoldado), abanderado de los ejércitos de EEUU y líder de los Vengadores(grupo de superhéroes gubernamental), siempre tuvo ciertas desconfianzas con los altos cargos y, sobre todo, con los gobernantes. Se pegaba sus escapadas a su bola, hacía misiones sin pedir permiso ni decir nada a nadie y se ligaba a todas, no solo a las patriotas que se pirran por los uniformes, también a mujeres de dudosa moralidad, como la Viuda Negra o Iguana.

A ver, no era un viva la vida ni un mujeriego, era un tipo recto, seriote y responsable. De hecho, se las apañaban siempre para que todo lo que hiciese estuviese justificado. Algo parecido a Superman en ese sentido, un boyscoutt.

Al final, el Capi, termina pasando de recibir órdenes, lo que le lleva a diversos enfrentamientos y a que surja el USA Agente, con la intención de sustituirlo.

Iron Man también me gustaba mucho, hasta que sacaron las películas. Tony Stark nunca fue el alma de la fiesta, de hecho, era el que acababa siempre solo, borracho, murmurando penas y pesares, como ya comenté en “Remakes, reboots y remierdas”. ¡Se intentó suicidar, señores!.

A ver, no es que sus historias fueran lacrimógenas pero era como Batman(sí, lo sé, veo a Batman en todos lados), solo que mas de chismes que de tortas y alcohólico.

Llegó un punto que estuvo tan mal que Rhodes, que luego sería Máquina de Guerra, se puso el traje de Iron Man sustituyéndolo sin que nadie lo supiera. Finalmente lo sustituiría de manera oficial frente al gobierno, como le pasó al Capitán América con el USA Agente, solo que la relación Rhodes-Stark fue amistosa.

El Castigador, Frank Castle, estaba también en el ranking aunque el más alejado. Molaba mucho pero al final la mayoría de sus historias eran en plan Rambo urbano, sin atisbo de superpoderes. No estaba mal porque era el único humano verdaderamente normal, sin extraños cachivaches ni reflexiones cósmicas. Además, a diferencia de todos, el iba a matar, “Si eres culpable, estás muerto” era su frase.

Esta actitud sanguinaria le lleva a enfrentarse en más de una ocasión con otros héroes que tratan de frenarlo, sin mucho éxito.

Su más famoso enfrentamiento quizás fue contra Daredevil, que la serie What if? exploró el qué hubiese pasado si el Castigador hubiese matado a Daredevil. Un número genial.

Deadpool me pilló ya cuando le dije a Marvel “hasta aquí” y la verdad es que ni me interese durante mucho tiempo en el personaje. Como tampoco leía nada nuevo de Marvel, pues tampoco lo veía de refilón ni nada.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , , ,