Star Wars(antiguo canon)

NOTA: Este artículo hace referencias al “antiguo canon” no vigente de Star Wars, por lo que contiene spoilers igualmente “no vigentes”, aún así, pensé que deberías saberlo antes de continuar leyendo.

Hace mucho, en una lejana galaxia, hubo un malvado emperador que sometía bajo su yugo a casi todos los planetas que existían. En uno de esos remotos planetas, Luke, un joven que sueña con viajar a otros mundos y vivir aventuras, adquiere unos droides robados que guardan un mensaje secreto de auxilio de una princesa, pidiéndole ayuda expresamente a un tal Obi-Wan Kenobi, que resulta ser a quien conocen como Ben Kenobi, un ermitaño solitario.

Luke no duda en buscar a Kenobi y éste le revela que Vader, el lugarteniente del emperador, mató al padre de Luke y que él fue quien entregó a Luke a sus tíos, con los que se crió. Obi-Wan también le confiesa que es un caballero jedi, como el padre de Luke y que ambos deben de acudir a rescatar a la princesa Leia.

Los caballeros jedi son una leyenda, monjes guerreros con sables láser que controlaban la Fuerza, la energía que lo une todo, pudiendo de este modo tener poderes de jedi, como la telepatía o la telekinesis.

Obi-Wan ofrece una muestra de sus poderes, le da a Luke el sable láser de su padre y le dice que el también es un jedi aunque necesita entrenamiento para despertar sus poderes.

Total, que Luke, Obi-Wan y los dos droides van a la ciudad, a ver si encuentran a alguien que los saque del planeta y en una taberna conocen a unos contrabandistas, Han Solo y Chewbacca

Así empezó todo. La Guerra de las galaxias, El Imperio contraataca y El Retorno del Jedi. Capítulos IV, V y VI. Pelis que ya reseñé en “Sagradas trilogías”.

Fueron de las primeras películas que alquilé con plena consciencia en los videoclubs y las alquilé muchas veces hasta que finalmente me las regalaron y las vi más veces aún y entonces tuvieron que comprar otro video para la tele de la cocina.

Muchas generaciones fuimos golpeadas y atrapadas por uno de los primeros y más sólidos fenómenos “fan”. Todos los días nacen desde entonces fans de Star Wars en todo el mundo.

Resulta que al bueno de George Lucas nadie le tomó enserio cuando presentó un guión sobre un granjero espacial y espadas fluorescentes. Menos aún cuando decidió coger a un carpintero de atrezzo llamado Harrison Ford para uno de los papeles principales.

Los estudios lo pusieron contra las cuerdas pero al final consiguió rodarla a cambio de renunciar a los beneficios salvo a los de vender “muñequitos”, algo que luego se llamó merchandising y de lo que en un principio, los productores se tomaron a risa.

Ríete tú ahora.

El corto George Lucas in love(nombre por el obvio paralelismo en tono de comedia con la película Shakespeare in love), nos narra afablemente cómo pudo ser ese joven George Lucas y de dónde sacó las ideas.

Las posteriores películas de los ewoks(Caravana de valor y La Batalla por Endor) me conmocionaron. Reforzaban el universo Star Wars, sin seguir a personajes importantes en acontecimientos de suma trascendencia universal.

La verdad es que hasta la adolescencia no me salí de las películas. Principalmente porque desconocía que había más cosas pero un día, un amigo que ni era friki ni fan de Star Wars me comentó que su hermano mayor tenía unas novelas “de eso” y que pensaba que no las echaría en falta si me las iba prestando y las leía rápido. Resultó ser la trilogía de Han Solo.

Me quedé de piedra al descubrir que había sido un piloto(de carga) del Imperio, con su uniforme y todo. El muchacho tenía sus reparos pero era lo que le daba de comer y no podía dejarlo ya que sería desertar…

Pero un día, en un planeta en el que el Imperio tiene a esclavos de varias razas haciendo duros trabajos, Han no aguanta más al ver que van a matar a un wookie y termina liándola, escapando ambos. El wookie es Chewbacca y según su cultura, le debe lealtad a Han por salvarle la vida.

Perseguidos por el Imperio, no les queda otra que meterse a contrabandistas y vivir al margen de la ley.

Luego se topan con los rebeldes y Han se enamora de una de las líderes, una mujer de armas tomar(literalmente) que no lo ha tenido nada fácil. Pero ella muere y por eso Han, en La Guerra de las galaxias no quiere (volver a) saber nada de la Rebelión y se burla tanto de la “princesaLeia.

Aquellas tres novelacas expandieron mi mente, al poco, jugué al juego de rol y devoré todos los datos y especificaciones que encontré, algo que me estaba pasando también con otros mundos como Dragonlance o El Señor de los Anillos. Entonces me dijeron o me enteré que lo mío se llamaba frikismo.

En el juego de rol, encontré el maravilloso arquetipo de jedi quijotesco, denominado así a alguien medio loco(o muy loco) que cree que es jedi pero que no lo es y lleva un palo de madera en vez de un sable láser. Sí, amigos, como el gran Chirrut Îmwe de Rogue One.

En cuanto a qué pasó después de El Retorno del Jedi… ¡Increíble!.

Por un lado, Leia se queda embarazada de Han, mellizos con grandes poderes jedi que le proporcionan a Leia enorme poderes durante el embarazo, yendo siempre custodiada por dos sables láser que controlan sus hijos desde su barriga.

Por otra parte, Luke, sigue los pasos de su padre al lado oscuro, después de enamorarse de Mara Jade, una jedi oscura

¡Y más cosas!, ¡muchas más cosas que de la noche a la mañana fueron borradas de un plumazo!. Jamás te lo perdonare, Disney. Jamás. Menuda decepción resultaron los episodios I, II y III.

Hubo quien se subió al carro con ellos, “¡La Fuerza no existe, son los midiclorianos!”. Malditos todos, vosotros sí que no existís ni episodio alguno antes del IV. Salvo, Rogue One… ¿Tan difícil fue no hacer una trilogía que hubiese finalizado en Rogue One, en vez aquellos aberrantes episodios?.

En cuanto al episodio VII… A ver, resulta entretenida y superemotiva, cuando Han y Leia se reencuentran pero no es ni de lejos la historia que yo conocía y con la que soñé mucho tiempo que podría ver en pantalla grande… Pero no, “Eso así no es”, me dicen algunos, como comenté en “Remakes, reboots y remierdas”.

Star Wars fue el primer mundo imaginario en convertirse en un imperio basado en el consumo exagerado de sus historias y productos relacionados, el primero y el más consolidado. Star Trek ha tratado de seguirlo de cerca pero a mi juicio, siempre ha estado un poco a la sombra de Star Wars, ya comenté las diferencias entre ambas en “Star Wars Vs Star Trek”.

En fin, Star Wars ha sido un pilar en mi vida, creo que el más poderoso y motivo por el cual siempre me han pirrado desde pequeño los albornoces marrones.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , ,
  • Jacobo Ríos

    Nunca he sido mucho de Star Wars, pero si me conozco bastante el universo, de hecho hace poco dije ante dos amigos que no me gustaba Star Wars y se llevaron las manos a la cabeza, tras cinco minutos hablando con ellos sobre la saga empezaron a decirme si les tomaba el pelo con lo de que no me gustaba porque me la conocía más que ellos jejeje.
    Toda una putada el cambio que han hecho al canon antiguo, de hecho me parecía más chulo

    • La historia de siempre, nos cuentan un cuento y cuando crecemos nos dicen que es mentira y nos cuentan otros. Al igual que debe de haber guardianes para que no alteremos el tiempo ni cambiemos a otros universos paralelos, deberia haber una autoridad “creativa” que castigase ciertas cosas o al menos vigilara que no cambiaran.