Sin luces, cámara ni acción

Living in Oblivion –  Ceil B Demente – Bowfinger el pícaro –  Como conquistar Hollywood – Simone 

blogout_142wSupongo que en algún momento volveré a ponerme delante o detrás de una cámara aunque sea puntualmente y para exorcizar alguno de mis demonios, dándole forma de historia compleja que ni David Lynch ni yo mismo entendamos.

Pero ese día no será hoy.

Rodar una película o un corto no es nada fácil a pesar de lo que la mayoría de gente se cree. No es sólo que alguien se le ocurra una historia cojonuda y luego simplemente grabarla. Para empezar no hay muchas ideas cojonudas aunque todos piensen que su historia va a dar mucho que decir y que pensar.

cita_142

Luego tienes que reunir un equipo de gente, mínimo unas decenas, elaborar plan de trabajo, calcular tiempos, buscar todo lo que hace falta y establecer un calendario. El de sonido ese día no puede pero la actriz sí, la cámara hay que devolverla el jueves y los focos los traen el lunes, ese fin de semana a dado lluvia…

Otra cosa es el dinero, nunca es suficiente. Siempre hay quien “colabora”, trabajando o prestando algo gratis, cuando no todos. “Ya si ganamos un premio, repartimos… Después de cubrir gastos”. Si a Hacienda le diera por revisar los créditos de todos los cortos y luego le preguntase a la Seguridad Social, se acababa la industria cinematográfica española en una tarde.

Pero el punto fuerte de los rodajes es la convivencia. Puedes hacer jornadas de doce horas tranquilamente diez o quince días seguidos. No te despegas de la gente ni para comer y muchas veces tampoco para dormir. Que sí, que gente maja hay pero esto es como todos los trabajos(sí, he dicho trabajo), hay de todo, incluso tú.

Me especialicé en producción porque vi que nadie quería ese departamento, por lo menos a los niveles en que me movía. Además de ser una labor muy desagradecida, tiene la cruz de ser el único departamento cuyo trabajo no es apreciable en pantalla. Directamente.

No tardé en fugarme de la prisión en que me encontraba recluido(un par de añitos solo) y aún buscado por antiguos compañeros, sobreviví como técnico de efectos especiales(tradicionales). Ya hablé brevemente de esa etapa en una entrada anterior.

Ese departamento también tiene sus sofocos pero para mí, el cambio fue abismal. Era como ser el Capitán Planeta… “Tierra, viento, fuego, agua…”.

Total, que ahora que estoy a otras cosas me ha dado por mirar atrás y he dicho “¡¡Esto pal blog!!”.

Queda el estúpido consuelo de que en EEUU no están mejor las cosas, es decir, el nivel medio es superior y, sobre todo, tienen industria pero los problemas para abrirte paso y no ser uno más del montón, vienen a ser los mismos. Por supuesto los problemas de convivencia también persisten y es que, insisto, pasar doce horas al día con las mismas personas durante semanas o meses, hacen mella en cualquiera.

Hay tenemos al gran Steve Buscemi en Living in Oblivion, tratando de llevar para adelante su película con un presunto bajo presupuesto(para mí es medio) y con un equipo reducido de gente.

Una película de los noventa bastante entretenida con un reparto coral en el que todos son caras más que conocidas.

Cecil B Demente es una película que también está bien pero para mi gusto tira de una innecesaria psicodelia.

La historia es que un director algo tarado incapaz de contratar a la actriz del momento, decide secuestrarla con la ayuda de sus “compañeros” y rodar la peli que lo revolucionará todo.

El dire es Stephen Dorff y la musa Melanie Griffith.

Pero para echarte unas risas de verdad, Bowfinger, el pícaro del gran Frank Oz y con Steve Martin y Eddie Murphy.

Creo que es una gran parodia de lo que se conoce como “cine de guerrilla”, donde no hay presupuesto para nada, ni siquiera para trabajadores cualificados o actores desenvueltos pero eso a Bowfinger(y a los demás) le da igual, hay que rodar la película como sea.

Además cuentan con un actor que aunque muy malo, es idéntico a una estrella de Hollywood por lo que simularán que el protagonista es el actor reconocido y perseguirán y grabarán al de verdad sin que él lo sepa para incluir las escenas en el montaje y darle veracidad.

La que también es grandiosa es Cómo conquistar Hollywood, en la que un mafiosillo(John Travolta) se queda fascinado con el mundillo de visita en Hollywood y coge al primer productor que conoce(Gene Hackman) y le propone/obliga hacer una película.

Así contado parece muy simple pero la cosa se enreda cada vez más y el resultado no parece que vaya a tener muy buena pinta debido a las numerosas dificultades e imprevistos que pueden generar un mafioso del tres al cuarto y un productor endeudado.

Con Rene Russo, Danny DeVito y muchas caras conocidas de nuevo.

Total que al final creo que esto va a acabar siendo como la premonitoria película del visionario Andrew Niccol, Simone, en la que un director en crisis recibe un programa informático, una actriz virtual totalmente realista que puede insertar en cualquier escena.

El director, Al Pacino, les hará creer a todos que se trata de una actriz real, de una persona de verdad, haciendo montajes y orquestando entrevistas mientras ambos se convierten en la pareja más exitosa del momento.

En fin, echo de menos la locura de estar de rodaje. Ensalada de pasta, serranitos frios… No saber a qué hora volverás a casa, minisiestas en la parte de atrás del coche de un desconocido… Ver explotar cosas… Es una especie de amor/odio. O era.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , ,
  • Jacobo Ríos

    Bueno, queda el consuelo de que grabar en digital es más barato que revelar una película entera… Aunque no te veo sin volver a meterte en algún proyecto, al fin y al cabo tienes un puto chroma en tu casa

    • La verdad es que si, rodar en analogico es/era un paston y ademas una locura.
      Supongo que volvere en algun momento aunque por ahora estoy dedicandome a proyectos unipersonales, me grabo a mi mismo en croma y me mando mensajes al futuro 😀