Se ofrece superheroe

El protegidoDefendorKick AssMystery Men

wFoto020-superheroes_01Desde que tuve uso de razón, incluso antes, tuve al alcance cómics. No me interesaban los libros de la guarde o el cole; aprendí a leer con los cómics. Batman, Daredevil… Ellos me enseñaron a leer.

Pues sí, un ciego que no existe me enseñó a leer. De hecho, recuerdo pocos años después a mi maestra un poco perpleja con mis pruebas de velocidad de lectura. Leer frases en líneas rectas y ordenadas en párrafos me resultaba demasiado fácil. Supongo que a cualquier otro lector de cómics precoz acostumbrado a mover las pupilas a la velocidad del rayo, le pasaría lo mismo.

Cita_020

Pero no solo aprendí a leer; descubrí los cimientos básicos del mundo y del hombre y una serie de valores para que me guiasen. El bien, el mal… Las dualidades, las némesis… Los enemigos, los compañeros… La lealtad, la traición…

¿Qué mejor manera de transmitir los secretos del mundo que dejarlos a la vista de todos?. Lo mejor es que te dan la opción a creer en sus premisas o no hacerlo. Te las dejan ahí, desparramadas por tramas y personajes. Tú verás si crees en ellas.

Si lo haces, serás el hazmerreír.

Existe el bien y el mal. No todo el que lleva un antifaz es malvado ni necesariamente bondadoso el que va a cara descubierta. La fuerza tiene una responsabilidad asociada, al igual que nuestros actos o la falta de éstos. Cuanto más grande es el grupo, más fácil resulta engañarlo…

Éstas son algunas de las muchas premisas que se te quedan a fuego tras años de leer kilos de cómics. Pero, claro, si las proclamas con los calzoncillos por fuera y con una capa, no te toman muy enserio.

No importa. Al menos si eres de los buenos. Hacer el bien no necesita reconocimiento ni ser premiado, al menos si eres de los realmente buenos. Tampoco es necesario tener una fuerza física o real. La fuerza de voluntad es lo único necesario.

Ahí está Elijah Price(Samuel L. Jackson) en El Protegido. Alguien que de nacimiento ha tenido una debilidad; una enfermedad que le hace tener los huesos extremadamente frágiles. De pequeño se aficionó a los cómics, una de las pocas actividades que no le ponían en peligro y poco a poco, la afición se convirtió en religión. Como tiene que ser.

Elijah comprendió que en el mundo debía existir alguien parecido a él, concretamente, su némesis. Alguien difícil de romper físicamente. Y comenzó su búsqueda.

Su vida entera la ha dedicado a los cómics, se ha convertido en un gran librero/coleccionista y no ha parado de buscar entre cualquier catástrofe a alguien que resultara totalmente ileso.

Y aparece David(Bruce Willis, ¿en qué momento Bruce Willis dejó de ser un cachondo y se convirtió en un calvo amargado?), que no sólo no le ha pasado nada en un accidente, si no que el tío nunca se ha puesto malo ni nada en su vida…

¿Y qué pasa, qué pasa?. Pues ya veréis la peli, obra magnífica obra del magnífico M. Night Shyamalan.

Realmente no hace falta gran cosa para luchar contra los malos… Constancia y dedicación, como cualquier otra cosa. Está claro que un superpoder, recursos ilimitados y una guarida en condiciones, ayudan. Mucho. Pero tampoco son obligatorias, que se lo digan a Woody Harrelson en Defendor.

Un tipo con disminución psíquica que apenas puede cuidar de si mismo pero que por las noches se pone el antifaz(…) para ir en busca del Capitán Industria y luchar contra sus secuaces.

La cosa raramente acaba bien en sus aventuras; por lo general, acaba en el hospital o en comisaría(pasando antes por el hospital). Pero al final, la constancia y dedicación de Defendor, harán que las cosas cambien.

El equivalente a su ayudante/mayordomo es Paul, un hombre de familia que en realidad es su jefe que se ha convertido en su amigo. Le ayuda en todo lo que pude, consciente de los impedimentos y bondad de Arthur(Woody Harrelson). Trabajo, ropa, comida, un móvil, lo que haga falta… Le ofrece hasta que se vaya a vivir a su casa con su familia.

Pero Defendor necesita autonomía para poder actuar libremente contra el Capitán Industria y vengar la muerte de su madre que murió envenenada por sus drogas malignas.

En la misma línea va Kick Ass, aunque nuestro prota es un poco más avispado. Pero solo un poco.

Dave(Aaron Johnson) es un adolescente normal que se hace pajas físicas y mentales. Es un fanático de los comics de superhéroes y un día le da por hacerse un disfraz y echarse a la calle a patrullar. Pero como es un patán y un alfeñique sólo consigue que le pateen el culo en vez de patear él.

En realidad le dan la paliza de su vida, hasta el punto de que su sistema nervioso queda inutilizado para sentir el dolor.

Pero Dave sigue adelante (ahora no siente dolor) y termina topándose con unos héroes de verdad que le ayudarán a enderezarse. Los héroes son Big Daddy(Nicolas Cage) y la pequeña gran Hit-Girl(Chloë Grace Moretz), que hacen un dúo genialísimo con el que te partes. Unos héroes sin superpoderes. Dedicación, constancia

Pero paralelamente a luchar contra el crimen, Dave tiene otro gran objetivo en su vida; quiere tirarse a una chica de su clase para lo que no dudará en llegar a ser su amigo gay de confianza.

Unas escenas de acción acongojantes, sobre todo las de Hit-Girl. La segunda peli no me gustó tanto. Los cómics los he empezado hace poco.

Y es que tener un superpoder, nunca es garante de que vayas a ser mejor que un disminuido psíquico o un zoquetillo en tu lucha contra el crimen. Puede tocarte un poder complicado(…) o, simplemente, que aunque no seas disminuido, seas un cabeza buque.

Esto es lo que les pasa a los Mystery Men. Tener puntería lanzando tenedores, volverse invisible cuando nadie lo mira, flatulencias que dejan inconscientes, una bola de bolos “boomerang”…

Eso son los poderes, en cuanto a las personalidades… Creo que ninguno pasaría un test psicotécnico rutinario.

La historia es que tres amigos de estos disparatados y cutres superhéroes, deciden convocar a otros superhéroes de Champion City para formar una alianza que acabe con los planes del malvado Casanova Frankenstein.

Ben Stiler, Geoffrey Rush, Wes Studi… Una película genialísima. Lamentablemente, a fecha de hoy, no me he leído los cómics.

En fin, desde aquí invito a todos a dejar que os piquen las arañas, a que os hagáis un par de radiografías todos los días y a que os tiréis de cabeza al primer tanque de productos químicos que encontréis.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , ,