Quiero ser piloto

Top gun – Águilas de acero – Air America – Menphis Belle – Firefox

Ya relaté en “Quiero ser astronauta” cual de mis vocaciones le confesé al primer orientador que se topó conmigo en el instituto y lo mucho que se esforzó en tratar de quitarme la idea de la cabeza.

La verdad es que al principio me resultó bastante frustrante ya que yo pensaba que esa nueva figura del orientador era para orientarte hacia dónde tú querías ir y no hacia dónde encajarías mejor en la sociedad. El trabajo que podrías realizar de manera continuada en el tiempo que te proporcionara estabilidad para comprarte una casa, un coche y casarte y tener hijos que creciesen y fuesen al instituto.

Trató de convencerme  aludiendo a anotaciones que habían hecho algunos profesores sobre mi y a los resultados de una mierda de prueba con dibujitos y preguntas nimias.

“Pero es que yo quiero ser astronauta”, le repetí por enésima vez. Entonces me soltó que primero había que ser piloto del ejército y ahí me callé ya y le seguí el juego para que me dejara en paz y decretase que ya no tenía que volver.

Ya sabía cómo ser astronauta. En aquel entonces se suponía que tendría que hacer la Mili así que mi plan era ver cómo era eso del servicio militar y ya si eso pues hacerme piloto y luego astronauta.

Pero luego resultó que aunque me tallaron y todo eso y pedí prórroga para terminar el instituto, van y nos dicen que ya no es obligatorio. Pues nada, seguí estudiando porque repetí un par de veces.

Eso de ponerme a hacer la Mili y tal, como que ya no apetecía pero seguía picado con el tema de ser piloto y pensé que podía ser el típico que lleva una fumigadora y que hay una invasión de aliens o algo y tiene que llevar un harrier y ya lo hacen capitán y entonces me presentaría a astronauta.

Me llegué a hacer con el Microsoft Flight Simulator de la época pero la verdad es que me aburrió tela, prefería la recreativa de After Burner; una pequeña cabina que simulaba ser la cabina del piloto de un caza, con el piloto dibujado en los laterales… Ahí si que te metías en el tema, con tu asiento de piloto, mandos de piloto, palanca de piloto y no en mi casa, golpeando el teclado, tratando de enderezar la línea de horizonte.

Un par de años después apareció la R-360 de Sega y eso si que fue ya una locura aunque no sé porqué duró muy poco, al menos en el centro comercial en el que la jugué. Cierto era que algún niño más pequeñajo de la cuenta había terminado llorando y algún otro potando pero bueno, significaba que la máquina cumplía su función, no todos podían ser pilotos.

Entre partida y partida vi la peli de Top Gun y la verdad, tuve sentimientos encontrados. Me gustaba eso de ser piloto y tener una moto y ligarte a una jefa pero no sé, había algo que no me terminaba de cuadrar en todo aquello, como si hubiera un mensaje oculto que no terminaba de descifrar.

Muchos años después, escuché al gran Tarantino explicar el verdadero significado de la película y, la verdad, me quedé más tranquilo. Todo cuadraba. Quien no sepa de qué explicación hablo, que la busque por ahí.

Águila de Acero fue distinta, en ella no caben segundas interpretaciones de lo sencilla que es. Un chaval rebeldillo, hijo de piloto militar, que se ha criado en bases militares decide montar su propia operación de rescate con un piloto jubilado cuando capturan a su padre.

Aquí iban al grano y se dejaban de milongas; aviones, disparos, explosiones, rescate, matar extranjeros malvados…

Con Louis Gossett Jr., todo un clásico en la interpretación.

Quizás Top Gun sea más icónica pero Águila de Acero fue la que hizo franquicia.

Pero sin duda, la que más me gustó fue Air America con Mel Gibson y Robert Downey Jr. y dirigida por Roger Spottiswoode. En ella, ambos actores son pilotos en una aerolínea  para el transporte de mercancías entre Vietnam, Camboya y Laos durante la guerra.

Se trata de una aerolínea que montó el ejército americano al servicio de los gobiernos y negocios locales a cambio de su ayuda contra el comunismo. El problema es que montaron la línea y ya está,  los pilotos(de dudosa profesionalidad) estaban ahí, solos y a su aire.

La de Firefox también me moló bastante, dirigida, producida y protagonizada por el gran Clint Eastwood y en la que durante la Guerra Fría, los rusos han creado un nuevo sistema de navegación para los caza que consiste en conectar directamente los pensamientos del piloto con las funciones del avión, lo que reduce el tiempo de reacción a cero, logrando una gran ventaja sobre cualquier enemigo y, claro, eso no puede ser, ¡manden a Clint Eastwood a solucionarlo!.

La de Memphis Belle no estuvo mal pero no era lo que yo esperaba de la aviación, es decir, yo era más de caza que de bombardero, de ir solo a mi bola o, como mucho, un compañero/copiloto pero ya eso de ser una tripulación, convivir y tal como que no.

El caso es que están en la II Guerra Mundial y al Memphis Belle solo le queda una misión, la última y volverán todos a casa. En principio, siempre se asignan misiones fáciles y tranquilas como últimas misiones pero el desarrollo de la guerra provocará que la última misión del Memphis Belle no sea nada fácil.

Un reparto lleno de caras conocidas, como Matthew Modine, Eric Stoltz o Billy Zane.

En fin, al final ni me metí en el ejército ni me he sacado el carnet de avionetas ni nadie me ha venido a buscar para ninguna misión descabellada pero me voy a apuntar para sacarme el carnet de pilotar drones. La semana que viene.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Quiero ser..., Ultimas entradas Etiquetado con: , , , ,