Quiero ser espía

James Bond– Misión Imposible – Bourne – Austin Powers

blogout_146wSer espía es otra de las muchas cosas que quería ser de mayor y que aún quiero seguir siendo. O quizás ya lo soy y todo esto del blog y de esta entrada en concreto es solo una maniobra para distraer y que nadie sospeche de mi.

El caso es que ser espía molaba y mola por muchos motivos.

El primero es su total independencia. O sea, tienen sus jefes, sus órdenes y eso pero a la primera de cambio, hacen lo que les da la real gana y encima sus jefes terminan dándole las gracias por salvar al mundo.

cita_146

Por otro lado, su autonomía y su capacidad para obtener recursos es asombrosa; pueden llegar a nado a una costa tan solo con el bañador y en menos de media hora ya ha conseguido un traje, un coche, una pistola y unas gafas de sol. Hablan todos los idiomas. Sin acento.

También está el hecho de que un espía puede hacerse pasar por cualquiera. Un fontanero de Wisconsin, un científico nuclear ruso, un segurata en un museo de Berlín y, por supuesto, un turista en países hispanohablantes o árabes. De hecho, pueden tener hasta una vida propia y aburrida que les sirve de tapadera.

Los espías además son sobrehumanos, su resistencia física y su destreza mental hacen de ellos una arma en sí, capaz de cargarse a un tío o a cien con un palillo mondadientes. Expertos estrategas, saben conducir o pilotar cualquier cosa, manejan cualquier arma…

Los gadgets son una seña de identidad, todo espía los tiene. Un arsenal de lo más variopinto de armas ocultas y reducidas, sistemas de escucha y comunicación de última generación camuflados en cualquier objeto, herramientas para toda emergencia…

Y lo último, para terminar de convencer a los indecisos está el tema de que un espía siempre se topa con tías buenas en todas sus misiones; agentes amigas, enemigas, objetivos en peligro, esposas de los malos… Siempre hay una por misión, ¡incluso dos!. Se las liga y cuando terminan la misión ya no las llama y luego se las encuentra en otras misiones y les dan un bofetón.

Por contra, se enfrentarán a temibles y astutos enemigos que por lo general tienen una base o fortaleza, con un ejército y un par de lugartenientes que se las harán pasar canutas. El “plan” del malo suele ir en la línea de destruir o poner a sus pies el mundo y al final suele morir en la autodestrucción de su fortaleza secreta.

En fin… Ser espía mola, es ser el arquetipo de machote alfa, del que ya hablé en “Me basto y me sobro”.  ¿Qué más se puede querer ser?.

Las películas de James Bond sin duda fueron las que marcaron  los estándares de esta temática en todos los aspectos. El agente galán, los malos más malvados, las mujeres más bellas, el mundo en peligro…

Me recuerdo disfrutando literalmente como un enano viendo aleatoriamente a Sean Connery y a Roger Moore(de pequeño no sabía que había habido otros actores) enfrentándose a personajes tan increíbles y maravillosos como el señor Osato, Tiburón, el doctor No… Siempre con tiempo para un Martini seco con vodka, agitado, no removido, y acompañado por una corteza de limón.

Ambos actores consiguieron interpretar exactamente al mismo personaje por lo que no importaba que en la tele intercalasen sus películas.

Sin duda el cambio a Timothy Dalton se notó muchísimo, tanto por la interpretación, que le imprimía al personaje cierta madurez y taciturnidad, como por los avances en los medios cinematográficos y los efectos especiales, que si bien ya se iban notando en las últimas de Roger Moore, el cambio a Timothy Dalton los hizo notarse más.

Ya Pierce Brosnan no me terminó de convencer(para mi siempre será Remitong Steele) y Daniel Craig… Bueno, este es el actual, otra época… La pega que le pongo es que esté tan cachas, los anteriores no lo estaban… No me pongáis más difícil eso de ser espía.

Total, por quedarme con alguna en especial, me quedo con la de Alta Tensión porque cuando la vi, me sentía más mayor que al ver las anteriores, lo suficiente como para pedirle matrimonio a Maryam d´Abo que encandiló desde el primer instante.

Misión imposible entró con mucha fuerza y protagonismo, consiguiendo iniciar una franquicia que fue perdiendo fuelle aunque no dejó de hacer caja. Creo que el fallo en estas es tratar de presentarnos un espía, Ethan Hunt(Tom Cruise) que trabaja en equipo y que busca el amor…

Como novedad, una vez cuela, incluso dos pero luego ya empieza a rechinar… Un espía es solitario y aunque de los buenos, no es tan buena gente.

Además, esa cagada de documentación a la hora de ambientar en la segunda parte la Semana Santa en España, mezclándola con las Fallas y con alguna otra festividad de algún país hispano… En fin.

Con El caso Bourne si acertaron más, enfatizando esa soledad del espía, haciéndolo padecer amnesia y no recordar siquiera que es espía ni en qué bando está, tendrá que descubrirlo mientras huye de los desconocidos que lo quieren matar sin saber tampoco sus identidades ni motivos.

Como digo, un personaje más fiel al arquetipo, con pocos amigos, enfrentándose a muchos y con una chica siempre de por medio.

Pero sin duda la mejor saga de espías, o el mejor espía es Austin Powers, un parodia sublime de esta temática por parte del genial Mike Myers que escribe, produce, protagoniza y co-protagoniza.

Ya con El Mundo de Wayne me había ganado pero con esta saga, se convirtió en un faro para mí.

Si fuese coetánea, la hubiera incluido en el magnífico listado que hice  de “10 parodias de mi infancia”, ya que tienen el mismo estilo de humor absurdo y a la vez, fino. No de garrafón.

Bueno, los dejo aquí. Publico la entrada y me marcho ya, las autoridades deben estar al llegar y una avioneta me está esperando para volver.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Quiero ser..., Ultimas entradas Etiquetado con: , , , , ,
  • Jacobo Ríos

    Poco o nada me gusta el género de espías, a James Bond lo odio, Misión Imposible solo la aguanto, El Caso Bourne si que me entretiene, pero bueno, al menos está Austin Power que me ayuda a reírme de todos ellos. Sea como sea, uno de los peores géneros que pueda haber en el cine.

    • En fin, te voy a perdonar porque aprecias a Austin Powers pero James Bond es(era) Dios.

    • Dix Juan Antonio

      Bourne mola más!

    • James Bond nunca se despeina ni se ensucia!! xD

  • Pingback: Los espías me dan risa | Blogout()