Quiero ser astronauta

Farscape – Odyssey 5 – La cara del terror –  Solaris – Gravedad cero

blogout_149wMe acuerdo que en mis primeros años de instituto se puso de moda la figura del “orientador” y que acudí a él en busca de orientación, diciéndole eso de “Quiero ser astronauta”. No sé si buscaba desmotivarme o simplemente exponerme con pelos y señales el camino a recorrer para mi objetivo pero la verdad es que me quitó las ganas.

Tendría que darle a las ciencias(yo ya entonces era de letras), sobre todo a la física y a las matemáticas y luego meterme en el ejército del aire y hacerme piloto de caza. Luego tendría que estudiar más aún y hacer deporte, mucho deporte y tener una vida sana, muy sana.

cita_149

Comprendí que todo eso no era para mí, yo buscaba algo más rollo Han Solo y Chewaka, como ya comenté en “Volando voy”. No le veía sentido a eso de currárselo tanto para luego estar en el espacio sin que hubiera extraterrestres todavía ni pistolas de plasma.

Tomar mediciones, reparar cosas y grabar videos sin gravedad no era lo que yo buscaba queriendo ser astronauta. Me parecía un rollo que aún no viajáramos a la velocidad de la luz y me parecía ridículo sacarte el carnet de astronauta para, como muy lejos, acercarte a Marte. No era que no pudieras salir del barrio, es que directamente solo circulabas por tu calle y te asomabas a la esquina.

Total, el orientador me hizo darme cuenta que yo lo que quería era vivir en el futuro y que lo que mejor que podía hacer era conseguir que me congelaran y me despertaran cien años después o así. Ya hablé de ello en “Trabajos del futuro”.

Aún así, el tema de ser astronauta me siguió rondando por la cabeza. Siempre he pensado, como mucha gente, que un astronauta tiene más papeletas para conocer a un extraterrestre que una persona normal. De hecho, es muy posible que ya estemos en contacto con alguna raza alienígena y nuestros astronautas estén realizando misiones intergalácticas y cosas así pero claro, esas cosas hay que mantenerlas en secreto y con discreción.

A lo mejor sí que estamos ya viajando a la velocidad de la luz, atacando naves en llamas más allá de Orión, pudiendo ver rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser y yo aquí, aullando a la Luna.

El caso es que independientemente de todo, ahora mismo me encantaría poder ser astronauta. Estar flotando a miles de kilómetros de la Tierra, observándola sin que se percibas actividad alguna en su superficie, rodeado del más absoluto silencio.

Como cuando te bañas de noche en la playa, te alejas un poco nadando y te giras para ver las luces difusas de la civilización.

Debería haberme metido a astronauta, me podía haber pasado como a John Crichton en la genial Farscape y atravesar un agujero de gusano que me llevase al otro lado del universo, con multitud de razas extraterrestres y tecnología avanzada.

Y ahí va nuestro prota que no le queda más remedio que enrolarse en una nave de fugados y esperar a averiguar cómo vuelve a casa.

La serie fue realizada por la Jim Henson Company y eso se nota mucho en el uso de animatronics y marionetas.

También pudiera pasar como a la tripulación del Odyssey 5 que ven cómo la Tierra es destruida pero un ser extraño los coge y los manda de vuelta a la Tierra cinco años atrás.

No están en el espacio pero bueno, lo de viajar en el tiempo e investigar cosas raras y conspiraciones, también me vale.

El reparto está capitaneado por el mítico Peter Weller. La serie no llegó más allá de su primera temporada.

Lo chungo sería que te pasara como a Johnny Depp en La cara del terror, que es un astronauta que está flotando por ahí con su compañero y de repente, pierden todo contacto con ellos durante unos minutos.

A su vuelta, todo parece normal pero la mujer de Depp, Charlize Theron, se da cuenta que de normal nada, que a su marido “se lo han cambiado”.

El panorama en Solaris tampoco pinta bien; aquí los astronautas sí que han viajado lejos, hasta un sistema binario de estrellas donde están estudiando un extraño planeta cubierto todo por un inmenso océano.

El caso es que estos astronautas hacen una llamada de emergencia, pidiendo que un psicólogo vaya a verlos y les ayude a comprender qué les pasa sin dar apenas explicaciones, tan sólo que lo necesitan con urgencia.

Así que para allá va el bueno de George Clooney, confiando en que aquel misterio alejará sus pensamientos de su amada Natascha McElhone.

La película es la tercera adaptación(o segundo remake) de la novela homónima.

Pero la serie que más me ha gustado sobre astronautas es sin duda Gravedad Cero. En ella, unos astronautas están realizando la segunda misión tripulada de descenso a Marte, pasan cosas raras y se convencen de que algo raro llevan en uno de los contenedores que les han prohibido abrir.

La serie va también de las relaciones entre los astronautas y una de las cosas que me llamó mucho la atención es que usan un sistema de supresión de la libido para de este modo evitar tensiones(sexuales).

Supongo que ese sistema se utilizará de verdad ya que es algo lógico y me pregunto si pronto se podrá disponer de él en el mercado.

En fin, ahora podría estar en el espacio y no en el ciberespacio, me encantaría estar hablándole de películas y series a un extraterrestre, viendo cómo arden naves más allá de Orión

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , ,