¡Qué vienen los nazis!

Los cañones de Navarone – Fuerza 10 de Navarone – La gran evasión – 12 del patíbulo – Los violentos de Kelly

BlogOut.es_079wUna de las muchas cosas que se me quedaron grabadas a fuego cuando era pequeño es que los nazis eran los malos, muy malos.

Me tragué un montón de películas sobre la II Guerra Mundial-tantas como de indios y vaqueros– y aunque casi ninguna retrataba ni de lejos la crueldad que aconteció, capté el mensaje.

Ni el cine se había desarrollado suficiente ni nuestras mentes habían asimilado lo que había acontecido por lo que, al igual que con las pelis de indios y vaqueros, vistas ahora, se asemejan a un teatrillo para niños.

Cita_079

Los nazis se alzaron en Alemania y decidieron que el mundo y sus habitantes les pertenecían. Su ejército gris avanzó hacia todos lados y pareció imparable. Las naciones caían a su paso y gran parte de Europa se convirtió en escombros humeantes.

Siempre me pregunté cómo un país que no era muy grande podía tener tantos soldados por todo el mundo; ¿qué estaban, apretados sin poder moverse dentro de sus fronteras hasta que empezó la guerra y salieron todos disparados?. La misma pregunta que me hacía con los romanos, que también tenían un aguilucho como estandarte.

Frente a las masas ingentes de soldados nazis, aparte de ejércitos de coalición, mandaron pequeños comandos con misiones concretas, a modo de milicias pero en plan pro. Eso hacía a los buenos más heroicos. Eran menos y cada uno tenía su función, su especialidad. El jefazo, el zapador, el médico, el espía, el francotirador…

Además, eran de diversos países y eso también estaba guay. Aparte de los omnipresentes americanos, los seguían de cerca los ingleses, franceses, australianos, escoceses, griegos… Cada uno con sus cosas.

Lo que para mi fue una terrible decepción fue descubrir que España, como país, estuvo en el bando nazi y no en el de tan aguerridos héroes. Nosotros no estuvimos del lado de los guapos y simpáticos, estábamos con los feos y antipáticos. Los estirados. Los quemalibros. ¡ Vaya rollo!. Indiana Jones nos hubiera escupido a la cara.

El caso es que hubo unas películas entre mil novecientos sesenta y setenta, sobre la II Guerra Mundial que me marcaron y supongo que a otros muchos también. No solo por ese primer acercamiento a los nazis, los más malos del mundo, también porque nos enseñaban cómo eran los buenos y cómo era, presuntamente, la guerra.

La primera fue Los cañones de Navarone. En ella resulta que dichos cañones en manos nazis aniquilan a cualquier flota aliada y está impidiendo rescatar a muchos soldados, así que deciden mandar un pequeño grupo para sabotearlos.

Parece sencilla la cosa pero cuando llegan descubren que los nazis saben de ellos. Deben cambiar de planes y averiguar cómo los han descubierto. Las rencillas internas tampoco jugarán a su favor y en más de una ocasión, todo parecerá perdido.

Reparto mítico, con Gregory Peck y Anthony Quinn a la cabeza.

Como la peli funcionó, años después lanzaron la secuela, Fuerza diez de Navarone y como querían marcar el rollito espías, la dirigió Guy Hamilton y metió en el reparto a actores de James Bond con los que había trabajado y otros que también los estaban petando, como Harrison Ford. Pero sin duda, de todos los actores, me quedaba con Barbara Bach. Para mi solito.

Inexplicablemente parece ser que la crítica y la taquilla le dieron la espalda pero ¿qué sabrán ellos?. No se hizo la miel para la boca del asno.

Quizás fuera que anteriormente La gran evasión había dejado el listón muy alto, altísimo, sobre todo al cambiar la dinámica de la acción. En vez de tratar de ataques y escaramuzas, quisieron hablarnos de los prisioneros aliados en un campo de prisioneros nazi y de su megafuga.

En esta peli vemos flagrantemente la falta de realismo, de crudeza, ya que la mayor parte del tiempo, más que un campo de prisioneros, parece un campamento de verano con monitores muy rígidos y antipáticos pero bueno, era la época… La peli es genial. Basada en hechos reales y eso.

Para variar, un gran reparto; Steve McQueen, Charles Bronson y James Coburn entre muchos otros.

Luego vino la genial Doce del patíbulo, en la que plantean el tópico de los condenados a muerte a los que les proponen una última oportunidad. Una misión suicida.

Y es que la cosa es que tienen que llegar a una mansión en el campo, donde están de vacaciones varios cargos nazis con sus tropas correspondientes y hacer todo el daño posible. Destruir, matar, quemar.

De nuevo tendremos a Charles Bronson, esta vez con Lee Marvin, Telly Savalas y Donald Sutherland entre otros.

Y llegamos a la magnánima Los violentos de Kelly en la que un degradado y quemado joven Clint Eastwood obtiene la información de que los alemanes tienen un cargamento de lingotes de oro escondido y decide contárselo solo a unos cuantos para apoderarse del oro y repartírselo entre ellos…

¡Vaya!, trama idéntica a la de Tres reyes, solo que ésta última es en Iraq.

Sea como fuere, Los violentos de Kelly es un peliculón en el que Donald Sutherland hace un papelón como comandante de un tanque.

También tenemos de nuevo a Telly Savalas y a otros cuantos.

Quizás añadiría también la de Evasión o Victoria(de la que hablé en otra entrada) a pesar de que se sale de la segmentación temporal por la que he optado. Aunque esto es Blogout.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Sociedad y Tendencias, Ultimas entradas, ¡Que vienen...! Etiquetado con: , , , , , ,
  • Mark Novoa

    Para entender realmente la tematica nazi, hay que irse a cosas menos convencionales y profundas, en este caso a la Troma Films y su archiconocida pelicula los Surfistas nazis deben morir: http://www.fiebredecabina.com/los-surfistas-nazis-deben-morir/

    • No solo los nazis; el surf y la vida!! Gran aporte!

  • Jacobo Ríos

    El cine bélico me gusta poco o nada, aunque siempre hay alguna excepción, no has mencionado ninguna, bueno Evasión o Victoria, pero como ya estaba comentada no entraremos en el tema.
    En este caso me quedo con el juego de Comandos, que si que le vi la gracia.

    • El juego era la caña, luego sacaron un shooter que tampoco estaba mal.

  • Pingback: ¡Qué vienen los charlies! | Blogout()