Pulp-héroes

La Sombra – Flash Gordon – Dick Tracy – The Phantom

BlogOut_096wSiempre han estado los héroes y los superhéroes. Previosly he hablado de los superhéroes de verdad y los superhéroes de segunda, superhéroes que se ofrecen para salvaguardar el bien y luchar contra el mal en cualquiera de sus formas. Con sus superpoderes y eso.

Ya el público general empieza a saber que hay más mundos aparte de Marvel y Dc y que no todo son superpoderes. Ciencia-ficción más generalista, el terror, el misterio, incluso lo detectivesco… Gracias a cada vez más series y películas, muchos empiezan a descubrir que hay cierta conexión, una especie de cosmología de la que cada historia coge una parte. O varias.

Cita_096

Superhéroes y extraterrestres, Vampiros, lobos y otras mierdas

Luego están las que yo llamo “historias comodín”, que son las que cogen de todo un poco. Principalmente suelen ser de investigadores de lo sobrenatural o cazadores de monstruos y dioses. Lo mismo te sale un tío con telequinesis que un vampiro o tío que se convierte en vapor… Una especie de crossover continuo.

Precisamente son los crossover los que aportan la cimentación de esa cosmología compartida. Muy mal llevados en cine y series por parte de Marvel y Dc en sus respectivas micro-cosmologías y sus crossovers, por cierto.

En fin, pero ¿de dónde viene todo esto?. O sea, vemos que en ciertos momentos se pueden mezclar zombies con superhéroes, vaqueros con extraterrestres, detectives con fantasmas, nazis con el poder de Dios…

Cierto es que si vamos tirando de cada historia, de cada personaje, nos encontraremos con que cada uno tiene sus propios orígenes y raíces. Distintos tiempos y contextos.

Pero hay un período al que califican de género en el que se cocinó todo lo que ahora muchos empiezan solamente a oler. El género Pulp, vaya.

Cuando ya tuvimos los primeros monstruos literarios y esos principios de ciencia-ficción, las imprentas que se dedicaban a editar periódicos, vieron que podían amortizar sus máquinas imprimiendo también historias de ficción “baratas”. Así que fijaron un coste y cogieron a todo aquel que escribiera sobre algo llamativo o entretenido y aceptase el módico y fijo pago. Hasta redactores de los periódicos se intentaron sacar un dinero extra inventándose o versionando historias. O mezclándolas.

Mogollón de personas se pusieron ahí a inventarse historias y personajes que luego todo el mundo compraba al precio de una chuchería.

Fue el inicio de todo; de los géneros, de los cómics, del cine… Su apogeo coincidió con su final en los años cincuenta.

Se fueron depurando muchos pulp-héroes e historias que terminaron consolidándose pero eran muchas, demasiadas y la mayoría no “sobrevivió” a la siguiente era.

De las que sí lo hicieron, se hizo otra criba y nos quedamos más o menos con lo que estamos ahora; más allá de pequeñas historias “baratas”, cosmologías caras con merchandaising. El Señor de los Anillos, Harry Potter, Los Vengadores, Alien y Predator…

Hay todo un arsenal de personajes e historias que se quedaron ahí, en stand by, tras la última criba y aún así, la industria se empeña en machacar y darle mil vueltas a las mismas. Me parece muy bien si no quieren inventar nada más, lo considero hasta saludable pero que no reinventen, que tiren de historial.

Es como la película de Russell Mulcahy de La Sombra, ¡magnífica!. Habían sacado las de Superman de Reeve, la de Batman y las series de Marvel y alguien dijo “Saquemos algo de antes, un pulp-héroe”.

El personaje de La Sombra es como Batman o el Zorro, un millonario que por las noches abandona su confortable mansión y sirvientes para poner su integridad física en peligro con cuantos más maleantes pueda a la vez.

Si bien, este añade dos cosas; la pólvora(concretamente dos pistolas) y los poderes mentales. La hipnosis, telepatía, telequinesis… pero sobretodo la umbraquinesis, que es de donde le viene el nombre.

Lo molón de este personaje es que la “transformación” en La Sombra consistía en taparse la boca con una bufanda roja, un sombrero y se hacía crecer la nariz. Y esto no quedaba ahí, tenía otras dos identidades secretas, con apariencias diferentes…

En fin, la peli es con Alec Baldwin en sus mejores momentos, con los míticos Tim Curry e Ian McKellen y con Penelope Ann Miller de chica. La música, Jerry Goldsmith.

Nota: ¿Porqué sostengo que el Pulp es un periodo y no un género literario?. La Sombra, uno de sus máximos exponentes, tuvo orígenes radiofónicos.

Supongo que el pulp-héroe más conocido es Flash Gordon, cuyo origen fue en las viñetas y no en la literatura aunque bien es cierto que Flash fue una “copia” de Buck Rogers cuyo origen si era literario.

Aquí no se trata de poderes ni nada, simplemente del espacio y un emperador malvado.

El caso es que ahí está esa mítica película de Flash Gordon con esa pedazo de banda sonora de Queen y producida por Dino de Laurentiis. Lo que viene a ser canela fina.

Sin embargo, tanto por las licencias que se tomaron en la adaptación como por la estética fue duramente castigada por la crítica y el público del momento.

Sus protas principales no consiguieron gran cosa después, a diferencia de los secundarios y terciarios.

Otro personaje mítico, también sin poderes ni nada y sin extraterrestres, era Dick Tracy. Un detective de la policía con gabardina amarilla que se enfrentaba a toda la mafia él solito.

La película de Dick Tracy la dirigió y protagonizó Warren Beatty, que siempre me ha caído muy bien y como femme fatale tiene a Madonna¡Santa Madonna!. Luego está también Al Pacino y toda una serie de míticos actores caracterizados como Dick Van Dyke o James Caan.

En cuanto a estética, quisieron aplicar esa acertada visión del Batman de Tim Burton pero todo con más color, claro. Incluso Danny Elfman puso la música.

A esta le dieron premios por todos lados.

Y por último está The Phantom que es considerado el precursor de la estética de superhéroes, osea, traje de mallas y antifaz. También por el estilo de dibujo…

El personaje, una mezcla de Tarzán y La Sombra. El tema es que llevan 21 generaciones relevándose padres e hijos tras el antifaz de El Fantasma, luchando contra la piratería y el mal en el mundo y lo llaman así porque lleva demasiados años “viviendo” y más de uno jura y perjura haberlo matado.

El tipo, pues eso, está hecho un tarzán, lleva pistola y es amigo de los animales y la naturaleza.

La película de The Phantom fue otro puntazo, protagonizada por Billy Zane en la que se monta un trio con Kristy Swanson y Catherine Zeta-Jones, con los míticos Treat Williams y James Remar de fondo.

En fin, que no entiendo porque se empeñan en hacer tanto remake, reboot, remierda. Cualquier héroe o historia pulp tiene un éxito asegurado relativo y carecerá de una legión de fans fieles criticones alentados por blogueros descerebrados atentos al mínimo detalle.

Los mismos universos y cosmologías que ya conocemos tienen otros muchos personajes que aún desconocen el público general, ¡recorcholis!.

“Es que hay que actualizar”… Es posible pero cada varias generaciones, no cada cinco años ni diez ni veinte.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , ,