Prisioneros 2.0

Fortaleza infernal – Peligrosamente unidos – 1997: Rescate en NY – Escape de Absolom

BlogOut_130wYa en una entrada anterior hablé sobre presos y cárceles, sobre reos y condenas, sobre “Prisioneros“, así que poco más puedo añadir sobre el tema. Salvo repetir la idea de que nos guste o no, siempre va a haber prisiones y castigos porque siempre va a haber crímenes.

Siempre porque siempre vamos a tener leyes y burocracia que nos rijan y nos obliguen a ir por el camino que queramos ir y eso es porque necesitamos la seguridad de que existe un orden y justicia. Necesitamos la certeza de que nadie nos robará ni agredirá por temor a un castigo justo que cuente con la aprobación de todos.

Cita_130

Así pues, no nos queda otra que confiar en nosotros para ajusticiarnos por las injusticias que nosotros mismos cometamos. Pero ¿cómo podemos, siendo injustos, repartir justicia?. Proteger al inocente y hacer pagar al culpable no es lo que conseguimos siempre y no es de extrañar…

No somos perfectos ni creo que lleguemos a serlos(ni a acercarnos un poquito). Para mí esto no es una premisa conformista, nada más lejos; significa que la lucha por la justicia no acabará nunca y que por ello no debemos nunca abandonarnos a la desatención de ésta por pensar que unas leyes o los hombres(gobiernos) que las representen van actuar siempre con verdadera justicia.

En fin, como decía, esto es algo que va a haber siempre y el tiempo lo único que va a hacer es actualizarlo y meter la tecnología por medio.

Pero… ¿Cómo serán esas prisiones del futuro?, ¿cuáles serán las injusticias?, ¿cuáles los crímenes?, ¿cómo serán los castigos?…

Sin duda el Hombre encontrará nuevas formas retorcidas de castigar a la par que afloran nuevas formas retorcidas de crímenes… Y nuevas formas retorcidas de injusticias.

Ya está el tema de los gps para los que tienen libertad vigilada, en unos años podremos inyectar algo directamente en el organismo de lo que no se pueda deshacer, que indique su posición constantemente y que aplique descargas de dolor si fuera necesario.

Podremos incluso que dentro de su pena, de su castigo, los privemos de tener sueños placenteros para que así no tuvieran la posibilidad de desconectar de sus condenas, aunque sea en sueños…

Esto es lo que le pasa(o le pasará) al bueno de Christopher Lambert en la grandísima Fortaleza Infernal del grandérrimo Stuart Gordon. En el futuro, lo encarcelan por tener un hijo de más en una prisión de máxima seguridad.

Y si por algún tema de Derechos Humanos y tal pues no se les puede inyectar nada a los presos ni joderles los sueños, siempre podemos ponerles unos collares con explosivos que exploten si intentan manipularlos o si se alejan mucho de otro preso concreto que desconozcan… Así nos aseguramos que los propios presos se vigilen unos a otros. No necesitaríamos ni muros ni guardianes

Es lo que le pasa(o pasará) a Rutger Hauer en la genial Peligrosamente unidos del gran Lewis Teague… Su colegas maleantes lo traicionan y lo envían a esa prisión moderna pero descubrirá con qué otro preso está conectado su collar y escaparán juntos, sin poder separarse mucho para que no les estallen las cabezas. Por suerte es Mimi Rogers.

¿Y si en el futuro el crimen nos sobrepasa?. ¿Y si llega un momento que no nos queda otra que amurallar una ciudad entera y dejar a los criminales a su propia suerte?. Ir soltando allí a nuevos delincuentes apresados y desentenderse. Disparar a todo aquel que se asome por las murallas…

Pongamos que la ciudad sea Nueva York y que resulta que un terrorista secuestra el Air Force One y lo estrella allí y no les queda otra que coger al tío más chungo del mundo e inyectarle un veneno que lo matará si no se mete en Nueva York y vuelve en un tiempo determinado con el presidente. Solo así le darán el antídoto.

Sin lugar a dudas estoy hablando de 1997: Rescate en Nueva York, un peliculón de aquí a Pekín del maestro John Carpenter que contó con Debra Hill en la producción y con un Kurt Russell enorme.

Algo parecido se plantea en Escape de Absolom. En un futuro no muy lejano, las prisiones son empresas que sacan provecho de la mano de obra gratis de sus prisioneros pero a los que dan muchos problemas, los sueltan en la isla de Absolom, donde impera la ley del más fuerte.

A la isla, los presos llegan con lo puesto, nada hay allí salvo la fauna, la vegetación y la basura que traen las mareas… Cada cierto tiempo, la empresa suelta suministros…

El caso es que al bueno de Ray Liotta lo mandan para allá y descubre que hay dos grupos: los outsiders o salvajes que siguen haciendo el mal y los insiders que han construido un asentamiento y tratan de redimirse estableciendo una pequeña sociedad civilizada.

En fin, otra posibilidad que no descarto para el futuro es que utilicemos a los presos con fines de entretenimiento, como ya comenté en “El mundo del mañana mañana” y “¿Y esto cuándo sale, niño?”.

Películas como Perseguido, Gamer o Dearth race nos plantean futuros distópicos en los que utilizamos a los presos en programas televisivos donde se jugarán sus vidas.

Total, que entre todo esto y los “Sheriffs del futuro” de los que ya hablé, creo que delinquir en el futuro y que te pillen(sobre todo esto último) va a ser bastante chungo. No recomendable y eso.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Ciencia-Ficción, Ultimas entradas Etiquetado con: , , , , , , ,
  • Jacobo Ríos

    Cube no sé si la comentaste en el pasado, la guardas para el futuro o se te ha pasado, pero vamos no me quejo de ninguna de las que has puesto en esta entrada. Tengo que pasarte algún día un guión de corto precisamente sobre este tema.
    Ahora que estas en la brecha y sales por la radio y todo hay que aprovechar el tirón jejejejejejejeje

  • Jesus Herrera

    Ufff!! La verdad es que pensar en como seran las carceles del futuro raya tela, sobre todo pensar que te puedan meter en una por la cara