Portales a otros mundos

FORUM – ZINCO – TIMUN MAS – MARTINEZ ROCA – MINOTAURO – JOC INTERNACIONAL

Cuando era pequeño, procuraba estar atento siempre para ir con mi padre a comprar el dominical. Esos suplementos con cómics y tebeos troceados fueron durante años los auténticos momentazos semanales para algunos. Lamentablemente, antes de la hora de comer, ya nos los habíamos fulminado.

También aprovechaba la ocasión para husmear la repisa de cómics, a ver si había llegado el siguiente número de alguna serie que seguía o por si había algo nuevo e interesante. Antes no había internet donde consultar qué editaban y cuándo se ponía a la venta, tampoco si algo se cancelaba o simplemente se retrasaba.

Eso daba rienda a tu imaginación y te montabas tus propias películas sobre las posibles historias y personajes que te podrías encontrar.

“Venga, que nos vamos” y tú ahí revisando por enésima vez una estantería que apenas cambiaba.

Y es que junto a los videoclubs, los recreativos y las jugueterías de grandes superficies, las librerías formaban parte de esos sitios mágicos en los que el tiempo no existía y en los que te gustaría quedarte a vivir.

“¡Qué nos vamos ya!”.

En mi caso(y en el de varias generaciones de vecinos) era la librería Atenea, cuyo eslogan, que se me quedó a fuego, era “Ser cultos para ser libres”. Lamentablemente, la crisis se la llevó hace poco y quizás Ángel, el dueño, no lo sepa pero algunos se nos hace un nudo en la garganta al pensar que aquel portal a otros mundos ya no está.

Empecé a meterme en esto o esto se empezó a meter en mí con los cómics(ya hablé de ello en “Se ofrece superhéroe” y “Sexo y superhéroes”). Principalmente los cómics de Marvel y de Dc, o lo que era casi lo mismo, las editoriales Forum(Planeta DeAgostini) y Zinco.

Sí, también me pirraba por Mortadelo y Filemón, Astérix, Tintín… Pero los superhéroes despertaron en mi una pasión nunca antes sentida, un fanatismo.

Supongo que todo se debía a que la mayoría de personajes ya tenían alguna que otra década a sus espaldas y sus historias nos llegaban troceadas, muchas veces vueltas a trocear y empacar aquí en España.

Ya de por sí, son mundos difíciles de enfocar, con toda la tralla de universos alternativos, viajes en el tiempo o psíquicos, magos y deidades cósmicas que alteran la realidad, poniendo ese universo(Marvel o Dc) del revés y luego dejándolo como estaba. O no.

Cada cómic te proporcionaba muchas más preguntas que respuestas y eso era lo que te enganchaba. Lo que más te ponía de los nervios es cuando un personaje hablaba de algo de lo que tú no tenías ni puta idea de que había pasado, le ponían un asterisco y leías: “Sucedió en el número tal de tal otra serie, edición USA”… “¡Edición USA!”… ¡Decidme el número que tengo que buscar aquí, cabrones!.

En fin, en este sentido, lo que más disparó mis ansias de respuestas inmediatas, fue la primera página del número 42 de La Patrulla X. Era una sola viñeta a toda página en la que Spiderman cuelga ensangrentado, con el traje hecho una mierda mientras Los Nuevos Mutantes, La Visión, La Bruja Escarlata y otros desconocidos con aspecto demoniaco-medieval sonríen viéndolo agonizar…

“¿Pero esto qué cojones está pasado aquí?, ¿y La Patrulla X?, ¿se va a morir Spiderman?, ¿se han vuelto villanos otros supergrupos?…”

Era el primer número de un retapado  al que no pude resistirme con semejante inicio. De relleno, metían una nueva “parte” de la serie del Hombre de Hielo, que parece ser que por accidente ha viajado al pasado, se encuentra sin quererlo con sus padres y unos extraterrestres en insectos gigantes voladores los atacan.

En seguida también empecé con los libros y aunque le di a todo, creo que con la primera editorial con la que me identifiqué fue Timun Mas. Mi primer encuentro fueron algunos de sus libros de “Aventura sin fin” de D&D(concretamente, el primero fue el nº4: Retorno a Brookmere) pero sin duda, lo que verdaderamente me agarró el interior fueron las novelas de Dragonlance y las de terror, en especial las de vampiros, que ocuparon casi toda mi adolescencia.

Leía otras cosas, más y menos frikis(SM, Anaya, Alfaguara, Minotauro), pero la única editorial que en conjunto en aquel entonces consiguió rivalizar en mi propia experiencia personal con Timun Mas fue Martínez Roca, con las novelas del universo expandido de Star Wars(abandonado y sustituido en la actualidad por un nuevo canon) y las de la colección Fantasy.

En Martínez Roca encontré la joya de En Costas extrañas, de Tim Powers, que me marcó profundamente ya que ni en novelas ni en el cine había encontrado antes aquella crudeza, terror y misticismo en los piratas. Para los que no la conozcan, es una especie de Piratas del Caribe para mayores de dieciocho años.

Después de los cómics y de los libros, vinieron los juegos de rol y con ellos(para mi) la editorial Joc Internacional. Zinco, además de los cómics, también editaba juegos de rol, principalmente los de D&D y la verdad es que en un principio, estaba más motivado para jugar a sus juegos, aunque salvo Dragonlace,  los desconocía en su mayoría.

En cambio, los de Joc Internacional sí que me eran más que conocidos. El Señor de los anillos, Star Wars, La Llamada de Cthulhu… Esto unido a que mis primeras incursiones en el rol(en las que no había opción a elegir) fueron con Joc Internacional, me volvieron jocinternacionalista total.

Cierto es que todos andábamos con fotocopias de fotocopias de libros que se compraban a medias e incluso a cuartos pero es que el rol era un vicio caro para adolescentes aunque se amortizan con creces. También en muchos casos resultaba un hobby que debía ocultarse a familiares y gente en general, como ya comenté en “Mamá, juego a rol”, por lo que entiendo que estos debieron ser los principales motivos que al final llevaron tanto a Zinco como a Joc Internacional(y otras) a echar el cierre.

Esto ha generado que con el tiempo, exista en España todo un mercado de segunda mano de juegos de rol, principalmente de ambas editoriales. Muchos de aquellos adolescentes,  ahora rondamos los cuarenta y podemos darnos el gusto por fin de adquirir libros con los que llevábamos años soñando y que nos sabíamos de memoria.

Dirán que somos unos putos nostálgicos pero ¿cómo no echar de menos esos videoclubs, esos recreativos, esas librerías…?. Portales a otros mundos y a otras vidas… Generalmente con afables guardianes que hacían las veces de guía.

Ahora todos son youtubers y blogueros.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , , , ,
  • Jesus Herrera

    La librería Atenea! Que recuerdos… Con la única preocupación de comprobar esos Sábados a las 11 de la mañana, yendo de librería en librería, para ver si habían llegado los cómics de la semana… eso era vida.

    • Hemos vivido niñeces tangentes hasta que el rol cruzo nuestras vidas xD

  • Jacobo Ríos

    Cambio de registro en esta entrada de principio de año!
    Estaremos ante un nuevo principio de Blogout, habremos traspasado el portal a una nueva dimensión de entradas… Giro interesante, no como los de Shyamalan 😀

    • Muy pronto hare un comunicado al respecto!! MONGONOLAN

    • Jacobo Ríos

      En el fondo adoras a Nolan y lo sabes.
      Has visto ya Westworld, con el hermanísimo al frente jeje?

    • Si, esta bastante bien

  • Dix Juan Antonio

    Espero que en tu sección de nuevos mundos toques el tema de “La fundación”

    • Estar, está, pero tengo que darle un buen repaso antes 🙂

  • Pingback: Dragonlance | Blogout()

  • Pingback: Novelas de adolescentes | Blogout()