Perros Vs Gatos

Don Gato – Todos los perros van al cielo – Isidoro – Como perros y gatos

BlogOut_114w_Creo que una de las cosas que te definen como persona es si te gustan los animales(más que las personas) o no. En mi caso, como ya he señalado en alguna ocasión, sueño con retirarme a algún bosque remoto, en plan ermitaño. Con la única compañía de los animales.

Tendría wifi y electricidad, por supuesto.

La cosa es que siempre hemos tenido cierta empatía con los animales en general aunque al mismo tiempo los cazamos, torturamos, esclavizamos y comemos. No me entendáis mal, yo como carne. Como otros animales

Cita_114

En fin, los animales de compañía por excelencia siempre han sido los perros y los gatos. Siempre ha habido más y en los tiempos que corren más aún, como ya comenté en “Animales de compañía” pero el puesto número uno lo siguen ocupando y compartiendo los perros y los gatos.

Es curioso porque ambas especies han tenido y tienen roles totalmente distintos con el ser humano.

El perro fue domesticado por el hombre para que le ayudara a controlar otros animales y custodiar los hogares. Tras miles de años diciéndoles que nos ayuden y nos defiendan, es normal que se diga que son el mejor amigo del hombre. Hemos conseguido que en su ADN lleven empatizar con nosotros y servirnos. ¿Cómo no van a ser nuestros mejores amigos?.

Les he tenido y tengo mucho aprecio pero me siento incómodo con ellos, culpable. Además, huelen mal y los muy hijos de puta a pesar de llevar prácticamente toda la vida con nosotros, aún se cagan y se mean por cualquier lado. Supongo que una especie de subconsciente conjunto rebelde.

En el lado opuesto están los gatos. Nosotros no los queríamos para nada, fueron ellos los que se acercaron a nosotros. A husmear en bodegas y despensas en busca de ratones y calorcito. Y como no nos atacaban(al contrario, nos rehuían) pues al principio no les dimos demasiada importancia.

De ahí ese enfrentamiento ancestral entre perros y gatos; mientras los perros debían ser nuestros guardianes, los gatos burlaban constantemente su seguridad. Imaginaos la impotencia y la furia acumulada durante todos estos miles de años, cuando encima los humanos les damos cobijo y alimiento si obligaciones a cambio…

Son los gatos los que han conseguido domesticarnos a nosotros. Desde los egipcios hasta nuestros días los veneramos como los verdaderos amos de este planeta. Les entregamos nuestro hogar, comida y caricias cada vez que las piden e inundamos internet con millones de videos suyos. Luego pasan de nosotros cuando quieren. No es que no aprendan a venir cuando se les llama, es que pasan. Y basta que les digas que no hagan algo para que lo hagan. Reiteradamente.

Desde que nacen saben que tienen que cagar y mear en un sitio determinado, algo que no hace ninguna especie, ni siquiera la humana.

Total, que soy más de gato que de perro.

Y es que un gato, aunque callejero, siempre es un señor(o señora) y en el mejor de los casos, se piensan que son iguales que nosotros.

La serie de Don Gato de Hanna-Barbera reflejaba esta realidad y la contraponía a la perrita Lassie.

Es obvio que objetivamente preferiríamos tener a Lassie de mascota que a Don Gato de “amigo” pero como buen amante de los animales no debemos pensar que nos viene mejor, en todo caso, cuál querríamos ser.

Pero que prefiera a los gatos no quiere decir que menosprecie a los perros, lo que pasa es que me hacen sentir culpable. Están ahí, todo el día pendiente de ti, esperando que les digas qué hacer o qué no hacer y eso me resulta agotador.

Aparte me dan mucha pena porque hay mucho cabrón suelto que los tratan como meras mascotas, pertenencias sin sentimientos que solo están ahí para los buenos momentos y no para dar preocupaciones.

Si no sabes cuidar un animal, no lo tengas, hijo de la gran puta. Vale que sean una especie inferior y que de buenos, sean tontos pero eso no es excusa para ser ruin y mezquinos.

La película de Todos los perros van al cielo de Don Bluth y producida por Gary Goldman me partió por la mitad. Me traumatizó. La volví a ver hace unos días y reconozco que terminé llorando desesperadamente como un niño pequeño. Casi me pongo a berrear, cosa que hubiera alertado a los vecinos y a ver cómo lo explico.

En la película, en contrapartida a Don Gato, se nos muestra la vida de unos perros callejeros que acogen a una niña huérfana perdida y sola…

Con todas las películas de perros me pasa eso, me dan pena aunque no sean tristes porque de por sí considero triste la existencia de los perros con los roles que les hemos asignados, aunque ellos sean felices con cualquier cosa.

Estos estereotipos diferenciados entre perros y gatos han calado siempre ya que después de estos miles de años en convivencia supongo que todos los hemos asumido. Ahí tenemos por ejemplo la película de Bolt que, muy graciosa, sí, pero que penita que me da del perro.

Como estoy tirando de niñez, no puedo dejar de reseñar al gran gato Isidoro, cuya canción creo que tenemos grabada a fuego en nuestros cerebros toda una generación y que ayudará a quitar el sabor agridulce de Todos los perros van al cielo.

Siempre se ha dicho que tiene muchas semejanzas con Gardfield, cosa que nunca he entendido; por un lado porque Isidoro es anterior y por otro porque no es más que una actualización de Don Gato. Solo hay que ver los opening de ambos.

No sé si os habréis dado cuenta de que hasta ahora que dominamos los medios digitales no ha habido películas de imagen real sobre gatos, al menos como principales protagonistas. ¿Y eso?. Porque los gatos pasan, “Que nos dibujen los humanos, que nos idealicen”.

De este modo hemos tenido fenómenos como El gato con botas. Me gustaba más como personaje secundario.

En la primera década del 2000 me topé con Como perros y gatos, una película que en un principio creí que sería muy infantil pero con la que terminé pasando más que un buen rato.

¡Hay una guerra entre perros y gatos y los humanos no nos estamos enterando de nada!.

Bueno, aquí concluyo la entrada. Mi gato lleva rato pidiendo que le dé de comer. ¿Sabíais que a lo largo de los milenios los gatos han modificado sus maullidos para producir en nosotros el mismo efecto que el llanto de un bebé humano?.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , , , ,