No solo de rol vive el friki

Mordheim – Gorkamorka – Heroclix – Munchkin – Ciudadelas – Heroquest – Arkham Horror

Llevo un tiempo queriendo hacer una entrada sobre juegos analógicos, ya he hablado varias entradas en relación a los juegos de rol(“Mamá, juego a rol”, “Dragonlance” o “Portales a otros mundos”) y tenía esa deuda pendiente conmigo mismo de comentar esos otros juegos que tanto molan; de tablero, de cartas, de miniaturas

En principio no tengo ninguna predilección por unos u otros pero ahora que he ido a listar los juegos que tengo, veo que me decanto por los de miniaturas o, al menos, que tengan muñequitos.

Solo voy a reseñar juegos que tengo, por comodidad y porque presuntamente son los que más me gustan, lo suficiente para haberlos comprados.

Antes quería mencionar dos juegos, que si bien pudieran ser los que más adeptos tienen, yo les tengo un odio absoluto. Warhammer (Fantasy y 40.000) y Magic. Para los que no lo sepan, el primero es un juego de batallas entre ejércitos(de razas diferentes(humanos, elfos, no muertos…) en miniatura (W. Fantasy de fantasía y W. 40.000 futuristas). Magic es un juego de cartas en el que cada jugador asume que es un mago y combaten entre ellos, invocando criaturas y lanzándose hechizos.

¿Por qué los odio?. Por el dinero que cuestan. En Warhammer está justificado; miniaturas, pintura, utensilios de modelaje, escenografía… Pero resulta muy triste ver a los pobres chavales ahí con miniaturas aún sin pintar y trozos de cartón o pequeñas planchas de plástico, “Esta es mi unidad de caballería, el mes que viene creo que podré comprármela”.

Que sí, que no te digo que no es uno de los mejores hobbies que te puedes echar a la cara(no es solo jugar, también es hacer manualidades que pueden resultar auténticas obras de arte) pero poder tener un ejército completo y pintado y una escenografía y espacio suficiente para jugar puede convertirse en una misión que dure casi media vida para algunos.

Por eso, en cuanto salió, yo me hice de Mordheim, que es la misma mierda que el Fantasy solo que con bandas en vez de ejércitos. Como mucho con diez miniaturas tendrás bastante. También tendrás tu dosis creativa pintando y esas cosas, solo que a una escala mucho más económica.

Con la escenografía de cartón que viene(venía) en la caja básica y cuatro cosillas más, tienes suficiente para jugar hasta el aburrimiento. En esta caja ya te vienen 2 bandas, el resto de bandas las vendían cada una en una caja pero también podías usar miniaturas de W. Fantasy.

Mi banda era(es) la de los Cazadores de Brujas, unos fanáticos religiosos. Van Helsings y celotes. ¡Yeahhh!.

Al Necromunda no he llegado a jugar nunca pero es como Mordheim solo que futurista, de W. 40.000. Al que si que he jugado mucho es al Gorkamorka, que va de orcos a lo Mad Max enfrentándose en sus vehículos. ¡Mucho divertido!.

Siguiendo con el rollo de bandas, el juego de Heroclix no pudo salir en mejor momento, coincidiendo con la época universitaria. En este, las miniaturas ya están montadas y pintadas(aunque algunas dejan mucho que desear) pero, bueno, el caso es que es un juego “plug and play” analógico, no como los anteriores.

En este, las bandas se hacen de superhéroes/villanos y personajes de cómics como Lobezno, Batman, Blade, Juez Dredd… El tablero son mapas con cuadricula recreando calles y edificios.

Sigue en activo aunque yo me quedé en el segundo reglamento. Llegamos a montar ligas una tras otra y hacer combates míticos, respetando equipos, como la Patrulla X contra los Vengadores o Batman y sus aliados contra sus enemigos.

En aquella maravillosa época también aparecieron(o llegaron a mi) dos juegos de cartas: el Munchkin y el Ciudadelas.

Lo cierto es que yo tenía muchos prejuicios con los juegos de cartas debido a las Magic pero acabé jugando a ellos casi tanto como a los Heroclix.

Las Magic eran y son el juego del Demonio. El tema está en que cada jugador ha de construirse su baraja para jugar y las cartas vienen en sobres aleatorios. A lo largo de los años, se ha creado todo un mercado con la compra-venta de cartas, con precios que llega a estipular la propia casa, algunos de locura.

Hay cartas con precios desorbitados y te ves auténticos niños intercambiando trozos de cartón por billetes en cualquiera de los muchos torneos que se organizan. Luego está que hay muchas tácticas y estrategias y todos quieren ganar…

Si algún magiquero me lee, yo jugaba con un mazo negro-rojo de unas 100 cartas, lanzando siempre que podía cartas tipo Infierno o Anarquía, para joder a todo el mundo incluido a mi para desesperación de todos.

En fin, el MunchkinMunchkin es en plan coña, cada jugador es un aventurero explorando mazmorras al que pueden ayudar o putear los otros jugadores. Con este tienes risas aseguradas; monstruos ridículos, maldiciones chungas, puteos y venganzas.

El Ciudadela va de construir cada uno su propia ciudad, mientras en cada turno asumen personajes distintos(el Rey, el asesino, el ladrón, el arquitecto…) y putear siempre que se pueda a los otros jugadores.

Pero al juego que más cariño le tengo, supongo porque fue de los primeros, es al Heroquest. Se podría decir que es un juego de rol simplificado llevado al tablero. Aquí hay unos personajes predeterminados(Mago, bárbaro, enano…) y el tablero son los pasillos y habitaciones de una mazmorra que se van descubriendo según se avanza. Por su puesto habrá enemigos a los que combatir y un tesoro por encontrar.

Hace un par de años salió un crowdfunding para el Heroquest 25 aniversario, made in spain. No llegué a apuntarme porque me parecía extraño que una empresa española tuviera los derechos del juego y decidí esperar a que saliera directamente a venta. Creo que eso fue en 2.014, aún sigo esperando y los mecenas más. Si alguien le interesa el tema puede hablar directamente con mecenas(no solo de España) en el grupo de facebook de Quiero mi Heroquest 25 aniversario!.

En cuanto a juegos más “actuales”, soy fan incondicional del Arkham Horror. Está ambientado en el mundo de La Llamada de Cthulhu, en los años veinte. Hay unos cuantos personajes para elegir, cada jugador asume el papel de un investigador(profesional u ocasional) que deben colaborar para luchar contra demonios, fantasmas, sectarios, vampiros y un sinfín de seres que están apareciendo en la ciudad de Arkham.

Hay que jugar un par de veces para cogerle el tranquillo, lo cierto es que es algo complejo y luego está el tema de que lo más normal es que mueran todos, como es lógico en un juego ambientado en Lovecraft.

Tengo algún juego más pero está entrada se está extendiendo, ya es tarde y mañana es lunes.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , ,