Nirvana

Creo que ya comenté cómo conocí a Nirvana. En realidad sé perfectamente que lo hice, concretamente en la entrada “El funesto club de los 27” pero la voy a volver a contar y así me doy tiempo para pensar qué más contar. Como siempre, estoy lleno de pereza un domingo más…

Pues eso. Creo que era primero o segundo de BUP, un compañero de clase me había estado dando la brasa con que tenía que escuchar a Nirvana porque iban con mi rollo…. ¿Qué cual era mi rollo?, eso lo pregunté. “Así, que pasas de tó… Que te da igual llevar ropa vieja y rota”, dijo señalando la manga de mi cazadora. La miré y vi que tenía una pequeña raja que no había visto.

El caso es que no había internet donde buscar algún video o canción y tampoco es que echara mucha cuenta a mi compañero, lo que más odiaba(como buen adolescente) es que me dijeran que tal cosa u otra iba conmigo, aunque fuera otro adolescente el que me lo dijera. Él no se acordaba de traerme alguna cinta(unas cosas antiguas donde se guardaba la música) y yo no me acordaba de recordárselo.

Pero un buen día, a primera hora, al sentarnos, se giró(se sentaba delante de mí) con cara rara y dejó un cd sobre mi mesa que tenía rotulado a mano “Nirvana”. “¿Te has enterado?, Kurt Cobain se ha suicidado. Con veintisiete años solo”.

¡Veintisiete!, ya estaba al tanto de la maldición de los 27, a través de Jim Morrison, como ya comenté en “The Doors”, así que me quedé pensando en Nirvana todo el día, hasta que al fin pude escuchar el cd.

No recuerdo cuál fue la primera ni tan siquiera cuáles eran el disco y medio al que pertenecían pero me quedé atrapado escuchándolo en bucle. No había escuchado nada parecido antes y aquellos ritmos, a veces lentos, y esa voz desgarrada fueron calando en mi. Las canciones que más se me quedaron al principio fueron Rape me y About a girl.

Yo pensaba que a mí lo que me gustaba era el punk pero no, era más el grunge, su hijo bastardo. Fui comprendiendo lo que quería decir mi compañero con lo que las pintas iban conmigo. Me jodió no ser especial y pertenecer a un estilo pero bueno, a nivel de pueblo no se notaba tanto así que lo sobrellevé.

La cosa es que su suicidio tuvo bastante repercusión, quizás porque coincidió que fue cuando empezábamos a usar internet y a estar más globalizados. Aquellas imágenes en las que veíamos una puerta abierta y las piernas de Kurt, tirado en el suelo, muerto… Multitud de fotos, videos, escritos… Además de la discografía, rarezas, ensayos, maquetas, conciertos

Cualquiera podía volverse un experto en Nirvana y Kurt Cobain en un par de semanas, yo lo hice pero no como ahora, que te vuelves fan de algo unas semanas y luego te olvidas. Cierto es que ya no los escucho todos los días pero todas las semanas algo cae.

Resultó que al poco salió el documental “¿Quién mató a Kurt Cobain?” y los fans se revolucionaron. Yo tardé un par de meses en poder verlo y como supongo muchos en España, los pasé en vilo preguntándome qué había pasado. Reseñas y sinopsis sugerían que todo había sido un montaje, que su mujer, la también música Courtney Love estaba detrás de su muerte.

Lo cierto es que su relación tenía muchas reminiscencias a la de Sid Vicious y Nancy Spungen, tormentosa no, huracanada y con final fatídico. Era factible, ¿por qué si no habían hecho un documental?.

Cuando finalmente lo vi, me quedé un poco trastocado. No ya por las posibles conclusiones finales, si no por la inmersión en la vida en Seattle en general y la de Kurt Cobain en particular. Visto en perspectiva, era germen del nuevo tipo de documentales tipo “Callejeros”, sacando a relucir los personajes más peculiares en su estado puro; camellos, chulos, matones… De todo.

También había muchas imágenes de archivo, videos caseros en su mayoría, no solo de conciertos y tal, también trozos de videos familiares cuando era niño y adolescente. Aquello me golpeó bastante, me resultó muy triste. No era como con el ya mencionado Sid Vicious, Jim Morrison o incluso Freddie Mercury, Kurt resultaba más cercano, más mundano quizás.

Un tipo delgado, desaliñado, con melenilla rubia y ojos azules. Viejos jerséis, rebecas, pantalones rotos… Eso unido al frecuente sentimentalismo en las canciones pudieran hacer creer que nada tenía que ver con el punk pero la rabia, la provocación, la actitud, seguía ahí.

Que sí, joe, a pesar del Unplugged que se marcaron en la MTV; todo un montaje perfectamente ejecutado para dar un nuevo aspecto al grupo, más maduro, sosegado, con influencias… Para alcanzar a más público.

Funcionó a la perfección, incluso para los ya fans y tanto el directo como los videos se convirtieron en un disco emblemático(¿Cuál no lo fue?) del grupo.

Nirvana me abrió camino a otros grupos del momento que fueron complementando mis gustos musicales y de los que fui fan por etapas, como Pearl Jam(que tanto adoro ahora), Samshing Punkies, Alice in Chains, Red Hot Chili Peppers, Offspring o Greenday. En fin, la MTV de entonces, la Generation Next de Pepsi y todo eso.

Dos años después de la muerte de Kurt Cobain, andaba aporreando una guitarra eléctrica, tocando sus canciones con un amigo como si no hubiera un mañana. No tengo ni idea de cuánto tiempo pudimos echar en total en aquella época, tocando canciones y hablando de “Kurko”, como le decíamos los colegas, esperando a un bajista y un baterista que nunca llegaron.

Mi amigo, Vicente, era mucho más friki y tenaz con el tema y recopiló e imprimió todas las canciones, con sus traducciones y tabulaciones(en aquella época tenía su mérito). Su odio por Courtney Love también era mayor que el mío y cuando sacó con Hole, su grupo, Celebrity Skin, tuvimos un encontronazo. Supongo que aquel fue el punto de inflexión en el que nuestra amistad comenzó a deteriorarse de tantas horas ensayando y otras tantas jugando a rol.

Yo le dije que me molaba Courtney y él me dijo que vale, que él se quedaba con Melissa, la nueva bajista(de Smashing Pumpkins) pero yo le dije que no, que si no aprobaba a Courtney, no podía optar por nadie del grupo… Y yo me quedaba las dos.

En fin, hace un par de años me entró de nuevo la fiebre nirvanera durante unos meses. Una muchacha repleta de subterfugios me espachurró el corazón. No sé cómo ni porqué pero cuando me di cuenta no dejaba de escuchar You know you´re right, Opinion, Sappy y All apologies, Como as you are… A todas les encontraba un nuevo significado, como si hablasen de mi y de ella. Es lo que tienen las canciones y la poesía, que uno se cree muchas veces que hablan de uno y sus cosas.

Después de la muerte de Kurko, Kirst Novoselic y Dave Grohl se separaron y formaron sus propios grupos, lo cual les fue bien, sobre todo al último, con su grupo Foo Fighters.

Kurt y Courtney tuvieron una hija, Frances Bean, que actualmente es artista visual.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Musica, Ultimas entradas Etiquetado con: , ,