Monstruitos

Critters – Ghoulies – Munchies – Hobgoblins

img063-monstruitos_wYa en más de una ocasión he hablado de mi relación amistosa y precoz con todos los seres del inframundo. Ese Terror amigo… Los niños necesitan amigos pero lo que todo niño quiere tener realmente es una mascota.

Un perrito, un gatito, un periquito, una tortuguita, un pececito, un hamstercito… Creo que los tuve todos y aunque todos fueron grandes amigos, no llegaron a llenar cierto vacío que tenia sobre las mascotas al igual que me pasó con los amigos y colegas.

Yo buscaba algo más en una mascota; cagarse y mearse por la casa o estropear un mueble o alguna ropa no eran maldades suficientes para mi, de hecho lo consideraba infantil y aburrido. Me hubiera gustado poder tener un tigre o un cocodrilo pero claro, mis padres decían que luego se hacían muy grandes y que tendrían que tener un cuarto para ellos solos.

Cita_063-monstruitos

Había escuchado que en EEUU habían solucionado el problema con los cocodrilos, tirándolos por el váter cuando empezaban a crecer… Yo soñaba que me regalaban uno, que lo criaba y que cuando empezaba a crecer, lo tirábamos por el desagüe y allí en las alcantarillas mutaba, se hacía ninja y comíamos pizza juntos todos los días.

Me contaría que se había comido a un inspector del ayuntamiento y que luego había vomitado lo que no había podido digerir en la piscina municipal, diez minutos antes de que abriesen…

Lo sé, yo no quería una mascota, quería un monstruo. Un monstruito simpático con mucho sentido del humor, a su manera.

La película de los Gremlins no estuvo mal(ya hablé de ella aquí) pero, puf, si me das a elegir entre Gizmo y Spike… Es que no hay color.

¿Quién quiere un bichito peludo, tierno y que canta?. Creo que hasta hacia caquitas rosa con olor a mango. “Que no se moje y a partir de las doce no le des de comer… “. ¡Pero si a las mascotas se les puede dar de comer a cualquier hora!. Me metería a animalista solo para que se permitiera que los gremlins se mojaran y comieran siempre que quisieran. ¡Libertad!.

El caso es que nunca tendría un gremlin, no querría arriesgarme a que me tocara el único que no se transforma.

Los Critters son otra cosa, de todos los monstruitos que pululan por ahí, son los únicos capaces de hacerle sombra a la popularidad de Gizmo y su especie. Ellos no tienen un “modo bueno” ni nada, ellos son malvados y cachondos desde que nacen.

Y mucho más sanguinarios… ¡Dónde va a parar!. Además como son medio erizos, tienen ahí sus púas que lanzan como cuchillos envenenados. Se comen todo lo que pillan sin distinción aunque prefieren las cosas vivas y en especial, los humanos.

La cosa es que los tenían por ahí en una prisión espacial pero logran escaparse y terminan accidentándose en la Tierra, en un pueblecito de EEUU de esos bonitos con granjas. Tras ellos van dos cazarrecompensas que pueden tomar el aspecto que quieran, como el de una rubia despampanante.

Una película grandísima del genial Stephen Herek que dio inicio a una gran saga.

En tercera posición llegaron los Ghoulies que si bien no calaron tanto como los Gremlins o los Critters, eran aún más cachondos y asquerosos(icónica la imagen del ghoulie saliendo del váter).

Estos pequeños monstruos son en realidad demonios invocados por accidente(lo típico, alguien que no cree, realiza un ritual y pasa lo que pasa)que aparte de ir por ahí haciendo el mal, matando gente y esas cosas, lo que pretenden en última instancia es abrir las puertas del Infierno y liberar a todos sus colegas y al mismísimo Lucifer.

Una película de Luca Bercovici que también inició saga aunque muchos padres se movilizaron para retirar esta primera.

Luego están los Munchies, que también son alienígenas como los Critters. Lo que pasa es que al principio solo hay uno, como los gremlins. Se lo encuentran en unas ruinas y parece desvalido y abrazable… ¡Para casa!.

La cosa es que el bicho es como los gremlins, también se transforma pero a su antojo. En realidad es malvado siempre y pone su aspecto “bondadoso” para ganarse la confianza de los humanos…

En cuanto lo descubren, lo descuartizan(¡cómo tiene que ser!) pero resulta que de cada cachito sale otro bicho y la cosa se desmadra… Todo el que se encuentra un Munchie termina troceándolo de una manera u otra y en consecuencia, cada vez hay más.

Una película de monstruitos muy entretenida que cuenta con Roger Corman como productor.

Y finalmente, los Hobgoblins. Los mejores. ¿Por qué?, pues porque esto bichejos tiene control mental con lo que logran que sean las propias personas las que comentan maldades y luego comérselas. Las hacen alucinar, juegan con sus fantasías y las vuelven del revés. Una pasada.

Sin duda serían la mejor mascota. “¿Qué qué hago el finde?. Me quedo en casa con mi hobgoblin, que me va hacer creer que vendrá Angelina Jolie…”, “¿Así que el vecino del quinto que me caía tan mal ha muerto devorado?. No tenía ni idea…

También extraterrestres.

Sin duda estos son las mejores mascotas que un niño podría tener. Al menos yo y sé que más de uno de vosotros también. Hay algunos monstruitos más por ahí pero no son tan cachondos, no los conozco o me he olvidado de ellos.

Y si tenéis alergia, no pasa nada. Siempre podéis compraros algún muñeco que hable y haga cosas, como ya comenté en Juguetes de miedo.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , , ,