Miedo de cojones

Poltergeist – Al final de la escalera – Cementerio viviente – En la boca del miedo – Horizonte final

 –

wFoto040-miedodecojones_01La imaginación es un arma de doble filo, como ya comenté en Terror amigo. A lo que más teme el ser humano es a lo desconocido porque al no saber qué es, su imaginación trata de definirlo y tratándose de miedo, optará por lo que más terror le cause.

La ignorancia es el combustible del miedo, es algo de manual. Da más miedo no saber qué se mueve en la oscuridad que saberlo, aunque sea un asesino con un hacha o un vampiro. Porque cuando lo sabes aunque te cagues enormemente, ya sabes a que te atienes. Te cagas solo una vez. Mientras no lo sabes, te pones a pensar y te cagas por caga cosa que pudiera ser. Un fantasma, un familiar que es un hombre-lobo, una rata, un extraterrestre con una sonda en la mano, tu gemelo malvado que murió al nacer, un testigo de Jehová, tu ex que ahora es transexual y quiere retomar lo vuestro…

wCita040-miedo_01

Esa obsesión que tiene el hombre por explorar y descubrir no es gratuita, tiene una razón de ser. Mientras no crucemos a las Américas, mientras no lleguemos al fondo bajo el mar, mientras no lleguemos a la Luna, nos dará miedo imaginar qué hay allí y ese miedo no dejará de crecer hasta que estemos allí.

En algún momento después de los ochenta empezamos a cambiar nuestra perspectiva y concepto del miedo y del mundo, influenciando directamente a la imaginación y entrando en un círculo vicioso de decadencia con ésta.

No hablo de mierdas como Crepúsculo y similares, no. Hablo de que lo que se considera de terror ahora, no deja huecos para que respire la imaginación; todo se explica y lo que no, es un misterio impuesto por cojones, forzado. Más que sentir miedo, son sustos y escenas desagradables hiperrealistas.

Véase como ejemplos las originales y los reboots de Evil Dead o Freddy Krueger. Ahí podemos apreciar ese cambio de la percepción del terror y el miedo.

Antes, el miedo de las pelis de terror anidaba en ti y no te abandonaba. Siempre encontrabas un hilo del que tirar y darle vueltas por la noche acojonado. Cosas de tu vida cotidiana que de repente, te daban miedo.

A mi, por ejemplo, me marcó Poltergeist(entre muchas otras). Desde que la vi, no puedo dormir con armarios cerca que no estén cerrados ni tampoco puedo quedarme viendo la tele sin sintonizar…

Que Steven Spielberg compinchado con Tobe Hooper te quisieran meter miedo siendo tú un chaval, acojonaba a cualquiera. Y encima el Jerry Goldsmitsh tocando los cojones con la musiquita… Un infierno. Que mal lo pase.

El tema además es que era en plan le puede pasar a cualquiera si o si. Que tu casa tenga un poltergeist.

Aparte tanto Carol Anne(Heather O´Rorke) como la médium enana interpretada por Zelda Rubinstein están más que asentadas en el imaginario del terror de la época. Rostros y voces que te persiguen toda la vida desde la oscuridad

Luego encima se muere peña del reparto durante la saga, después de rodar e incluso durante rodaje. Cuatro en total.

Y tú ahí, sin tener ni puta idea de por qué si tiras algo al armario sale por el techo del salón o cómo cojones un árbol puede ser tan hijo de puta o qué hace tu hermana encerrada en la emisión de la tele… Sí, te explicaban el porqué de las cosas pero en plan “los espíritus son así”.

Otra que me dejó tocado fue Al final de la escalera. En la misma línea de fenómenos poltergeists solo que de un solo espíritu y en una mansión enorme. El prota además no era nada estilizado, mayor y regordete por lo que al contrario que Poltergeist, con Al final de la escalera(The Changeling) no había dios que se pudiera identificar. Y aún así, acojona igual o más.

Un profe de música amargado por la muerte de su mujer e hija, se cambia de ciudad y en la fundación en la que entra a trabajar, le dejan una mansión que tienen en propiedad y en desuso para que precisamente eso, se le dé un uso. Que viva, componga y dé clases allí.

El caso es que si bien cualquier casa tiene ruidos raros por las noches, la mansión de la peli tiene todo un festival sonoro aterrador, la rave de los poltergueist, que poco a poco va subiendo de tono hasta que el profe se da cuenta de que alguien que murió allí trata de decirle algo.

A partir de que la vi, me suelo poner nervioso cuando veo caer una pelotita por unas escaleras y cuando oigo campanadas o golpes similares, no puedo evitar recordar aquellos golpes…

Todo termina teniendo su explicación, pero al igual que en Poltergeist, las explicaciones serán dadas desde la espiritualidad.

Pero sin duda la que supo enredarse en mi alma fue la de Cementerio de animales. Basada en un libro del maestro King.

La cosa es que un médico se muda con su familia a un pueblecito y allí pues hay un cementerio de mascotas(¿puede existir algo más triste?). La carretera que cruza el pueblo es muy peligrosa…

Resulta que un fantasma/zombie y un vecino le advierten que más allá del cementerio de animales hay una extensión en la que todo lo que se entierra, vuelve a la vida pero cambiado…

El gato de la familia muere atropellado y al pobre doctor viendo a su hijo desconsolado, decide probar a ver si puede revivirlo.

Lo pasé muy mal con esta peli, tiene varias secuencias que consiguen realmente agobiarte y acojonarte sin basarse en el susto, al contrario, se recrean en que el miedo cale en tus huesos.

Hicieron una segunda parte tardía pero bastante digna.

Como decía, nuestro mayor enemigo es nuestra imaginación. Da más miedo leerse un libro que verse una peli(entendiendo que ambas den miedo, claro) y cuanta más imaginación tengas, peor.

De eso sabía mucho el bueno de Lovecraft, que cuando se ponía a describir sus criaturas monstruosas eran tan abstracto y retorcido que terminabas por recrearlas tú, con tus mayores miedos.

Y el único ser capacitado para captar esa esencia y llevarla a la pantalla es John, “mi colega” Carpenter con En la boca del miedo. Increíble película protagonizada por el magnífico Sam Neil. Toda ella impregnada por el universo lovercraftiano, como Dagon, la secta del mar, de la que ya hablé aquí.

En esta peli, un escritor de éxito de novelas de terror ha desaparecido junto al borrador de su última novela. La editorial contrata a Sam Neil para que investigue el paradero del escritor pero sobre todo, que encuentre la novela.

Se da el caso de que a algunos lectores, fans del autor, se les va la cabeza y se ponen a repartir hachazos entre el personal pero el investigador cree que tanto eso como la desaparición de Sutter Cane(el escritor)es todo un montaje publicista y piensa que solo tendrá que seguirles el juego y cobrar… Pero empieza a leerse las novelas, a tener pesadillas y un misterioso hallazgo le hará desplazarse a un pueblo que no aparece en los mapas conocidos.

Una película sublime con momentos como el del “ciclista” nocturno que han pasado a la posteridad como instantes de mayor acojone sin sangre de por medio, sin sustos y sin que en verdad pase ná de ná.

Horizonte final fue como el último cartucho de todo aquel cine de terror diciendo “¿Qué queréis, modernización?… ¿en el futuro, en el espacio, como en Alien y sangre, maldad y sustos como en Hellraiser?. Pues ahí lo lleváis.” Yeah.

Resulta que en el 2047 reaparece después de siete años la nave Horizonte Final, varada en la órbita de Neptuno. Mandan a un equipo a investigar, entre ellos el diseñador de la Event Horizon(que es la mima nave pero en inglés), que les informa que se trataba de una nave experimental, capaz de crear un agujero negro y atravesarlo…

Pero… ¿Dónde está la tripulación?. ¿Dónde ha estado la nave?. ¿Por qué ha vuelto?.

Una película sencillamente genial, con una intensidad que logra agobiarte por momentos.

Protagonizada por Laurence Fishburne y ayudándole a que pasemos miedo el repetitivo y genial Sam Neil(deberían hacerle un monumento o algo).

En fin, hay muchas pelis de miedo buenísimas, que de verdad te hacen pasar miedo. Me vienen tantas a la cabeza que esta entrada sería eterna… Estas son las primeras que me han venido a la cabeza que dejan mucha cancha a que te fabriques tus propias paranoias que luego no te dejen dormir.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , ,