Me gusta todo tipo de música

School of RockCasi famososSiempre locosTim Minchin

wFoto012-Musica_01     Hasta los narices de la gente guay que dice que le gusta todo tipo de música y no tiene ni idea más allá de los arquetipos comerciales de los 40 abrazafarolas de la radio. Claro, siguen a un meapilas que lo único que hace es cantarte la misma mierda de distintas formas y en distintos “géneros” o “estilos” y piensan: “Paquito es guay. Paquito toca todo tipo de música. Me gusta Paquito. Me gusta todo tipo de música”.

Es el problema de la lógica y de lo silogismos. Solo funciona cuando el que los usa tiene un coeficiente intelectual/cultural mínimo. Y en el mundo en general y en España en particular, no es que abunde la correcta aplicación de la lógica y de los silogismos. Por la falta de autocrítica, por la incapacidad que tenemos de pensar que somos idiotas.

¿Ves?, ¿a que tú también piensas que tú no eres uno de esos imbéciles que piensan que no son imbéciles?. Pues deja de sonreír. La aplastante lógica de los silogismos nos indica que si piensas que no eres un mendrugo integral, es que lo eres. A pesar de las pajas mentales que te hagas.

Y en la música, la ignorancia es un gran problema. Más que en otras artes, quizás porque es más cotidiana. En el coche, haciendo deporte, en un bar… Hay tanta oferta y tanta demanda que si no fuese por Internet… En fin. Cada vez seriamos menos los que, gustándonos músicas concretas, escuchamos todo tipo de música.

Ahora unos dicen de quitar la asignatura de música y otros que no. Lo que hay que hacer es reformarla, coño. Tocar la flauta y empollarte la vida y obras de Vivaldi está muy bien pero eso no nos conduce a nada. Mucho menos a un niño.

La asignatura de música debería tener el mismo valor que la de historia o matemáticas y además concentrarse en el Rock. Le pese a quien le pese, la peli de School of Rock del genial Richard Linklater, es una guía a seguir.

Yo le daba todo el sueldo que ha cobrado hasta ahora el ministro Wert de una tacada a Dewey Finn(Jack Black) para que diseñara el temario y estableciera las pautas pedagógicas a seguir con la gran asignatura que debería ser la de música.

En la peli, el bueno de Jack Black interpreta a un músico frustrado anclado a sueños adolescentes(conozco perfectamente esa sensación) que con los años se ha convertido en un estudioso o friki del Rock, haciendo del Rock su propia religión. Deidades, profetas, cosas sagradas… Como tiene que ser.

El caso es que el tipo es un gamberrete(¿Jack Black?) que haciéndose pasar por su compañero de piso, se cuela como profe sustituto de música en un colegio de pago. Y por supuesto, la lía.

Una película muy divertida y en la que se muestra cómo conseguir esas sanas cosas que buscaba Platón cuando decía que los niños(y no tan niños) tenían que estudiar y ejercitar la música por cojones.

Hay un momentazo en el que se ve la pizarra toda escrita con “La historia del Rock” y se ven grupos y cantantes… Cuidar esos detalles en una peli dice mucho de los que la hacen.

La gente debe de tomar consciencia que la música es la piedra angular de una sociedad civilizada y si la desprestigiamos, elevando a los que se adaptan a las modas o pensando que la música cofrade tiene más mérito que unos chavales en un garaje… Vamos de culo.

El Rock debe ser una asignatura a estudiar y no podemos permitirnos que la chavalada compre camisetas con logos de grupos o caras de cantantes al tun tun, simplemente porque molan los colores.

El otro día precisamente tuve un problema con una chica cuando me dijo que era “muy fan” de los Doors, que le encantaba la personalidad de Jim Morrison… Como estábamos en un momento íntimo y desenfadado, le dije que quería beber su sangre y cantar mientras me la chupaba…

Se cabreó y se puso a gritar, yo pensaba que estaba de cachondeo y le dije “A mí no pero a Jim Morrision, sí. ¿No?”. Sin dejar de gritar me preguntó que qué cojones tenía que ver Jim Morrison con eso…  Le pregunté que si es que no conocía al Rey Lagarto… “¿Un rey de lagartos?… ¿Qué me estás contando ahora?. ¡Estás loco, que te den!”. Y se fue.

Eres TONTA, con mayúsculas. Me rompiste el corazón pero eres tonta.

En fin, que uno debe saber de lo que habla cuando dice que es fan de algo o se compra una camiseta. Hay que ser como William en la peli de Casi famosos y conocer a tus ídolos hasta el punto de autodesmitificarlos. Poder entender sus canciones más allá de lo que puedan decir las letras y hacerlas tuyas.

William es un chaval en los 70 que ama el Rock con aspiraciones periodísticas, como el astrónomo que quiere relacionarse con astronautas… Con perseverancia y echándole cara, consigue un encargo de la revista Rolling Stone para que acompañe al grupo Stillwater en su gira y escriba sobre ellos.

La peli nos cuenta como William pierde la virginidad, se enamora por primera vez, coge su primera borrachera y conoce a sus ídolos con la música como medio y como contexto.  La película nos muestra que no hace falta ser músico para entender la música pero también que no vale con simplemente decir que te gusta.

Lo mejor de la peli es que está basada en hechos autobiográficos del director. El cabronazo viajó con Led Zepplin, The Eagles… Bebió y se tiró a groupies con ellos. CABRONAZO.

Siempre locos podría ser una segunda parte de Casi famosos pero sin el chaval, solo el grupo. Y la groupie.

Veinte años después de separarse y seguir caminos distintos y lejos de la música(la fama o el éxito), uno de los ex componentes del mítico grupo de los 70 Strange Fruit se topa con el organizador del último festival en el que tocaron que resulta que quiere hacer una reedición de aquel festival con los mismos grupos

Casi llegaron a triunfar pero más allá del éxito, todos añoran esa sensación de libertad de cuerpo y alma… Aunque están viejos y hechos una mierda, le echarán huevos. Nunca se es demasiado viejo para rockanrolear.

Esta no es autobiográfica ni nada pero al que vea Casi famosos y se quede con ganas de saber de cómo podrían ser en la actualidad un grupo de aquellos que vivieron el periodo de esplendor de la música moderna, esta es su peli. Igual de entrañable y afable.

La música nos es vital y debemos cuidarla. En la fabulosa serie/spin off Angel está el personaje de Lorne, un demonio que escapó de su universo paralelo en el que no existe la música en forma alguna. Terrible.

Descubrió la música en nuestro mundo y decidió quedarse y montar un karaoke para demonios y otros seres oscuros pero eso, como se suele decir, es otra historia…

No podemos seguir revolcándonos felices como cerdos en el barro de la ignorancia. Luego pasa lo que pasa, que estás de chaval en el cine viendo El ultimo gran héroe, dicen eso de “No te fíes de él, mató a Mozart” y eres tú el único que se parte el ojete.

Debemos implicar verdaderamente la música, el Rock, más en nuestras vidas. Dejar de permitir a nuestros chavales tanta discoteca, tanto temazo y tanta tontería y empezar a encerrarlos los fines de semana en garajes en grupos de 3 o 4 con instrumentos musicales.

Y si eres un negado para tocar, no pasa nada. Mírame a mí, yo solo soy otro Rock and Roll Nerd de mierda. Viva Tim Minchin.

 

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , ,