Matar al monstruo, matar a Dios

SobrenaturalLos guardianes de la nocheCrónicas MutantesGrimm

wFoto023-monstruo_01Desde que el hombre es hombre, siempre ha habido bicharracos sobrenaturales acechando en las sombras. Debajo de la cama, en un bosque, en el mar… Muchos se crearon con una causa específica; ser garantes de una moralidad o, más bien, ser los castigadores del incumplimiento de dicha moralidad.

Así se han forjado los monstruos más clásicos, fomentando el miedo a jugar a ser Dios, el miedo a leer libros arcanos, el miedo a no ser castos o el miedo a escarbar en el pasado.

Los monstruos siempre actúan como criba de los pecaminosos. Los únicos que sobreviven al final son los más puros de corazón o al menos son los que más posibilidades tienen con diferencia. Es de manual.

wCita023-Monstruos_01

En muchas películas la que sobrevive es la típica niña guapa que no tenía ni puta idea del monstruo en cuestión y que a pesar de las tentaciones, se mantiene casta hasta el final.

El friki que lee libros arcanos y que lo sabe(o averigua) todo sobre el monstruo, muere.

Los que practican sexo, mueren. Incluidos los que lo practiquen en solitario.

El que se fume un porro, muere.

El negro, muere.

Es así, al final la mayoría de los monstruos son agentes del bien. Son la Ira de Dios, purgan el rebaño de ovejas descarriadas para dejar solo a los puros e inocentes. Seguro que si estás cara a cara con un monstruo y no tomas drogaina y eres virgen, saldrás vivo milagrosamente de la situación.

Por eso hay que luchar contra ellos, hay que matarlos. A todos. Nos han estado tomando el pelo desde el principio. Son la misma mierda, están compinchados. Esto es bueno, esto es malo. Hereje, apostata, cismático, pecador… ¡Basta!.

Los monstruos no matan a discreción, son selectivos. Mucho se ha hablado ya de las reglas o normas que hay que tener en cuenta para sobrevivir en caso de monstruo. Al final es un puto juego.

Dios y Lucifer quedan los domingos de barbacoa para revisar las normas y sus infractores.

Por eso me molan los hermanos Winchester de la serie Sobrenatural. La serie más cañera de todos los tiempos. A ellos les da igual si eres ángel o demonio, si te envía Dios o Lucifer… A tomar por culo todos ya, hombre.

Pertenecen a una casta de cazadores de monstruos bastante peculiar; casi todos parecen haber salido de la América profunda, con sus dientes comidos de mierda, sus ropas y tal. Excepto Dean y Sam Winchester, que son unos guaperas estilosos.

El caso es que van recorriendo América escuchando hard rock en su Chevrolet Impala negro, parando a comer hamburguesas, beber cervezas y matar algún monstruo que esté dando por culo.

Sam y Dean son muy conocidos en el mundillo oscuro. Su padre era un gran cazador cuya muerte sintieron muchos y aparte, tienen un revolver del viejo oeste que mata a cualquier monstruo y lo manda derecho al infierno.

Los demonios son los primeros en fijarse en la familia Winchester y putearla. Temporadas después, los poderes celestiales también se pondrán pesados con ellos.

Por el camino irán adquiriendo archienemigos y algunos aliados, como Castiel, un ángel renegado que es uno de los mejores personajes que he visto en mi puta existencia. Monstruoso. Enorme.

Una serie trepidante, con algún episodio de relleno pero sumamente entretenida y con una banda sonora espectacular.

En Los Guardianes de la Noche y Los Guardianes del Dia(segunda parte), podemos ver más claro al bipartidismo moral al que el ser humano está sometido.

Ambas fuerzas(el Bien y el Mal), en vista de que no puede coexistir, deciden una especie de tregua para que ambos bandos puedan existir y, ya que están, trastear con los humanos, mezclándose con ellos.

Se supone que entre ellos se vigilan para que ninguno haga maldades o bondades, de ahí lo de los guardianes del día/noche pero la realidad es que el sistema está viciado y todo sigue siendo una guerra fría, aguardando el momento para retomar el Apocalipsis.

La verdad que estas pelis me supieron atrapar desde el primer momento, con su actualización del cristianismo y con una dirección, fotografía y montaje sublimes. Cuando digo sublimes quiero decir del carajo.

Se supone que la Fox iba a hacer la tercera, Los Guardianes del Crepúsculo pero supongo que sonaba tan mal y tan horrenda, que finalmente decidieron no arriesgarse a ser recordados como los que la cagaron teniendo un material previo tan cojonudo.

Todo esto del Bien y el Mal nos viene de lejos y creo que nos perseguirá eternamente. Y si no os lo creéis, pasen y vean Crónicas Mutantes. Ambientada en el juego de Rol homónimo.

Ahí vamos en el año 2.700 y pico, guerras tras guerras, la tecnología está a niveles de la máquina de vapor…

La Tierra está dividida en territorios de corporaciones que luchan con sus ejércitos contra las otras por los pocos recursos del planeta.

Y ahí están, tirándose bombazos cuando hacen un agujero del copón y descubren en medio del campo de batalla, una megamáquina enterrada hace 10.000 años que se pone a funcionar, convirtiendo a los hombres en una especie de demonios(mutantes).

Entonces aparece el hermano Samuel(Rod Pearlman), explicando a los líderes de las naciones-corporaciones que la máquina es Satán, que viene a convertir a toda la humanidad en demonios y a la Tierra en el Infierno.

Tiene un libro, así como de instrucciones pero a modo de Biblia y pide a las corporaciones que le presten un grupo de soldados expertos para internarse en la máquina y destruirla.

Después de ver esta peli, te queda la misma sensación que con Los Guardianes de la Noche y del Día; solo hay dos bandos y tienes que elegir uno u otro. No te permiten una tercera opción, como en Sobrenatural. El Bien y el Mal hegemónicos, utilizándonos a los pobres mortales.

A los monstruos, a los dioses, hay que matarlos para que el hombre sea verdaderamente libre. Necesitamos más cazadores, más guardianes…

Grimm baja un poco el nivel. Quizás porque el prota es un buenazo en lugar de algo macarrilla como los Winchester y hay demasiados monstruos buenos pero en fin, es entretenida. Al menos pasan de que el prota se deje llevar por el bipartidismo moral.

Resulta que Nick es un detective de Portland que resulta que descubre que es un Grimm, descendiente de una estirpe de cazadores de monstruos con la capacidad de detectarlos ya que estos suelen adquirir forma humana y tienen vida propia como personas(buenas o malas) y eso.

Los monstruos corresponden en su mayoría a la cultura clásica occidental y a leyendas urbanas. Tienen una organización social copiada de Vampiro La Mascarada; se rigen entre “especies” y por encima por un consejo y por un “príncipe”.

Nick se convierte en el primer Grimm que no mata a todo monstruo que se le cruce en el camino, solo a los que cometen delitos. Con ello logra ciertas alianzas y amistades, como Monroe(antiguo lobo feroz, ahora vegetariano).

Como remate, la serie tiene un tufillo a Entre Fantasmas. En algunos momentos pareces estar ante la pareja perfecta de la ñoña de Jennifer Love Hewitt.

Pero, oye, no sé qué tiene que me entretiene.

En fin, no todos los monstruos se muestran como monstruos. Ni siquiera a si mismos. Es muy posible que tú o yo seamos uno y no queramos darnos cuenta. Sea como fuere, monstruos y dioses, al final son lo mismo.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , ,