Las bragas de la chica

DráculaStardustScott Pilgrim contra el mundoLa princesa prometida

BlogOut.es_021w2Si hay algo que marcó un antes y un después en mi preadolescencia fue cuando en Bola de Dragón, Oolong pegó un brinco para pedirle al Dragón “las bragas de la chica”, desconcertando a todos. Personajes y espectadores.

Los segundos de silencio que le siguieron se convirtieron en minutos en mi cabeza. Creo que simplemente me cortocircuité. Durante esos minutos de silencio también hubo una oscuridad… Supongo que tanto cortocircuito obligó a mi sistema nervioso a reiniciarse.

Y de repente, entre la oscuridad y el silencio, aparecieron flotando majestuosamente unas bragas blancas. Las bragas caen del cielo de la noche y el Dragón desaparece… Y así salvan al mundo de los malos.

Le echan un poco la bronca a Oolong por cómo ha desperdiciado ese deseo que todos esperaban usar pero él, feliz de salvar al mundo y de conseguir las bragas de la tía buena que no se va a tirar, coge y se pone las bragas en la cabeza, como si fuera una especie de pasamontañas.

wCita021-Bragas_01

Fue en ese preciso momento cuando lo entendí todo. Desde el girar de planetas y galaxias hasta el olfateo mutuo de culo de los perros. Visualicé en un segundo todos los libros de filosofía, biología y psicología que leería con los años. Incluso todo el porno de Internet. Y algo de poesía.

Entendí que el camino del hombre heterosexual es duro pues rara vez consigue la chica que desea y, la consiga o no, después de superar numerosas pruebas y peligros y hagamos lo que hagamos, siempre quedaremos como un cerdito que olisquea unas bragas.

Pudiendo elegir cualquier cosa del universo, elegiría sus bragas. No poseerla(contra su voluntad) ni cambiar de físico o economía para poder seducirla(y poseerla). Pediría algo íntimo y delicado, algo limpio y purificado por el Dragón. No pediría fotos en bolas de la susodicha. Ni bello púbico(…)…

Y yo lo entendí perfectamente, cabrones. Vi un jodido romántico donde todos señalaban a un cerdito guarro. Oolong era un valiente que no renunciaba a sus principios. Desde el respeto. A su manera.

Había soportado toda la puta epifanía de Goku por ver si pillaba cacho y al final, mierda para él. Sólo quería un premio de consolación por todo el sufrimiento padecido en pos del amor.

Y es que así. Ya puedes ser el conde Drácula con toda la cara de Gary Oldman que como intentes trajinarte a Winona Ryder sin éxito, al final serás un monstruo pervertido al que hay que cortarle la cabeza. Y encima como si te hicieran un favor.

Ahí está el pobre Drácula que después de darlo todo por Dios va su parienta y se suicida por error(…). Como por suicida la mandan al Infierno pues el coge y decide convertirse en el más malo del mundo mundial para que lo condenen a él también.

Pero va Dios y lo condena en vida; lo convierte en vampiro y blablablá. Y el pobre Drácula… Bueno de pobre no tenía nada y en verdad era un hijo de puta.

El caso es que después de un par de siglos siendo la personificación del mal demoniaco en la Tierra, encuentra a la que parece ser la reencarnación de su amada.

Hombre, siendo Drácula, a mí siempre me ha entrado la duda de que en verdad lo de la reencarnación era una paja mental del conde, que ya chocheaba. El tipo, claro, con sus poderes hipnóticos pues… “Es ella reencarnada, si no me creéis preguntarle a ella”.

Sea como fuere, Drácula le echa un par. Viaja en barco(¿os hacéis una idea de lo peligroso que es para un vampiro viajar?), dejando su mega castillo y a su trío de buenorras de Satán solo para decirle a Winona que es el amor de su vida.

Pero no, el tío es un degenerado, un monstruo que merece la muerte.

Me encantó esta peli porque me pareció más fiel al libro que otras. Para mí, la historia de Drácula siempre ha sido una historia de amor. Muchos dicen que no, que es de terror. Bueno, no hay mucha diferencia.

Para terror el que pasa el pobre Tristán en la novela/película Stardust. El chaval vive en el pueblo de El muro, que se llama así porque está pegado a un muro de piedra que separa nuestro mundo del mundo mágico.

Nadie osa cruzar sus fronteras y todos parecen temer lo que alberga el bosque, hasta tal punto que tienen siempre a un centinela en la única abertura del muro para que nadie se adentre accidentalmente.

El asunto es que Tristán está que no caga por una chica pero la chica pasa de él un poco bastante. Para quitárselo de encima, una noche que ven como cae una estrella fugaz en el horizonte, más allá del muro, ella le dice que si le trae esa estrella, se casará con él.

Y Tristán se lo toma en serio y se va a por la estrella. ¿Qué, cómo te quedas?, pues ni comparación de cómo se queda el pobre Tristán cuando vuelve.

No puedo hablar más de la trama sin desvelar cosas, tan sólo que aquí volvemos a encontrarnos con el síndrome de Oolong; un chico deseando algo a priori absurdo por una chica y quedando de gilipollas a pesar de las calamidades sufridas…

Como se suele decir, el libro me gustó más. Neil Gaiman es un escritor cojonudo y además le gustan los gatos. La novela es muchísimo más oscura y sombria, casi que la llego a considerar de terror. Me cagaba cada vez que salían los espíritus hablando.

Además, como de costumbre, se han quitado personajes y eliminado cosas importantes. Como el tono “hombre despechado” que empapa toda la novela y que algunos llaman misógeno y se tiran de los pelos.

La película, si te olvidas del libro es sumamente entretenida y con un reparto de infarto.

Pero… ¿Y qué mayor odisea que tener que enfrentarte a la Liga de los 7 malvados exnovios de la chica que te gusta para poder salir con ella?. Esa es la historia de Scott Pilgrim contra el mundo.

La verdad, vi la peli antes de empezar con los comics(muy mal por mi parte) pero me resultó una película revolucionaria a muchos niveles. La dirección y la pospo es una pasada. Un montaje vertiginoso.

La cosa es que ahí tenemos al bueno de Scott; un tío que a pesar de todo, mola. Está yendo de flor en flor, cuando de repente aparece Ramona Flowers en su vida.

Si no tenía bastante con tener que deshacerse de su última conquista, una “colegiala” psicópata china, todos los ex de Ramona lo retan en duelo(a hostias). Y la cabrona de Ramona, tan pancha. “Es lo que hay”.

En fin, pues nada, ahí va otro chico en busca del amor que a cambio recibirá un tormenta de golpes y situaciones que lo dejen en ridículo para, quizás(solo quizás) conquistar del todo a su amada.

Y es que ellas no dejan de decir que somos unos simples, que siempre estamos pensando en lo mismo, que si no le contamos nada, que si no bajamos la tapa…

Pero la realidad es que ahí estamos, sacrificándonos en las sombras. Recibiendo castigos en vez de premios.

Colombo se lo trató de explicar a su nieto, el de Aquellos maravillosos años, cuando le contó la historia de La Princesa Prometida.

La historia de una chica medio noble que medio le gusta su criado, sobre todo porque sabe que a él le gusta del todo y no se atreve a decir ni mú.

La cosa es que Buttercup(la chica), es un poco perra y putea a Westley(el chico). Pero bueno, solo un tiempo. Luego terminan liándose y Westley decide que tiene que partir para poder hacer fortuna y así poder casarse con ella. Un hombre no puede ser un mantenido.

Pero el barco en el que se va es atacado por el barco del pirata Roberts que no hace prisioneros…

Así pues, pasa el tiempo y a pesar de que él prometió que pasase lo que pasase, volvería, ella se ha prometido al príncipe que es un capullo que no lo quieren ni sus padres.

Pero un día antes de la boda, la raptan con intención de matarla. ¿Y quien acude a rescatarla?, pues el pirata Roberts que resulta ser Westly. No os preocupéis que no es un spolier, estamos ante un caso muy parecido al de ClarK Kent/Superman.

El adjetivo “entretenida” se queda corta para esta majestuosa película con los mejores personajes secundarios del mundo.

Esta historia viene a sentenciar que para conquistar a nuestro amor debemos dejar de ser unos piratas, culturizarnos y refinarnos. Total que somos unos cerdos.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , ,