Kevin Smith y la trilogia de Nueva Jersey

Clerks – Mallrats – Persiguiendo a Amy – Dogma – Jay y Bob el silencioso contraatacan – Clerks II

A finales de los noventa yo estaba muy orgulloso de poseer un look inalterable y presuntamente original. No era nada del otro mundo pero si único, como supuestamente mi personalidad.

Pero entonces llegó la novia que tenía y me dijo que tenía que ver la película de Mallrats, que salía un tío que era yo. Con el pelo corto y negro, pálido, fan de los cómics y sociópata. “Me cago en la puta”, pensé.

Intenté no echarle mucha cuenta porque además, gran parte de las películas que me recomendaban no estaban en castellano, como aquella. Pero al poco, un amigo común me señaló la misma película y ambos se rieron. “Es igualito, que cabrón”.

La susodicha me avisó cuando la emitieron de nuevo en la 2 y quedamos para verla juntos. La verdad es que era una época oscura y mágica aquella sin internet ni televisión a la carta. Los videoclubs y la tele eran las únicas fuentes y estábamos sujetos a sus caprichos.

Me parece recordar que era por la tarde, al menos había luz por la ventana. Quizás la última hora de un día de verano. Lo cierto era que a pesar de mi pasión por el cine y de la necesidad de saciar mi curiosidad por ver aquel personaje, yo accedí por lo que accedí, por estar asolas con mi novia.

La cosa es que la película consiguió atraparme desde el primer momento y en cuanto salió el personaje de Brodie (interpretado por el gran Jason Lee) sufrí una catarsis o entré en comunión con el universo o qué se yo.

No llevaba patillas como yo pero por el resto éramos físicamente parecidos, incluida la ropa. En cuanto al resto, no es que fuéramos iguales, es que yo a lo que aspiraba era a ser como él. Maldito ídolo.

En fin, no entraré en detalles pero el caso es que flipé con la película, parecía que estaba hecha a medida para que me gustase. Era la típica historia de “Amigos de cojones” pero con un gran nivel de frikismo en lo referente a cómics y a “Star Wars”.

¡Sale Stan Lee, haciendo de sí mismo y reflexionando sobre sus personajes!.

La historia va de dos amigos a los que les dejan las novias. Sobre la marcha, el padre de una de ellas la utiliza para presentarse a su programa televisado de citas que se realizará en el centro comercial donde siempre van nuestros protagonistas a pasar el rato. Así pues, con la ayuda de otros dos pintorescos amigos, Jay y Bob, el silencioso, tratarán de boicotear el programa y recuperar a sus chicas.

Mi novia me reveló entonces que el director, un tal Kevin Smith, había hecho una película anterior, por el estilo y en blanco y negro. Me resistí a ver Clerks un tiempo, ver películas subtituladas ya me parecía muy intelectual, así que si además era en blanco y negro…

Pero entonces pusieron Mallrats en Canal+ y me la vi unas cuantas veces en castellano. Llegué a la conclusión de que era la mejor película del mundo y empecé a rondar a Clerks. Me enteré que el pobre Kevin Smith había empeñado su colección de cómics para poder rodarla y que lo hizo en blanco y negro por abaratar costes.

Creo que apareció por el videoclub y la vi. Tremenda joya de arte. Esta va de un joven empleado de una pequeña tienda que tiene que ir a trabajar en su día libre y ya. No hay más historia. La cosa son los diálogos y los personajazos.

En esta también están presentes Jay y Bob, el silencioso, que son el hilo conductor de las primeras películas de Kevin Smith.

Me enteré que había una tercera, Persiguiendo a Amy y a por ella fui sin contemplaciones pero me llevé un tremendo golpe, no porque no me gustara si no porque aunque con el mismo trasfondo y Jay y Bob haciendo el gamba, esta película resultó un historia de desamor y desencuentros.

Esta va de un tipo que se gana la vida haciendo cómics y conoce a otra autora con la que parece congeniar desde el primer instante. Quedan un par de veces y el muchacho se queda locamente enamorado y cuando se lo confiesa, resulta que ella es lesbiana.

El se raya, ella se raya… Y alrededor suyo toda una serie de personajes disparatados, en la línea de las películas anteriores.

Internet ya fue abriéndose camino y Kevin Smith ya creaba expectación. Su próxima película sería con un presupuesto por derecho y con la mejor calidad hollywodiense. Dogma rompió con el estilo de sus películas anteriores aunque mantuvo el tono y a Jay y a Bob, el silencioso.

Esta no va de historias casuales, de las aventuras y desventuras diarias de unos amiguetes, si no que va de dos ángeles (que fueron desterrados del cielo) están a punto de provocar el Apocalipsis. Dios no está, ni nadie sabe dónde está, por lo que las tropas celestiales buscan a la última descendiente de Jesucristo para que los detenga o algo.

Una comedia disparatada.

Ya viendo y reviendo una y otra película, fui cayendo en la cuenta de que en sus diálogos hacían referencias a personajes y sucesos de las otras películas, sobre todo entre las tres primeras. Esto me pareció muy curioso y con el tiempo me hice con material sobre el universo de Kevin Smith y me quedé flipando con las conexiones entre los personajes de sus películas.

Fue entonces cuando cogieron a las tres primeras y pasaron a llamarse la Trilogía de Jersey, por estar ambientadas allí.

El bueno de Kevin Smith empezó a hacer caja; cómics, merchandaising, serie animada, dvds… Su universo fue cobrando vida y no le quedó más remedio que hacer Jay y Bob, el silencioso, contraatacan, la película como protagonistas de estos personajes secundarios que habían sido el denominador común de todas las películas.

Se me había olvidado señalar que Bob el silencioso lo interpreta el propio Kevin Smith, saliendo en todas sus películas. Es un personaje que como su propio nombre indica, no suele decir nada aunque es muy expresivo, como un mimo. En algún momento de cada película, suelta una parrafada que deja a todo el mundo con el culo roto.

Tampoco he dicho que suele contar con los mismos actores, colegas suyos, como Ben Affleck(otro friki de los cómics).

En fin. De repente, Clerks 2. La verdad es que yo me temía lo peor, con el abuso de tanto “Remake, reboots y remierdas”, pensé que al Kevin este se le habían acabado las ideas y nos iba a abofetear con un bodrio. No fue así.

Mira que yo iba con la escopeta cargada, más aún sabiendo que iba a ser en color, ¡con lo que me había costado ver una peli en blanco y negro!. Efectivamente, era la segunda parte de Clerks. El mismo protagonista y coprotagonista(y actores) en un día de trabajo, solo que ahora, trabajan en un burguer.

Los personajes son entrañables, como todos los que hace Smith y los diálogos, sublimes, mostrando al ser humano en su estado puro. Y a los frikis.

Total, Kevin Smith creó un universo cotidiano, dentro de nuestra realidad, sin grandes héroes ni villanos pero con entretenidas y afables aventuras.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , ,