Jovenes cientificos

Mi proyecto científico – Regreso al futuro – La mujer explosiva – Salto al infinito

img055-cientifico_wAunque finalmente me hice de letras, las ciencias siempre me apasionaron y es un amor que nunca he olvidado del todo. Siempre me ha llamado mucho la atención eso de tener un laboratorio-taller e investigar en él, probar cosas, inventar… ¿A quién no le molaría?. Recuerdo que de pequeño me regalaron varios juegos o kits de Quimicefa y, como no podía ser de otra forma, la lié un par de veces…

No había internet pero un libro por allí y el coleccionable de minerales por allá, hicieron que tuviéramos que tirar algunas prendas de ropa, cacharros de cocina y creo que una mesa.

Cita_055-cientifico

Aparte también me dio por desmontar todos los aparatos eléctricos con los que me topaba(volverlos a montar no me salía tan bien) y en el colegio me aburría porque en casa me leía los libros de ciencia y me los terminaba antes de mitad de curso…

Todo un genio, si. Un puto niño porculero y coñazo es lo que era. Una pesadilla. Si al menos hubiera terminado siendo científico, como los de Big Bang Theory, tanto desastre hubiera tenido sentido. Pero no.

Lo único que conseguí desmontar y volver a montar(tras años de ensayo-error con otros chismes) fue el primer PC que tuve. La verdad es que es para lo único que me ha venido bien esa actitud de desmontar cosas. Así no soy otro ignoto más en la actualidad, ya sea de Mac o Pc y puedo toquetearme la herramienta siempre que quiero…

Pero también lo hice con mi primera(y única) guitarra eléctrica… Cuando a la semana de comprarla, volví a la tienda con la guitarra despiezada, el dependiente no supo que cara ponerme.

Algo empezó a decirme que no valía para las ciencias y hacer cuentas con números me parecía cada vez más aburrido. En el instituto fui cuesta abajo, de culo y sin frenos. Como leía mucho y empezaba a presentarme a concursos literarios y a colaborar con fanzines y esas cosas, una profe magnifica que tuve me dijo: “¿Por qué no te pasas a letras?”. Y aquí estoy.

El caso es que como decía al principio, las ciencias me siguen molando igualmente. Aún tengo la esperanza de poder terminar siendo un científico con su laboratorio y tal, con sus lucecitas, probetas, cables… Como ya comenté aquí, unos de mis programas favoritos era el Mundo de Beakman.

Me sentí muy identificado con el prota de la peli de Mi proyecto científico. Todo eso de que no conseguía aprobar y el profe de turno le daba un ultimátum para que presentase un proyecto. ¿Qué hubiese hecho yo?, pues lo mismo que el prota; me hubiera colado en la base militar(como ya he dicho en alguna ocasión, crecí en Rota, con base militar incluida) y hubiera cogido el primer cachivache molón que tuviera pinta de hacer cosas guays.

Dicho y hecho. El aparato resulta que permite enviar y traer gente y cosas de otras dimensiones y tiempos. El instituto y la película se convierten en todo un parque de atracciones en los que encontraremos dinosaurios, extraterrestres, soldados de diversas épocas… Y todos por supuesto(o casi todos), con la idea de aniquilar a los protas.

Grandes míticos secundarios como Fisher Stevens, Richard Masur o Barry Corbin aparecen en la peli, todo un peliculón ochentero.

La cosa es que ya llego tarde para ser un joven científico y nunca fui el empollón de clase. No puedo mirar hacia atrás y lamentarme porque ahora pudiera ser un científico porque ni de coña hubiera podido. Ojalá mi niñez hubiera sido como la de Explorers, de la que ya hablé aquí, pero no.

Si hubiera tenido alguna aventura con las ciencias hubiera sido furtiva, por accidente, como Marty McFly(el genial Michael J. Fox) en la mítica Regreso al futuro. El chaval para estudiar no vale mucho pero es un tío que no se aburre y de igual modo busca amistades entretenidas. ¿Qué mejor que un científico loco mucho mayor que él?.

No he sido un joven científico pero si podría haber aspirado a ayudante/aprendiz sin futuro. Además con novia… Marty molaba mucho más que Doc(Christopher Lloyd), que lo mejor que le había pasado en su vida, fue darse un golpe en la cabeza…

Ya todos sabemos de qué va está maravillosa película(inicio de la triología) del asombroso Robert Zemeckis. Peliculón.

Si hubiese tenido más capacidad en mi adolescencia, seguro que no habría inventado una máquina del tiempo pero posiblemente me hubiese juntado con un colega y hubiésemos tratado de crear la mujer perfecta, como en la gran película La mujer explosiva, de John Hughes.

Diseñar a Kelly LeBrock creo que fue uno de los mayores avances científicos de la época, me hubiera gustado pasar a la historia como el joven científico que la creó y decirle eso de “Ven con papi…” pero no pudo ser…

Siempre pensé que la historia de Frankenstein no tenía sentido, ¿Por qué hacer un tío deforme cuando se podía hacer una tía buena?, es solo buscar las partes adecuadas… O sea, ¿Por qué hacer a Mickey Rouke cuando puedes hacer a Cher?.

Supongo que la respuesta está en esta genial y disparatada película en la que aparecen Bill Paxton y Robert Downey Jr.

Luego hicieron una serie, que no estuvo mal.

Si hubiera podido ser un joven científico, una promesa de la ciencia, me hubiera gustado ser como Quinn Mallory en la entretenidísima serie Salto al infinito. Vivir en el sótano de mis padres(maldito el día en que me hipotequé) y tener allí mi laboratorio. Tener a mi profe-colega, al colega-colega(inesperado) y la tía que me mola.

Invento un chisme que hace un portal para viajar entre universos paralelos y ¡a viajar todos!. Lo malo es que los portales solo van en una dirección, no “vuelven” al universo anterior, con lo que solo queda ir saltando de universo en universo confiando en llegar al de origen.

Uno de los capítulos que más me impactó fue en el que en el universo alternativo de turno, las ciencias eran como los deportes y los científicos como estrellas deportivas, habia partidos, ligas y esas cosas…

El prota es Jerry O´Connel, que ya había tenido experiencias anteriores con la ciencia, como en Mi identidad secreta. El profe es John Rhys-Davies(este tío siempre es profesor) y luego también tenemos al mítico Cleavant Derricks.

En fin, supongo que el mundo corre menos peligro gracias a que no me metí a científico. O quizá fui científico en un universo paralelo y creé este en el que no lo era para mantener al menos un universo a salvo.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Ciencia-Ficción, Ultimas entradas Etiquetado con: , , , ,
  • Jacobo Ríos

    Curiosa entrada, que recuerdos ochenteros y noventeros. Es curioso que a
    día de hoy para encontrar algo similar a esto debemos ir a series de
    animación directamente. Una pena.

    Por cierto, para cuando una entrada dedicada exclusivamente a series de animación? Hora de Aventuras ya!

    • Pues ahi estoy dandole vueltas en realidad para hacer varias. Coming soon!!

  • Cecínica

    Jo, yo siempre quise un micronova pero sólo me regalaban muñecas y ropa, qué desperdicio de inteligencia :_(
    y se acuerda usted deChitty Chitty Bang bang!?

    • Claro que me acuerdo pero ese no era jover, ya tenia niños y todo :p