Is this real life?

Embargos a lo bestiaDe profesión: DurosCazadores del pantanoAx MenEmpeños a lo bestia

BlogOut.es_028w2Ya nadie se queja del cierre de la Sexta 3 ni de Xplora(la Sexta 2) ni de los demás canales. Como siempre, la fuerza se nos va por la boca(y por las redes sociales) más por buscar la empatía social que otra cosa.

Si es verdad que con la Sexta 3, la gente se apuraba en comentar cosas del tipo “Están echando la película tal. ¡Planazo!”. Siete megustas y tres comentarios. Alguno también compartía, otro se apuraba a poner el enlace a la caratula.

Todo era en plan “Me acabo de enterar, no tenía ni puta idea de que la echaban. Es tan emocionante que he dejado de prestarle atención para contároslo”. No digo que no hubiera muchos que si estuvieran al tanto de la programación y se preparasen su sesión pero otro gran porcentaje simplemente publicaban un mensaje, como el que ficha, y en cuanto pasaban cinco minutos, decía mentalmente “que cutre” y ponía otra cosa.

Eso en cuanto a las pelis porque en cuanto a los docus nadie publicaba nada…

¿Dónde están todos esos indignados ahora?. Me sentí como cuando cerraron CNN+; en cuanto anunciaron su cierre, todo el mundo se reivindicó como espectador fiel, fan número uno, pero en cuanto pasó un mes ya nadie decía nada…

Como cuando se muere un artista o un personaje celebre. Todos nos convertimos en fans números uno de toda la vida durante unos días. Pues que os follen a todos.

El caso es que con la programación de las pelis eran un poco hijos de puta. Me puteaban todas las siestas una temporada que tenía la oportunidad y necesidad de echarlas en mi fantástica jornada partida… Me puteaban en todos los sentidos porque ni podía echarme la siesta ni podía verlas terminar… Hijos de puta.

wCita028-Realidad_01

Con los realitys de Xplora tuve más suerte, a los viernes noche si podía dedicarles un poco más de ocio. Lo de suerte quiero recalcarlo. Nunca me había enganchado ni tan siquiera llamado la atención ningún reality pero fue poner uno por accidente haciendo zapping y… ¡Joder!.

No sé, supongo que tenía muy asociado a la palabra reality la mierda de Gran Hermano y otras bazofias que hacemos y vemos aquí en España. Eso era otra cosa, era mierda de calidad. Me sentí estúpido porque era como si por no gustarme el cine español, no me gustase el cine en general. Me sentí como el bueno de David(léase Deivid) después del dentista preguntándome si de verdad eso era la vida real.

Claro que habrá muchas cosas preparadas y falseadas pero, oye, estás hablando con un flipado de pressing-catch… Estos realitys son canela en rama. Todos no, claro pero sí los siguientes.

Con el primero que me topé y enganché fue con Embargos a lo bestia. Una pequeña empresita de gruas que se encargan de “recuperar” vehículos embargados. Ya de por si, la cosa promete pero entonces aparecen los protas y es cuando dices “quiero ser vuestro colega”.

Los dueños son Ron, un exdelicuente de poca monda y con pintas de cani, angango, choni, pastillero o como queráis llamarlo y su mujer, Amy, exluchadora profesional y exculturista. Con ellos trabaja Bobby, el coleguita de toda la vida de Ron, un cabezabuque.

La historia es siempre la misma. Ron y Bobby recuperan un vehículo en toda la cara de su expropietario que después de la trifulca en el proceso de recuperación(a veces con amigos y armas), siempre termina apareciendo por las oficinas a liarla aún más.

El caso es que se suelen llevar hostias como panes, en un capítulo apuñalaban a Ron y todo y tú ahí, sentado con el cámara en la calle, observándolo tumbado y desangrándose mientras llegaba la ambulancia… ¡Te cagas!.

Y si no, te mandaban a recuperar un coche a la cabaña de uno de estos locos de las armas que viven en el bosque, que cuando descubren a alguien en su propiedad, tiran del lanzallamas.

Pandilleros, exconvictos, pirados, caraduras… En cuanto me vi un par de situaciones comprendí que un exdelincuente, una exculturista y un cabezabuque eran los ideales para ese tipo de trabajo. Ningún otro sobreviviría.

Pero la cosa no queda solo en la acción. El drama y la comedia van de la mano en las relaciones personales y es imposible no encariñarte con los personajes que bajo su apariencia de duros y cazurros, tienen sus corazoncitos y como tantos otros, también son personas. Con sus cosas.

Al parecer, Embargos a los bestia era una especie de spin off de De profesión duros que era como un refrito de varios personajes con profesiones chungas. Ron y compañía pegaron el pelotazo y pasaron a tener su propio espacio televisivo independiente.

Pero había otros que a mi juicio también deberían haber tenido su propio espacio, o por lo menos una parcela más grande.

El primero sin lugar a dudas es Byran McElderry, el negraco con vozarrón cuya profesión es Notificador de denuncias. O sea, lo típico de “¿Es usted fulanito?, ¿sí?, pues aquí tiene una citación judicial, oficialmente.”

El rollo es que nadie quiere que lo identifiquen y le den la notificación, así que el bueno de Byran tiene que ingeniárselas siempre primero para encontrar al infractor o delincuente, segundo para lograr que se identifique y darle la notificación y tercero, sobrevivir al pollo que se forme con posible violencia incluida y huir. Es un trabajo a comisión.

Byran es un tipo de esos de dos metros por dos pero no le es posible responder a agresiones a no ser que sean gravísimas, por lo que al pobre lo vemos infinitamente más recibir que dar. En ocasiones subcontrata a una tía mona, Grace, creo, que se infiltra con cara de tonta en los lugares más insospechados y le planta la notificación a cualquiera en las narices.

Aparte de Byran, luego también estaba Zach Yeager, el segurata en eventos de lucha libre, Jodie, la maruja cazarecompensas, Jackie Pucci, Controladora de aparcamientos(también marujilla)…

En fin, algo muy grande. Era como verte las pelis de acción de Hollywood pero en plan verdad. Con buenos gorditos y feos y con muy pocas explosiones y pequeñitas y nada de salvar el mundo; sus culos, trabajo y poco más.

Pero el remate de los tomates vino con Cazadores del Pantano. Ahí ya, todo mi ser se volcó en las jodidas aventuras y desventuras del día a día de distintos cazadores de caimanes y otros bichos de los pantanos de Lousiana. Tipos con cara de Kentucky que chupan tabaco de mascar y que solo comen lo que cazan.

América profunda, oiga. Supongo que más de un defensor de la naturaleza me querrá arrancar las manos por teclear esto pero los capítulos son acongojantes y los personajes realmente entrañables. Personajazos. La mayoría son negocio familiar, en plan padre e hijo y te partes con las disputas entre ellos mientras un bicharraco intenta arrancarles un brazo.

La cosa es que hay superpoblación de prácticamente todos los bichos del pantano y durante un mes pues cada grupo tiene un cupo de presas que puede realizar y con eso casi pueden tirar el resto del año.

Es un reparto coral, así que otra cosa buena es que puedes elegir a tus propios protas y ver el resto como relleno, aunque yo me quedaría con todos. Desde los gemelos Guist(que no se si eran gemelos o que las barbas y la roña los hacian iguales) al garrulo civilizado de Troy Landry, pasando por los posturitas de R.J. y Jay Paul y la némesis de estos, Bruce y su perro…

Pero no voy a dejar solos a los amantes de los animales, también tengo algo para los amantes de los árboles. Especialmente para esos que van por ahí abrazándolos. Ax Men.

Aquí son unas pequeñas empresas madereras, de unos diez empleados cada una que se van al quinto carajo a la izquierda a talar árboles como montañas. La verdad es que te quedas flipao con el sistema de talaje y transporte que se montan ahí de la nada un puñado de tíos con una grúa y cuatro cables. Cables de acero que suelen partirse y salir disparados, dispuestos a amputar una mano o un pie.

Los tíos van por ahí como vikingos, con las sierras eléctricas y también a hachazos, dejando caer toneladas de tronco a pocos metros de compañeros y brincando y saltando cada vez que alguien da la voz de alarma, que suele ser todos los días a todas horas.

La grúa que se cae ladera abajo, un nido de avispas como pelotas de pingpong, un rueda de sierra que sale disparada, un tronco que cae donde no tiene que caer…

Más lights son sus compañeros del pantano, que se dedican a recuperar troncos hundidos en el pantano. Aunque, claro, habiendo visto Cazadores del pantano, cuando te ves que estos “leñadores” se meten todo el rato en el agua sin casi precauciones, terminas comprendiendo que también tienen sus cojones.

Empeños a lo bestia también me enganchó. Eso de un reality en American Jewelry and Loan, la tienda de empeños más grande de Detroit pues ya de por sí llama la curiosidad.

Les(un tipo canijo, canoso y con gafas que siempre va con una sudadera blanca, cadena de oro y chaqueta negra opcional y en su despacho tiene un cuadro de él igual vestido) es el propietario y dirige la tienda con sus hijos Seth el sobrado y Ahsley la insoportable, al mando de un pequeño ejército de empleados y un puñado de seguratas, que si se juntan, hacen más sombra que un eclipse.

El tema es que por allí aparece todo tipo de personajes buscavidas y locos en general, intentando estafar o montar algún pollo porque no pueden recuperar algo que empeñaron. Los clientes en general suelen ser gente desesperada que va a venderte su tele de tubo y su reproductor de vhs esperando hacer el negocio del siglo. Si quitasen todos los pitidos cuando dicen palabrotas, seria ideal para aprenden americano en todas sus acepciones.

Para terminar, me he guardado el más personal. Las Vegas Prisión central. Este último me causo mucho furor ya que me enamoré de la oficial Nicole Sittre. Un rubita con cara de ángel, to buena gente ahí lidiando con drogadictos y prostitutas sin perder la compostura.

Yo pensaba que lo que pasaba en las Vegas, se quedaba en las Vegas pero parece ser que es mentira, como tantas otras cosas, porque en el reality salían todos a cara descubierta. Supongo que a las putas le venía bien porque así le hacían publicidad gratis. “Se llama Mary(leáse Mery), la hemos cogido en la calle Morgan”. A los camellos también les vendría de lujo. “Este es John, pasa speed en la calle Smith”.

Sea como fuere, la oficial Sitrre va siempre por ahí, sonriendo con sus ojos azules y su coleta rubia, comprendiendo al incomprensible y poniéndose firme y dura cuando la situación lo requiere… Llevo un tiempo ahorrando para viajar a las Vegas; me he tatuado su nombre en el pecho para que cuando me detengan borracho y desnudo, ella comprenda que me único crimen ha sido enamorarme de una mujer de verdad.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , ,
  • Esta claro que lamitad de lo que vemos esa enseyado y acordado previamente…lo que uno siempre duda al ver estos programas es que mitad esla falsa y cual la veridica jajajajaja

    • Yo me lo tomo todo como real, asi es mas bonita y maravillosa la experiencia 😀

  • Jacobo Ríos

    La de horas que me he pasado enganchado a todo tipo de programas de ese
    tipo. Me mola mil lo fácil que es perder la noción del tiempo con ellos.
    Buena entrada 😀

    • Esa es la cosa, casi todos te enganchan y el tiempo se diluye… Entretenimiento a tope!!

  • Jesus Herrera

    Estoy contigo!! A la gente se le calienta mucho la boca, que que penita y
    que injusticia y luego na… Que guapos los realitys!! Tambien estaba
    el de los camioneros eso que tenian que ir en plan al Tibet o cosas asi
    no?

    • Yeah! de los camioneros iba a hablar, uno era un punki =:D Pero al final se me hacia largo de escribir…