Horror cósmico

Alien  – La novena puerta – Cloverfield – Pacific Rim

BlogOut_124wYa en alguna otra entrada he mencionado a Lovecraft pero quería hacer hincapié en este autor que verdaderamente ha sabido aterrarme, tanto con sus creaciones como con la sensación que te deja al descubrirte otro mundo o, más bien, agrandar el nuestro.

Según Lovecraft, desde los inicios del universo, han existido unas fuerzas, deidades cósmicas con un poder devastador terrible y que solo buscan que cualquier ser viviente los venere y les rinda culto.

Cita_124

Ojo que he dicho según Lovecraft y no según sus obras ya que el pobre sacaba su inspiración de terribles pesadillas que lo asolaban, sobre demonios gigantescos y sus confabulaciones.

Seres colosales, monstruos con una inteligencia suprema, que han existido siempre y para los que los humanos solo somos pequeños insectos con los que entretenerse.

He comentado muchas veces lo frágiles y pequeños que somos en el universo(“Perdidos por el espacio”, “Estamos solos”…), pero que te descubran unos monstruos ingentes a nivel universal…

Más allá de los monstruos y demonios que nos hemos imaginado para nuestro planeta. Más allá de nuestras religiones y leyendas… Eso da miedo. Da vértigo.

En sus obras, Lovecraft narra como a estas deidades se las puede invocar a través de libros oscuros, pedirles favores y esas cosas y, claro, no les falta acólitos que los adoren en secreto y que estén dispuestos a matar o lo que haga falta por guardar el secreto.

Luego están los supuestos protagonistas y digo supuestos porque por así decirlo son los buenos. Aquellos que se topan con uno de estos libros malditos o algún esbirro demoniaco o semi-dios en plena faena(matando o comiéndose a alguien)… En definitiva, un héroe por accidente en la mayoría de los casos.

Además, como mucho, mucho, consiguen impedir que un puñado de locos abran un portal y pase alguna de estas terribles deidades a hacer el mal… Nada de derrotarlas ni matarlas.

Como el propio Lovecraft escribió “No está muerto lo que yace pues con el paso de extraños eones, hasta la propia muerte llega a morir”.

La mayor parte de su obra se aglutina en Los Mitos de Cthulhu, historias varias en las que sus protagonistas, alfeñiques cósmicos, tratan de no perder la cordura al tratar de asimilar en medio de qué se encuentran.

Una mezcla de terror sobrenatural con alienígenas y viajes en el tiempo en la que los libros cobran un especial protagonismo. Libros como el famoso Necronomicón, libros con los que puedes invocar a los verdaderos poderes del universo o volverte loco en el intento.

Ya he reseñado películas como En la boca del miedo u Horizonte final(en “Miedo de cojones”), La Cosa, Evil Dead, Dagon… Pero quería señalar otra cuyo maligno protagonista tiene semejanzas con este horror cósmico.

La película no es otra que Alien, la primera. Recuerdo que cuando la vi por primera vez, enseguida asocié al alien con aquellos monstruos que había leído en El horror de Dunwich, lo primero que leí de Lovecraft.

Los monstruos se describían de manera confusa a consciencia pero se entreveían cosas como piel macerada, babas, extremidades indeterminadas o tentáculos…

Total, que yo incluiría como película lovecraftiana esta obra maestra de Ridley Scott, con música de Jerry Goldsmith y que encumbró Sigourney Weaver.

No hay libros ni magia pero es el rollo.

Igualmente incluiría la película de La novena puerta que aunque es más sobre satanismo, tiene ese protagonismo de los libros y sectarios dispuestos a todo.

Y es que la historia va de una especie de detective especial al que le encargan la búsqueda de un libro(del que hay pruebas históricas) que supuestamente abre las puertas del infierno.

Es un tipo escéptico y según avanza su búsqueda, sentirá que está perdiendo la cabeza

Una película genial de Roman Polanski basada en una novela de Pérez-Reverte y con Johnny Depp de protagonista.

Cloverfield, producida por J. J. Abrams también seguía la estela lovecraftiana de monstruos gigantescos. Aquí se nos narra desde una cámara subjetiva como unos jóvenes que están de fiesta se convierten en espectadores impotentes de primera fila de cómo un monstruo gigantesco y los supuestos parásitos que lleva se ponen a destruir Nueva York sin que el ejército ni nadie pueda hacer gran cosa.

Aunque Cloverfield me gustó, me gustó mucho más La Niebla(que ya reseñé), que la hicieron un año antes y los protas son unos vecinos de un pueblo. El toque de la niebla que surge y envuelve a los monstruos está muy conseguido.

Ya para rematar, Pacific Rim; en un futuro cercano, la humanidad está siendo asediada por unos alienígenas colosales que emergen de unos portarles interdimensionales.

Para poder combatirlos, se han construido unos robots igual de colosales, manejados por dos pilotos que tienen que sincronizar sus cerebros…

Si, suena muy a serie mala o películas orientales pero os aseguro a los que no la hayáis visto que es una película tan colosal como sus protagonistas.

Una película de Guillermo del Toro, con Charlie Hunnam de protagonista y con papeles estelares de(¿cómo no?) Ron Perlman y Santiago Segura.

Estás películas son solo un acercamiento al universo de Lovecraft, así, como quien no quiere la cosa. Las que he enumerado al principio son más concisas pero lo que recomiendo para sentir el verdadero horror cósmico es leerse alguna de sus obras.

Pero cuidado, puedes volverte loco en el intento.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , , , , , ,