Frio de cojones

La Cosa- 30 días de oscuridad – La hora fría – Colonia V- Rompe nieves

wFoto052-frio_01Siempre me ha gustado más el frío que el calor. El invierno al verano, que llueva a que haga sol. Supongo que influye mucho el haber crecido en un pueblo turístico de veraneo. Eso de que de repente se llene el pueblo de gente, no haya sitio para aparcar y que en el super se agoten cosas… No es fácil de llevar.

Sí, sí, turismo, negocio, puestos de trabajo… Es lo que hay. Pero qué bien cuando acaba el verano y de un día para otro queda todo desierto. Es tan drástico que más de uno nos creemos que todos han huido por una pandemia y no nos han avisado. Hasta que alguien te dice con lágrimas en los ojos(unos de felicidad, otros de tristeza) “¡Cómo se nota que se ha acabado el verano!”.

wCita052-frio_01

En fin, empecé a ver Juego de Tronos porque todos repetían eso de “Se acerca el invierno”. Pensé que tendría que molar. Que si viven en Invernalia, que si no los visita casi nadie… Yo me iría gustoso al Muro, allí al fresquito.

Una de las cosas que me gusta del frío es que te adormece. Nadie te dirá que se ha pasado toda la noche despierto porque hacía mucho frio. Solo se nos pegan las sábanas en invierno, que es cuando salir de la cama se convierte en una meta de superación personal.

Y si duermes con alguien, el verano se convierte en noches nada tiernas en las que el más mínimo roce contribuye a subir la asfixiante temperatura. Nada de dormir abrazados bucólicamente. Puede que hasta te vayas a dormir al sofá cuando te despiertes empapado en sudor o en el suelo, que está más fresquito.

Sin embargo en invierno, los cuerpos se entrelazan gustosos, buscando el calorcito. Siempre hay uno que tiene los pies fríos pero en seguida se pasa. Bajo la manta o edredón se llegan a crear microclimas que empañan ventanas y aumentan la densidad del aire.

Además, si duermes solo y algo te acojona, no es lo mismo taparte con una manta que solo con una sábana de mierda.

Siempre me ha gustado más el invierno y por asociación, la noche. Vaya, que no me hubiera importado caer en un pueblecito de Alaska, en sus 30 días de oscuridad magníficos. No solo hace frío todo el año, además durante treinta días es siempre de noche… El paraíso.

Allí, en un pueblecito aislado de todo… ¡Qué tranquilidad!, ¡qué calidad de vida!… Todo el día buscando el momento de meterse en la cama… Pero claro, realmente es el paraíso para cualquier vampiro y si les da por hacer turismo, pilla a todo el pueblo en bragas y sin poder pedir ayuda o huir; están rodeados de un desierto de nieve.

Supongo que la única pega de vivir en un clima tan frío es no poder ir en pantalón corto y camiseta, que viene muy bien para correr en estos casos.

Una película de vampiros sublime, basada en un cómic, producida por Sam Raimi y con los efectos de Weta Workshop.

Quizás irme ahora a vivir a Alaska no pega, habiéndome criado en un clima cálido pero sí que me podía meter a científico e irme un buen puñado de meses de misión a una estación en la Antártida. ¿No dicen que hay que ir al sur?, pues vamos.

Sus tormentas de nieve, sus grados bajo cero… Tus partidillas con los colegas(ciéntificos) cerveceando…

El problema es que, como en La Cosa, aparezcan los locos de los noruegos de la base científica vecina persiguiendo a un pobre perro para matarlo. No hay quien se aclare hablando cada uno en su idioma, así que se soluciona el asunto a tiros.

Hombre, por curiosidad, que menos que coger el helicóptero y acercarse a la base noruega a intentar aclarar lo sucedido pero claro, llegas y está toda hecha mierda y todos muertos. Entre todo el destrozo se encuentra un bloque de hielo desenterrado que tiene un hueco como si hubiera habido algo allí congelado

Una película del maestro John Carpenter con música de Ennio Morricone y protagonizada por el gran Kurt Russell. Realmente es un remake/reboot de otra peli que a su vez estaba basada en una novela. Recientemente han hecho una precuela muy digna.

Pero vaya, no creo que deba preocuparme los pros y los contras de irme a vivir a un sitio o a otro en búsqueda del frío y del invierno ya que en unos años seguramente podamos disfrutar todos de un apacible invierno nuclear.

No más políticos corruptos, religiones interesadas, tertulianos ni redes sociales … A tomar por culo, todo el mundo a su casa. Si no podemos alejarnos de la civilización pues que se la carguen y, ala, a pasar frío.

Es lo que pasa en La hora fría. Un pequeño grupo lleva ya un tiempo sobreviviendo al frío nuclear y a sus criaturas, encerrados en unas instalaciones. Por un lado están los zombis mutantes que se mantienen a raya en el exterior pero luego hay una especie de fantasmas eléctricos que los persiguen dentro y que van congelándolo todo.

Me sorprendió mucho esta película. Si no hubiera sido española, me hubiera sorprendido igual. Con Silke y Pepo Oliva(con el que coincidí en el rodaje de un corto y con el que me comí un sándwich de fuagrás con patatas fritas de bolsa dentro).

Y si no es el invierno nuclear, pronto juntaremos todo lo que den de sí nuestras inteligencias y voluntades y decidiremos controlar el clima. Inventaremos una máquina que irremediablemente se tendrá que estropear en algún momento y más que un invierno(simple o nuclear), dará paso a una glaciación que obligará a los supervivientes a vivir en colonias subterráneas independientes y aisladas unas de otras.

Y ahí están los de Colonia V(5, por si hay algún despistado) que reciben una llamada de socorro de los de la 7 porque algo los ataca. Al principio no saben qué hacer porque nunca nadie sale de su colonia pero al final deciden enviar a unos cuantos para investigar y al llegar se encuentran a todos muertos y todo lleno de sangre.

Una peli bastante entretenida con los increíbles Laurence Fishburne y Bill Paxton.

Lo mismo pasa en Rompenieves, que intentamos controlar el tiempo, se nos va de las manos y toma era glacial. Aquí lo que pasa es que hay un tren que recorre todo el mundo por una vía férrea que conecta su principio con su fin y lleva años sin parar.

El problema es que los pasajeros se dividen en dos, la clase baja de cola y la clase alta de la parte delantera, con un pequeño ejército y todo… Como un mini país en tren.

La clase baja está cansada de que cada vez que quieren comer carne, tengan que cortarle un brazo o una pierna a un compañero… Muchos querrían que el tren se parase y probar suerte en el hielo… En fin, que preparan una revuelta.

Una película que me descolocó un poco cuando leí la trama pero que encontré sumamente entretenida y bien llevada. Con Chris Evans, John Hurt y Ed Harris.

Puestos a morir y a pasarlo mal, mejor frío que calor. Mejor invierno que verano… Si tienes la oportunidad de acostarte con alguien, por lo menos que podáis pasar vuestras últimas horas abrazados sin resoplidos ni diciéndoos “Ufff… Échate pa allá”.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en ...de cojones, Terror, Ultimas entradas Etiquetado con: , , , , , ,
  • Jacobo Ríos

    Esta entrada me ha dejado más indiferente, será porque le ha faltado algo de calor, y que soy más de verano

  • Cecínica

    Tb algún capítulo de Expediente X se desarrollaba en el frío.

    El Resplandor tampoco hubiera dado el mismo miedo si hubiera pasado todo el primavera. El frío viene con esa cosa del aislamiento, la oscuridad, el silencio…
    Podría usted idear un corto de miedo en un pueblo costero en otoño-invierno, ya que está.

    • El Resplandor si hubiera tenido cabida aqui pero la guardo para otra entrada

  • Pingback: Calor de cojones | Blogout()