Frames de amor

Un amor entre dos mundos Romeo+JulietaCriando malvasBenny y Joon

wFoto029-frames_01El otro día me escribió una fémina, señalando su pesar por la falta de amor en mi blog. Como resultó muy persuasiva e insistente y yo que lo pruebo todo, voy a tratar de romantisquear un poco aunque sea solo por esta vez y sin que sirva de precedente.

La verdad es que el amor es la mejor de las drogas que he probado(…). Supongo que la total imposibilidad de conseguir la dosis exacta que queremos o necesitamos en cada momento es lo que la hace la más seductora y adictiva de todas.

Pero en el fondo es una mierda, como cualquier otra droga. Todos la necesitan y todos pueden proporcionarla por lo que no hay ningún sistema que pueda regir un mercado de tal envergadura que además tiene una gran porcentaje de amoríos sumergidos o en B.

wCita029-Frames-de-amor_01

Una jungla en definitiva en la que corres por tu vida acojonado vivo, buscando un refugio que en realidad es una persona. Yo te doy refugio a cambio de que tu también. Vale. Algo fácil aparentemente pero en realidad en un follón de cojones.

Porque no nos engañemos, cada persona es un mundo y que dos planetas sincronicen sus órbitas es complicado. Complicado pero no imposible, dirían los románticos.

Lo mismo que dijeron los creadores de Un amor entre dos mundos. Ahí tenemos dos planetas que se mueven juntos, uno encima del otro. Con una torre de oficinas con base en ambos mundos y que sirve de “puente”.

Hay otra peculiaridad y es que los nacidos en cada planeta(y todo lo “creado” en cada uno) solo son afectados por la gravedad de su planeta por lo que si se trasladan al otro planeta deben de ponerse pesos para no caer a su planeta natal. Como la vida misma, coño.

La cosa es que los planetas están tan cerca que en algunos puntos, sus respectivos habitantes pueden hablarse a gritos mirando a lo que supuestamente sería el cielo.

Y en un pasaje boscoso y rocoso, así medio idílico se conocen chico y chica, Adam y Eden. Dejándose el cuello y la garganta al principio pero pronto ingenian un modo de arrejuntarse. ¿El problema?, que está prohibido.

Un film trepidante para mi, a nivel sensorial y emocional. Una de las pocas películas que me ha sorprendido recientemente. La puesta en escena es sublime, hay momentos en los que se siente auténtico vértigo…

Y la historia de amor… Como la vida misma. Dos personas, dos mundos, dos gravedades distintas que luchan por un equilibrio.

Ya el bueno de Shakespeare supo ver todo esto hace tiempo . Todo ese rollo de que cada persona es un mundo y que cada uno tiene su propia gravedad. Shakespeare llamó a estos mundos familias. Los Montesco y los Capuletto, que atraían con una fuerza como la de la gravedad a Romeo y Julieta.

Y a pesar de no estar destinados a poder amarse ni siquiera a conocerse, ellos lo hacen. Porque el amor lo puede todo y esas mierdas. El único problema es que ya todos sabemos como acaba esta historia.

La película Romeo+Julieta me flipó de una manera que no esperaba ni de coña. Bueno, está Claire Danes haciendo de Julieta y eso hizo que se me resecara la boca en el cine de tenerla abierta, viéndola con sus alitas al otro lado de la pecera… En perspectiva, no entiendo como la dejé…

Pero el tema es que me quedé congratulado como Baz Luhrmann lo había actualizado todo. Es uno de los pocos y mejores reboots que mis ojos y oídos han podido disfrutar. ¡Qué explosión de colorido, oiga!. Esas pistolas, esos disparos, esas explosiones… ¡Pero qué bonito, coño!. Dándole un rollo latino religioso-fosforito, con cruces de neón y tatuajes de la Virgen.

En fin, que esto del amor es muy complicado. Por un lado encontrar a la persona ideal y por otro que no sean de mundos distintos que no puedan convivir, que las familias y amigos se lleven bien…

Pero aunque se sea del mismo planeta y las familias no existan, aún puede haber más complicaciones.

Tomemos el ejemplo de Ned y Charlotte en Criando malvas. Una serie muy interesante sobre las relaciones, disfrazada de detectivesca con tintes macabro-paranormales y una estética bastante happy-amelie.

Ahí tenemos a Ned, un joven pastelero que siempre ha tenido la extraña habilidad de revivir lo muerto al tocarlo. Las “normas” de su habilidad es que si vuelve a tocar lo revivido en menos de un minuto, no pasa nada, vuelve a morirse. Pero si pasa un minuto, el mismo “volumen de vida” más cercano morirá en su lugar.

Independientemente de que otro muera, lo revivido siempre morirá si lo toca. Así pasó con su inseparable perro Digby; lo revivió pero no lo puede tocar. Solo con guantes o con un rascador. Digby sabe eso perfectamente y evita el contacto con su amo.

Ned ha sabido sacarle partido a su peculiar habilidad. Montó una pastelería y los pasteles que hace los hace a base de fruta podrida que al tocarla no solo “revive”, también adquiere un sabor muy especial.

Paralelamente a su negocio, se ha hecho socio de un detective privado que conoce su habilidad y también ha sabido sacarle otro provecho. Encargarse de cualquier caso con muertos de por medio. Ned los revive durante un minuto, les dicen quién es el asesino y a otra cosa.

Pero el problema viene en forma de mujer(…), cuando en uno de esos casos la víctima es el amor de infancia de Ned a la que no había visto desde entonces. La revive y… No la puede devolver a la muerte.

Y así empieza su relación y la serie, con una pareja que no se puede tocar porque de hacerlo, ella moriría. Investigando casos y esas cosas.

El amor es una locura y nos vuelve locos. Así pues, creo que dos personas que ya estén majaretas de por sí, también pueden entregarse al amor. Este es el caso de Benny y Joon. El gran Johhny Deep y la maravillosa Mary Stuart Masterson.

No sé porqué le añadieron eso de “el amor de los inocentes”. Ella esquizofrénica con brotes psicóticos y él con cierto retraso emocional(seguramente debido a algún trauma). “El amor de los tarados”. Buenas personas, pero taradas.

La verdad es que la peli sabe engancharte porque lo que hacen es cogerte a los dos e infantilizarlos. Ella bajo la tutela de su hermano mayor y él una especie de artista buscavidas.

Una película entrañable que viene a decir que todos estamos locos y que el primer paso para que nos acepten nuestras locuras es aceptar e intentar comprender las del otro.

Lo confieso. No era una chica la que me escribió… Han sido ya varios tíos los que me han preguntado sobre películas que poder ver con la parienta sin necesidad de que les revienten las neuronas, que sean entretenidas y que ellas puedan llorar, emocionarse y esas cosas…

En fin, el amor… Para mí el amor es un poema que escribí, que guarda una chica en un cajón, que no responde a mis mensajes.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Sociedad y Tendencias, Ultimas entradas Etiquetado con: , , , ,
  • Nuria

    Me encantan los chicos q creen q van de “malotes” pero saben amar..o intentan cada día aprender..pq en amar tds somos aprendices..buena entrada..no se si existe ese AMOR con mayúsculas pero sígente q se ama cada día..para mí,suficiente!!

    • Si que es verdad que “de to se aprende”, yo antes era malote a secas, ahora he aprendido a amar, hasta tal punto que mi amor es ya indeleble!! 😀

  • Jacobo Ríos

    Me faltan por ver un par de los ejemplos, pero los tengo en la lista de
    visionado desde hace tiempo, ahora me he animado más a verlos.
    Personalmente en tema de amores, y además con algo de colgadera por en medio, me quedo con La princesa y el guerrero
    una peli alemana que no habla del medievo, si no de una pareja
    destinada a encontrarse en un punto de la vida donde no sabes si está
    más loco el loco o la enfermera de psiquiátrico.