El rey Arturo

Hace mucho tiempo que dejé de sentirme como un viejo rancio diciendo aquello de “¡Así no era!”. Ya en “Remakes, reboots y remierdas” me explayé acerca del insulto hacia los espectadores, lectores y Humanidad en general que significa el coger una historia, unos personajes y cambiarlos hasta volverlos irreconocibles.

Recientemente me ha pasado(por enésima vez) con Rey Arturo: La leyenda de Excalibur. Sí, sí, muy entretenida y todo lo que tú quieras pero si cambias todos los nombres, se haría más fácil de digerir y uno diría “Está entretenida y muy guay el guiñó que hacen a Excalibur”.

La película está hecha al calor de Juego de Tronos y me parece bien pero, coño, ya que dices que es el Rey Arturo, que sea el Rey Arturo y no algo que prácticamente no tiene nada que ver. Me duele porque luego va la gente y piensa que así es la historia/leyenda de Arturo y ¡así no era!. Ni tiene la esencia ni el misticismo ni la moralina. No salen ninguno de los personajes imprescindibles como MerlínGinebra o Lanzarote y lo que salen no tienen nada que ver.

El padre de Arturo era un cabrón, no un buenazo. Cierto es que en un principio era el menos malo de los caudillos de Inglaterra y que por eso el mago Merlín y la Dama del Lago decidieron entregarle a él la espada Excalibur pero enseguida los decepcionó con creces.

Excalibur es irrompible y solo se deja manejar bien por su dueño legítimo, se podría decir que tiene voluntad propia pero más allá de todo eso, más que un arma, buscaba ser un símbolo. Un cetro de poder en manos de un rey que unificara a todo en paz y no un caudillo. Así pues, Uther(el padre de Arturo), acompañado de Merlín(el último mago) y empuñando a la solemne Excalibur, va derrotando y convenciendo al resto de caudillos hasta que es nombrado rey.

Pero Uther sigue siendo Uther y se encapricha de la mujer de uno de los caudillos que acaban de rendirle pleitesía y se declaran la guerra. Uther obliga a Merlín a que lo ayude con su magia para poder tirarse a Igraine y Merlín, que ya ve que Uther es un fiasco, accede con la condición de quedarse el niño si se quedara embarazada.

Así pues, Uther, con la apariencia del marido de Igraine, va a su castillo, aprovechando la ausencia de éste, que está batallando contra las tropas de Uther, se la tira y se queda embarazada de Arturo. El marido de Igraine muere en la batalla y Uther la toma como esposa.

El reino de Uther resulta efímero ya que enseguida van rebelándose contra él. Al nacer Arturo y llevárselo Merlín, los persigue a lo loco y cae en una emboscada, clavando Excalibur en una roca para que nadie pueda empuñarla y llamarse rey.

Merlín deja a Arturo con un caballero para que lo eduque como un hijo más y se desentiende hasta que por accidente, Arturo(ya con 18 años) saca a Excalibur de la roca, haciendo que algunos caballeros le juren inmediatamente lealtad y otros le declaren la guerra al considerarlo indigno por no ser un joven escudero y no un caballero.

Total que empiezan a guerrear y Arturo, bajo la tutela de Merlín, hace gala de valentía y honorabilidad extremas. Excalibur no se rompe pero no lanza rayos ni hace cosas raras y finalmente, todos aceptan a Arturo, realmente convencidos.

Entonces funda Camelot, se casa con Ginebra y manda construir una mesa redonda en la que se sienta junto a los caballeros/nobles, de igual a igual y debaten los asuntos del reino. Son años de paz y prosperidad y a Arturo y a sus caballeros les da por buscar el Santo Grial.

Pero la magnificencia y pureza de Camelot no duró mucho, hasta que aparece el caballero Lanzarote y se enamora recíprocamente de Ginebra. Paralelamente, Morgana, hermanastra mayor de Arturo(hija de Igraine) se ha cultivado en la magia y planea derrocarlo, sirviéndose de Mordred, el hijo que tuvo con él haciéndose pasar por Ginebra

No desvelaré el final, el que no tenga ganas de leer más, siempre puede ver Excalibur, la película de 1981, de la que ya hablé en “Soy monárquico”.

Ya me diréis qué tiene que ver la película que han hecho ahora. Es como el Batman de Nolan; un Batman que prefiere ser solo Bruce Wayne, un Batman sin Robin ni Batgirl, ni el eterno amor/odio con Catwoman y el Joker reducido a un segundón… Que sí, magnífica trilogía pero ya puestos, se podría haber creado un nuevo superhéroe, con guiños a Batman.

Con la película del 2004 de El Rey Arturo por lo menos fueron honestos, dijeron que habían hecho una historia sobre en quién creían que podría estar basada la figura de Arturo y su leyenda y aún así fueron infinitamente más fieles a su historia que esta nueva película.

Parece ser además, que está teoría sobre quien fue Arturo(en líneas muy generales) no se la sacaron de la manga, si no que tiene gente estudiosa detrás.

Puestos a hacer una adaptación, ya podían haber cogido una hecha, como el cómic de Camelot 3000, una auténtica obra maestra que nos plantea un futuro lejano en el que Arturo, Merlín y sus principales caballeros reencarnados surgen de nuevo para hacer frente a una invasión alienígena.

Bien hecha, siendo fiel al cómic, seguro que sería un peliculón. Si alguien me da medio millón de euros la hago yo.

De pequeño me acuerdo de flipar viendo la peli de Un astronauta en la corte del Rey Arturo pero luego de mayor, leyéndome el libro de Mark Twain me indigné de cómo habían azucarado todo, incluido el título, “Un yanqui en la corte del rey Arturo”.

Igualmente aluciné con la serie de dibujos de El Rey Arturo y los Caballeros de la justicia.

Pero para alucinar y flipar la parodia de de los Monty Python Los caballeros de la Mesa Cuadrada y sus locos seguidores. Una de sus obras monumentales, que ya comenté en “La edad media me da risa“.

En fin, no cabe duda que si bien comenzó como una leyenda, el Rey Arturo se convirtió en un universo de ficción, de los más viejos, sobre los que hay novelas, cómics, películas, series, juegos de rol, videojuegos… Definió los parámetros del ideal de caballero, de sus gestas y sus historias, de la espada y brujería. Es la base sobre la que tiempo después surgirían otros mundos ficticios como El señor de los Anillos, Dragonlance o Juego de Tronos.

Me parece muy digno querer hacer caja pero me repito, si a la nueva peli le cambias todos los nombres, se haría más fácil de digerir y uno diría “Está entretenida y muy guay el guiñó que hacen a Excalibur”.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Otros mundos, Ultimas entradas Etiquetado con: , , ,