Dias de Instituto

Parker Lewis nunca pierdeEl mundo de Beakman Es mi vidaLos Rompecorazones

wFoto018-diasdeInstituto_01Sin duda alguna la época de instituto es grandiosa. Sobre todo las expectativas que uno tiene sobre ella, lo que se encuentra y como lo ve luego en perspectiva. Es la edad de las primeras borracheras y amoríos y las primeras resacas(tanto de alcohol como de amor).

La búsqueda de la identidad propia, la aceptación del grupo(ya sea grande o pequeño)… Todas esas cosas que de mayor controlas o te la sudan pero que en el instituto te resultan de vital importancia para sobrevivir en la aventura o desventura que te está pareciendo el mundo o la vida.

En el instituto es cuando más receptivo estás a adorar a ídolos, hacerte fan de grupos, actores… Cualquiera que te parezca molón, lo seguirás hasta la muerte porque sientes que siguiéndolo, llegarás a donde ha llegado…

wCita018-Instituto_01

Y es que somos medio monos y gran parte de nuestro aprendizaje y relaciones sociales se basan en la imitación. Hay incluso quien proporciona el equivalente a los plátanos cuando otros monos lo imitan o imitan lo que quiere.

Un megusta en facebook, un sueldo a fin de mes, una palmadita en la espalda, una pancarta, un descuento en su próxima compra…

La adolescencia es muy peligrosa. Por suerte, algunos contamos con un guía en el instituto. No me refiero a un padre, profesor o hermano mayor. No, me refiero a un colega. Un compinche que conozca la jungla perfectamente, no solo sabiéndose defender de ella, si no también sabiéndole sacar el máximo provecho.

Hablo de Parker Lewis. El puto amo. Parker Lewis nunca pierde. Él te enseñaba las debilidades del ser humano y como aprovecharlas para que tú pudieras disfrutar de una vida plena y satisfactoria. No sólo por el hecho de siempre ganar algo, también por sentir que tenías un nivel de consciencia muy superior al resto de tu entorno.

Parker Lewis te tiraba un cubo de agua fría. Venía a decirte que dejaras de hacerte pajas dentro del sistema y que te salieras de él para comprenderlo y poder sacarle el máximo beneficio, en vez de ser tú parte del beneficio de otro.

Años después monté un efímero negocio de chuletas miniaturizadas y de redacciones de trabajos. Estuvo bien mientras duró pero era un poco agotador. Además, Internet ya se estaba asentando.

Reconozco que durante ese tiempo fui un hortera. Conseguí un par de camisas que consideraba del estilo de Parker Lewis y también tuve un flequillo raro… Pero no me avergüenzo de ello.

Eso sí, eché de menos tener colegas como Randall, Steiner y Larry Kubiac… Y también a Milla Jovovich, aunque hubiera estado en mi vida tan fugazmente como en la serie… Con un par de compinches cualificados hubiera podido ampliar el negocio.

¡Qué acertados estuvieron los de Cuatro al reponerla!.

La verdad es que Cuatro se merece el mayor de mis respetos, muy por encima de la Sexta. Entre otros muchos tesoros que rescataron, también estaba El mundo de Beakman. El mejor profesor que nadie puede tener.

En su momento llegué a escribir hasta 3 cartas(que la vergüenza me impedía mandar) a Beakman, pidiéndole que viniera él a dar clases o por lo menos que mandara a Lester, la rata que lo acompañaba.

Por suerte para mí, luego llegué a tener un profe de matemáticas al que llamábamos El Pesqui. Lo más parecido a Beakman(versión castiza, piel morena y bigote incluido)que te podías echar a la cara.

Sus clases eran las únicas que te hacían dudar si faltar o no.

El caso es que si Parker Lewis, te enseñaba la subjetividad del mundo, El mundo de Beakman te venía a enseñar la objetividad.

Las conversaciones de los pingüinos eran las mejores radiaciones que tu cerebro podía recibir.

En fin, cuando me di cuenta, llegó mi primera novia del instituto. Claire Danes. Sí, así Es mi vida. La verdad es que fue un choque frontal, como cualquier primer amor.

No sé exactamente como fue para ella pero para mí fue algo así como que atravesó mis retinas y marcó mi interior a fuego. Esos ojos, ese pelo, esa boca y nariz… Esa forma de andar… ¿Qué narices me pasaba?.

No podía evitar observarla minuto tras minuto. Como buen novio, me hice amigo de sus amigos. Incluido el amigo gay y el pagafantas rubiales. Amigos que posiblemente no me hubiera planteado adquirir por mí mismo, no porque tuviera nada en contra, si no porque no eran de mi rollo.

Igual que toda la serie. Era una serie de “chicas”, o eso creía entonces. El caso que sin darme cuenta ya había empezado a salir con Ángela(Claire Danes) y estaba explorando el universo femenino por primera vez…

No era algo que contar a los amigotes. Quería a Ángela para mí solo.

Siempre me sentí abducido por esa serie, por Claire Danes, hasta el punto de sentirlo como algo enfermizo. Años después ya no me siento solo; he encontrado a otros perjudicados por Claire Danes y su cara de niña buena. Incluso mujeres heterosexuales, que se refieren a la serie y a la actriz como algo confuso que les pasó siendo adolescente y exploraban el mundo.

Con el tiempo he vuelto a ver la serie y no era tan moña. Hombre, ser, lo era pero no tanto como creía. Lo que pasaba es que ya no estaba moviéndome en comedias, si no en drama. Es lo que tiene el amor.

Ángela(mi primera novia y su resaca) hizo que madurase un poco(pero solo un poco). De alguna manera, me puso los pies en la tierra y me hizo ver y pensar sobre problemas de verdad. No tomarme tan a broma las cosas y todo eso.

Necesitaba un cambio de escenario y unos nuevos(y más reales) amigos. Así que me fui a Australia y me apunté al instituto de Los Rompecorazones. Lo que más desea un adolescente es ir a nuevos mundos.

Una serie cojonuda sin duda(aunque terminó pudriéndose al final), en la que te encuentras personajes mucho más creíbles que en el resto de cosas que veías sobre adolescentes. Eso sí, tenían mucho pelo todos en sus partes como para realmente parecer adolescentes. O quizá los australianos eran así de crecidos.

La historia es que se montaban negocios, bares, peleas… Había droga y música, alumnos cautivados por profesores… Incluso estaba Alan Bolton, el punketa surfer. Con ellos vinieron las fiestas y borracheras y amores que no dolían tanto como el de Ángela.

Nunca me fui de Erasmus, ver esta serie es lo más parecido que tuve.

Pero bueno, esos años ya pasaron. Reconozco que Ángela no ha hecho otra cosa que mejorar con los años pero creo que no volvería a salir con ella.

Paso, si quiere algo, que lo pida ella.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Etiquetado con: , , , ,
  • Cicely Alaska

    Yo tb paso de Claire Danes. Ahora estoy enamorada de Melanie Laurent. Pero en aquellos días hubiera regalado hasta a mi perro. A mi perro de ahora, que antes no tenía…

    Muy difícil acceder a los comentarios desde el móvil… me ha costado media hora de sueño postferia. Pero te lo debía. Hay otra serie por ahí que tengo y que no he visto, cuando me compre un cargador de portatil vuelvo y la digo. De instituto, digo.

    Cecilia.

    • Claire forever!! Muerte a la Melanie!! 😀

      Tengo que revisar lo de los comentarios para movil, bueno, la version entera para moviles… Matrix es tedioso sin Morfeo o Trinity echando una mano.

      Saludos!!

    • Tengo que revisar los comentarios para movil… Bueno, la version entera para moviles… Sin Morfeo ni Trinity es algo tedioso esto de Matrix… Tantos numericos verdes parriba y pabajo 🙂

  • J.Barrientos

    Buen review de las series alusivas al instituto, conocia todas salvo la ultima “los Rompecorazones”. Habeis hecho comentarios realmente jocosos de todas estas series, me has proporcionado un buen motivo para ver los capitulos que por un sinfin de pretextos no pude culminar.
    Felicitaciones por vuestro blog

    • Jeje, muchas gracias por el comentario!! Las series hay que terminarlas!! :p Los Rompecorazones a mi me gusto muchisimo pero a partir de la 3ª temporada empezo a decaer :_( Si te gustan las series, a lo mejor te gusta esta entrada: http://www.blogout.es/los-seriantes/ Un saludo!!

  • Ruben Padilla

    Hago mi modesto aporte.
    Saved by the bell (salvado por la campana), como olvidar a Zack, Screech, Lisa y el Sr. Belding?
    Nostalgia pura.

    • Jeje, muchas gracias!! Pero te has olvidado de Kelly Kapowski!!! Un saludo.

  • Pingback: Terror colega | Blogout()

  • Cecínica

    Mi cara de flipando cuando leí esto no se cómo explicarla: “Incluso mujeres heterosexuales, que se refieren a la serie y a la actriz como algo confuso que les pasó siendo adolescente y exploraban el mundo”

    Ni heterosexual ni leches, ¿quién en su sano juicio no se queda embobado con esta chica, entonces y ahora?

  • Jesus Herrera

    Lo mejor de Beakman eran los sketchs de los pinguinos xD

    • La verdad es que si, te partias con ellos