Caballeros del Zodiaco

Sin duda alguna, Los Caballeros del Zodiaco junto a Bola de Dragón fueron dos series animadas que alcanzaron límites insospechados de popularidad y que abrieron las puertas al mundo tanto a los animes como a los mangas.

Sí, sí, ya había animes y mangas antes de Los Caballeros del Zodiaco y Bola de Dragón pero estos dos inauguraron una época dorada, como ya reseñé en “Anímese con el anime”, donde también indicaba que en líneas generales estas ficciones no son mi tipo aunque al mismo tiempo hay muchas que sí que me llegaron(o llegan) a lo más profundo de mi ser.

Los Caballeros del Zodiaco(o Saint Seiya, como se dice ahora) me atraparon desde el primer instante. La historia va de que supuestamente existen unos caballeros, con armaduras pero sin armas, que surgen cada vez que las fuerzas del mal reaparece para conquistar el mundo. Estos caballeros están a las órdenes directas de la diosa griega Atenea y poseen una fuerza, resistencia y velocidad sobrehumanas, además de tener cada uno ataques específicos.

El caso es que en la actualidad, un anciano multimillonario japonés encuentra una armadura de oro(las normales son de bronce) y decide organizar un torneo entre caballeros para que el ganador se quede la armadura.

Entonces surgen caballeros de todos los rincones del mundo, unos han heredado la armadura, otros la han robado, otros la han ganado en torneo… Este último es el caso de Seiya, el protagonista, un huérfano al que el multimillonario mandó a Grecia a entrenarse para que ganara la armadura de Pegaso, a condición de que cuando volviese con ella, le ayudaría a encontrar a su hermana.

La cosa es que Seiya, tras entrenar duramente y combatir hasta la saciedad, logra la armadura, enemistándose con todo un clan que la deseaba para fines egoístas y vuelve a Japón, encontrándose con que el anciano ha muerto y que su nieta que es la que lleva ahora los negocios, no sabe nada de la hermana de Seiya.

Saori Kido, la nietísima, trata de convencer a Seiya para que participe en el torneo, que acaba de comenzar, éste lo considera indigno pero finalmente accederá ya que comprende que gracias a la televisión su hermana podrá verlo dónde quiera que esté y contactarlo, además de que Saori le promete que si gana el torneo, utilizará todos sus recursos para buscarla.

Y nada, se hará amiguete de otros caballeros; el del Dragón, el del Cisne y el de Andrómeda, los únicos que parecen merecerse ser caballeros. Durante el torneo aparecen los Caballeros Negros, liderados por el caballero del Fénix que roban la armadura.

Seiya y los demás irán en su busca para recuperar la armadura pero resulta que otros también la reclaman y aparecen los caballeros de los abismos, los de plata… Todos secuaces del Patriarca y de los caballeros de oro. También aparecen los misteriosos y futuristas caballeros de acero.

Finalmente, nuestros héroes tendrán que enfrentarse a los doce caballeros de oro(Tauro, Géminis…), uno por uno. Después vinieron los caballeros de Asgard y luego los de Poseidón.

Estuve super enganchadísimo y algunos recuerdo que algunos capítulos fueron en verano y tuve que apañármelas para verlos en el campo, en una “tele portátil”, en blanco y negro y con la señal que iba y venía… Sufrimiento extremo.

Los Caballeros del Zodiaco formaron parte de la época dorada de Tele5, cuando era “La pantalla amiga”. Sin duda era mi canal de cabecera y el de muchos. El Pressing-catch, Humor Amarillo, gladiadores americanos, las Mama Chicho… Twin Peaks, Expediente X… ¡Cómo ha cambiado la cosa!.

El tema del merchandaising ya empezaba a consolidarse y no tardaron en sacar los muñecos articulados. Yo tuve a Pegaso y la armadura de Sagitario pero no me duraron mucho tiempo. Realmente estaban pensados para utilizarlos de exposición, yo era muy de jugar y enseguida descascarillé del uso la pintura de las piezas, otras las perdí…

Recuerdo que la primera vez que tuve uno en las manos me quedé flipado porque no estaba acostumbrado a ese tipo de muñecos. Las armaduras venían por piezas y eran muchas y muy brillantes. Pedían a gritos que los colocaras en una vitrina pero, como decía, era muy de jugar… Con catorce años todavía jugaba con muñecos.

Creo que lo más genial de Caballeros del Zodiaco radicaba en que nos presentaba una cosmología(…) en la que las deidades de una y otra religión se entremezclaban y convivían, mientras que paralelamente nos introducía en un universo encubierto de superhéroes y supervillanos, mezclando caballeros medievales con artes marciales, con multitud de combates que parecían partidas arcades de lucha implementadas.

En definitiva, un supermezcla explosiva que si nos paramos a pensar, así sobre el papel parece una chorrada que no hay por dónde cogerla y sin embargo, ahí está todavía. ¡Dame tu fuerza, Pegaso!.

Sí, yo era y soy de Pegaso, reconozco que el Dragón y el Fénix tenían su aquel pero a mí me gustaban más el Cisne y Andrómeda, motivo por el cual fui objeto de burla pero me la sudaba. El tema estaba en que Andrómeda era un personaje afeminado y, claro, decir que te molaba significaba que eras gay(…).

En fin, hace relativamente poco conocí a una muchacha que había sido fan acérrima de los Caballeros del Zodiaco y que tenía en su casa su colección de figuras, en una vitrina, como tiene que ser. La verdad es que conocer a esta mujer me trastocó un poco porque no me la esperaba y, bueno, como soy un mendrugo, pues al final “perdimos el contacto”.

Hizo que volviera a despertar en mi el caballero de Pegaso que llevo dentro y me hice con los dvds de segunda mano. No los había visto desde que los vi por primera vez en Tele5 aunque los recordaba perfectamente según los volví a ver. Uno tras otro.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Otros mundos, Ultimas entradas Etiquetado con: