Bola de Dragón

El Mundo de Bola de Dragón es el nuestro pero en una especie de futuro alternativo cercano en el que conviven avances tecnológicos y magia, animales que son personas y cambiaformas, extraterrestres y artes marciales. ¿Qué más se puede pedir?.

Recuerdo perfectamente como me ridiculizaron e hicieron el vacio en el colegio el día que llegué flipando hablando de la serie de Bola de Dragón. Habíamos cruzado ya la supuesta línea que separaba ser niños pequeños de ser… Niños mayores.

No recuerdo exactamente qué año era pero lo miro en un momento en la wikipedia. El ochenta y nueve… Joder, ya con 10 años la gente se cree mayor. Así nos va. Bueno, total, la historia es que recuerdo empezar a hablar y aún viendo las caras que ponían algunos, seguí poniendo aún más énfasis…”¡Aún le gustan los dibujitos!”.

Ya llevaba bastantes capítulos vistos y en cuanto surgió o forcé el momento, empecé hablar del niño con rabo de mono que volaba en su Nube Kinto y buscaba las bolas del Dragón con Bulma, una chica de pelo azul que iba a ser la madre de mis hijos…

Total, que como veían que ni me avergonzaba ni me callaba, empezaron todos a alejarse de mi como si tuviera la peste y me quedé solo. La verdad es que me dio bastante igual, si tenía que elegir entre tener “amigos” o ver Bola de Dragón, me quedaba con Bola de Dragón.

Cuando ya estaba totalmente solo, reapareció uno de los chavales, mirando a todos lados, asegurándose que nadie lo veía. “Tío, a mi también me mola, es una paranoia”.

¿Pero cómo no te iba a molar, alma de cántaro, si marco un antes y un después en la historia de la Humanidad?. ¿Quién no conoce hoy en día a Goku?.

La historia comienza con Bulma, una genio de la electrónica de dieciséis años que va por el mundo buscando unas misteriosas esferas que al juntarlas invocan a un dragón que te concede un deseo.

La tipa lleva un cargamento de Cápsulas Hoy Poi que no son más que cosas miniaturizadas que al activarlas recuperan su forma y tamaño, pudiéndose volver a miniaturizar. Una casa, una moto, una avioneta…

La chica se topa con Son Goku, una especie de niño salvaje unos años menor que ella, con una fuerza sobre humana y una cola de mono. Decide “adoptarlo” ya que le podría ser útil pero su relación resulta bastante conflictiva.

A regañadientes, Bulma acompaña a Goku mientras éste ayuda a una tortuga a llegar al mar y al hacerlo, ésta les conduce hasta su amo, el Maestro Mutenroshi, que le da a Bulma una bola de Dragón y a Goku, la Nube Kinto, una nubecilla amarilla sobre la que puede viajar a gran velocidad.

A partir de ahí, Bulma y Goku se irán encontrando a otros personajes a los que se enfrentaran en un principio pero luego pasarán a formar parte de su panda para buscar las bolas de Dragón; Woolong, un cerdo humanoide cambiaformas… Yamcha y Pooal, una especie de gato azul que vuela y también es cambiaformas. Krilin

Luego se tendrán que enfrentar a Pilaf, una especie de duende enano sin nariz y azul que tiene todo un ejército desplegado buscando las Bolas de Dragón y a sus lugartenientes, uno de los cuales es un perro ninja.

En aquel entonces fue lo más novedoso y rompedor que te podían echar en la cara desde una televisión autonómica en España, ya en “Anímese con el anime” comenté que el anime nunca me ha tirado mucho en especial y el manga, nada pero que eso no quita para que reconozca que hay muchísimas cosas buenas y brutales en ambos.

Bola de Dragón me absorbió por diferentes motivos y uno de ellos era la novedad de una cosmología y narración que no teníamos en occidente. Animales antropomórficos, artes marciales, personajes sumamente imperfectos, golpes de humor, alusiones sexuales, escatología…

Sí, ahora todo el monte es orégano pero antes… En fin, no voy a ponerme como un viejales. Bola de Dragón fue un punto de inflexión en la historia del universo y ya está.

Gracias a la serie, descubrí muchas cosas sobre las chicas y también sobre el amor, como ya comenté en “Las bragas de la chica”. Bulma me cautivó desde el primer instante, era incapaz de quitármela de la cabeza y a veces deseaba que se acabará el capítulo de turno únicamente para poder ver el ending. Imágenes de Bulma principalmente, algunas en plan ñoñas y otras en plan autosuficiente y guerrera, con una cancioncilla así en plan bonita.

¡Ains, qué tiempos aquellos en que las cadenas dejaban pasar los créditos de las series y estos no se limitaban a poner rápidamente los nombres sobre las imágenes o sobre un fondo negro!.

No sé, me quedaba embobado mirando el ending, escuchando la canción, imaginándome que era yo y no Goku ni Yamcha quien iba por ahí por el mundo con las cápsulas Cápsulas Hoy Poi y la Nube Kinto.

Cuando nadie me veía, cantaba la canción del ending y a veces, daba saltitos.

Visto en perspectiva, Bola de Dragón nos bombardeo con muchas cosas que no hacían otros; el compañerismo, la igualdad entre sexos(a pesar de sus diferencias), el esfuerzo y la superación, la compasión, la ayuda al más débil, la importancia de la comida sana, la necesidad del humor…

Había mucha gente que la criticó muy a posteriori por su violencia y que “solo iba de peleas” y aunque a partir de algún momento de Bola de Dragón Z fue así, cualquier crítica en ese sentido, como siempre, proviene de la más absoluta ignorancia, del miedo y la necesidad de culpar a algo de los problemas del mundo, como ya comenté en “Mamá, juego a rol” y “Ojalá mi vida fuera un shooter”.

Lo que más me llamó la atención años después fue la teoría de que había mensajes y cosmología nazista(desde el prisma japonés) que impregnaban Bola de Dragón. No hice mucho caso hasta que un coleguilla, El crítico de cine, se hizo eco de ello con pelos y señales y me dejó doblado el ojete.

Como el mismo Crítico de Cine concluye, a pesar de los alarmantes indicios, Bola de Dragón en ningún momento promueve tales ideas, si no las totalmente contrarias.

Yo lo dejé en Bola de Dragón Z, en Célula, hasta allí llegué. Supongo que no soy suficientemente digno para llamarme fan total pero bueno, soy de los que piensan que solo Goku podría enfrentarse a Chuck Norris.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Otros mundos, Ultimas entradas Etiquetado con: ,
  • Juanjo Palomeque

    Buen post amigo mío. A mí también de alguna manera me impactó esta serie en mi infancia y reconozco que aún a día de hoy veo algunos capítulos, fragmentos por Youtube y los OVA, las pelis que se lanzaron aparte de la serie.

    Ví el primer capítulo de Dragon Ball Súper pero no enganchó pero supongo que veré todos los capítulos como marca mi religión 🙂

    El cambio de tono del Bola de Dragón al Bola de Dragón Z fue brutal y ganó mucho cuando le metía todo esa cosmología sobre los saiyas. Para mí hubo dos momentos cruciales en esa serie y que aún tengo pegado tanto en la retina como en el cerebro: La llegada de Raditz a la tierra -cuando después de haberte tragado infinidad de capítulos de Son Goku viene éste y te dice que nuestro héroe no es de la Tierra sino de la raza saiya procedente del Planeta Vegeta- y sobre todo la primera transformación de Son Goku inaugurando un nuevo “look” a los guerreros de esta raza.

    En cuanto a personajes a mi me flipaba Freezer que desprendía miedo en la pantalla -aunque después de muerto, lo hicieron volver a aparecer tanto en el Dragon Ball GT como en la peli “La resurrección de Freezer” y tanto rizar el rizo en mi opinión ridiculizaban a este ser tan ilustre- y sobre todo el de Vegeta.

    He leído muchos manuales de guiones sobre creaciones de personajes y para mí este tipo es de lo mejor que se ha creado en toda la ficción, Vegeta a pesar de sus diversos cambios a lo largo de la saga mantiene su esencia y sus contradicciones. Lo que dice y lo que hace cada vez se va pareciendo menos y esa contradicción interna es lo que me parece lo más rico de Vegeta.

    No me enrollo más, porque podría seguir largando 🙂 ¡Un abrazo Héctor y a seguir así con el blog!

    • Hombre!, como tu por estos ciberlares?? 😀

      Me alegro de que te guste el articulo, no es nada meticuloso, solo queria dar unas pinceladas de su inicio y llegada a España…. Gracias, CSur!!

      Yo, como digo, a partir de Celula lo fui dejando, no se. Se que molaba pero supongo que soy muy taliban y yo seguia esperando que todo siguiese girando en reunir las bolas y que Goku no creciera ni se hiciera mayor(*snif*).

      La verdad es que uno estaba to escamao pensando que narices era Goku(¿un hombre-mono gigante?) y cuando empezaron a explicarlo en Z nos quedamos con la boca mas abierta de lo que ya la teniamos.

      Freezer estuvo muy guay, eso si, se pasaron tres pueblos extendiendo la pelea en varios capitulos, creo que todos estabamos ahi con la vena en la frente oyendo de nuevo la musiquita de combate y gritando “Pero matalo ya”.

      Vegeta es un personaje muy currado pero lo odio porque es quien al final encandila a Bulma.

      Saludos!!

  • Jacobo Ríos

    Recuerdo perfectamente la primera vez que vi Bola de Dragón, estaba en casa de un vecino y pusimos la tele, habíamos visto algún anuncio y de pasada, nos había parecido una tontada para niños pequeños, siendo que no tendríamos ni 10 años, pero al ver un capítulo entero, flipamos, y desde ese día fui fan.

    Lo que dices de que cambió con Bola de Dragón Z es verdad a medias.
    Lo que caracterizaba a Bola de Dragón al principio, es que era una serie de aventuras, cuando Goku creció, se mantuvo la aventura aunque con pequeños cambios y aún más peleas, toda la parte de Namek por ejemplo.
    La historia de Célula cumplió también esa línea aunque ya más alejado, y con Bu la aventura ya estaba muy en segundo plano.
    Últimamente he estado viendo las nuevas temporadas y aunque son divertidas ha perdido toda la esencia de la aventura, es todo peleas y torneos.

    En cualquier caso, fue una serie que me cambió la vida

    • Por lo que comentas entiendo que entonces al igual que yo, a partir de Celula ya te fue dejando de gustar tanto. Yo con Bu ya empezo a dejar de preocuparme ver todos los capitulos, hasta que llego un momento que deje de verlos. La verdad es que no me he preocupado en ver nada mas de lo nuevo. Solo he visto trozos que comparten la gente y tal y no me llaman, sinceramente.

      Pero eso no quita que fuera un antes y despues para el mundo entero.

    • Jacobo Ríos

      Básicamente, Bu no lo vi ni de una, GT jamás vi nada, y de lo nuevo ha sido por añoranza, pero lo dicho, ya es solo torneo y peleas, la aventura se dejó a un lado totalmente

  • Pingback: Caballeros del Zodiaco | Blogout()