¡Anímese con el anime!

Akira – Lodoss – Escaflowne – Ataque a los Titanes

BlogOut.es_070wNunca me ha gustado demasiado el manga. Algo he leído, sí, pero no soy más que un turista bobo en ese campo. Con una cámara de fotos y un baúl con patas que lo sigue. Lo mismo me pasa con el anime, aunque algo menos.

Supongo que a pesar de admirar y compartir muchas cosas de la cultura nipona, tengo una buena cabeza cuadrada occidental que aun con los años se sigue sintiendo como el que mira un cuadro abstracto… “¿¡Pero esto qué es!?”.

La primera vez que vi un presunto anime me resultó una experiencia perturbadora. No me refiero a esas primeras series que oficialmente vimos los que crecimos en los ochenta, como Mazinguer Z, El Capitán Harlock(del que ya hablé aquí) o Samed, el duende mágico o luego esa época dorada de Bola de dragón, los Caballeros del Zodiaco, Ranma, Chico terremoto… No. Me refiero a ver un demonio con nosecuantos penes que hacen la función de tentáculos y penes y que va por ahí descuartizando y violando al personal.

Cita_070

Debía ser mediados de los noventas o finales. Navidad, en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme. Estaba en un piso de esos que se cogen entre muchos para beber, comer y no pasar frio. Conocía a mi primo y poco más.

Y estaba yo a mis cosas, hablando con una muchacha en un sofá que habían apartado en un rincón cuando apareció un tercero en discordia. Ebrio no, lo siguiente. Con un reproductor vhs en los brazos.

-Lo he encontrado… Estaba en un armario… ¡Sabía que había uno!- Yo no lo conocía y no me quedó claro si la chica sí porque ella tampoco vivía allí.

No creo que el muchacho fuera consciente de que nos cortó el rollo en toda regla, el caso es que en nuestro pequeño rincón, aparte del sofá, unas sillas rotas y una mesita, había sobre ésta una tele que ya entonces era vieja.

Allí se puso a enchufar cables y demás. Se había traído un par de películas para verlas pasando de todo el mundo. Mi ídolo, a pesar de todo.

Yo tampoco es que fuera muy sereno que digamos. Cuando me di cuenta, ya era tarde. Me cambiaron la chica por cinco o seis tíos… Mirando absortos la pantalla, viendo penes elásticos everywhere.

Pusieron un par de pelis más pero poco o nada recuerdo de ellas porque mi cerebro se fundió.

Menos mal que hacia frio de cojones y la muchacha no se fue a ningún lado.

El caso es que de algún modo, aquella noche me incitó a curiosear sobre mangas y animes. Un par de semanas después, estaba en casa de un amigo, dejándole que me contará por fin todas las razones por las que debía leer Akira.

La verdad es que no logró convencerme, me pareció demasiado por leer a priori(para ser manga(…)) y me vi la peli directamente. Traicionando a mi amigo. “Yo es que soy más de Marvel y Dc”, le dije cuando mirando los dos primeros y únicos tomos originales que tenía y la montaña de fotocopias encuadernadas que componían el resto.

Tenía muchos prejucios con los emergentes otakus, los veía como los frikis dentro de los frikis. Usaban internet más que la mayoría en esos primeros años que internet estuvo a “nivel usuario” en España, buscando subtitulos, traducciones… Al poco empezaban a decir palabras y expresiones en japonés… Se organizaban en webs, asociaciones… Y de ahí ya, bueno, a cantarte las canciones en su idioma original y hacer cosplays.

No sé, una sensación parecida a la que producen Podemos y Ciudadanos. Supongo.

Total, que Akira me pareció un buen punto de partida para un neófito como yo y aunque a día de hoy aun no he terminado de leerme Akira y sé que la peli se caga en unas cuantas cosas, me moló. Me perturbaron esas carnes desparramadas pero me moló.

Ese ciberpunk, esas dudas existenciales, ese ser humano… Esas paranoias…

Intenté seguir un poco esa línea; Alita, ángel de combate, Ghost in the Shell… pero reconozco que me sobrepasó. Quizás debiera haberlas visto más espaciadas y no verlo todo literalmente de golpe. Es increíble la claridad que tienen los japos mirando al futuro, tanto en la tecnología como en la metafísica, donde lejos de ir aclarando interrogantes, se profundizan aún más en los ya existentes y se generan otros nuevos.

Decidí cambiar de género dentro del anime y pensé en cambiar el futuro por el pasado. Curiosamente el tema samurái no me llamó y eso que el Bushido es uno de mis libros de cabecera. Me ví Kenshin pero no sé…

Me topé con Record of Lodoss War y me encantó. Supongo que tuvo que ver muy mucho el hecho de que todo viene de un juego de rol y la serie es eso; un grupo de aventureros y sus aventuras y desventuras en un mundo con elfos, enanos, magia y esas cosas.

Aquello me era más familiar; caballeros, magia… Aunque los elfos me parecían un poco exagerados con esas orejas que parecían cuernos pero bueno, al final no solo me acostumbre, si no que me enamoré de… En fin. Mis cosas.

Luego me enganché a La visión de Escaflowne. No recuerdo en que canal la echaban pero sí que recuerdo esas primeras imágenes. Estaba haciendo zapping y paré cuando vi que eran “dibujitos”. Una colegiala corriendo de noche por una plaza o algo así. Enseguida pensé que podría tratarse de una serie de esas pastelosas infumables pero como ya había visto animes del futuro y pasado, le di una oportunidad al presente. A ver qué pasaba.

Yo ahí, de tranqui, esperando que apareciera alguien gritándole a la chica “¡Perdóname, cariño…!” y de repente se abre el cielo o yo que sé y un demonio y un caballero y algo brilla y pelean y algo explota… Total, que me enganchó.

Resulta que hay un universo paralelo al nuestro, medieval y steampunk, con caballeros con armaduras mecha con espadas gigantes. Increíble.

Eso sí, en ocasiones bastante parguelosa pero bueno.

Pero sin duda el anime que más me ha llegado al alma es Cowboy Bebop. Ya hablé de esta serie aquí(tambien del Capitán Harlock) pero tenía que volverla a reseñar porque es una jodida obra maestra. El opening, los personajes, la trama, la música… TODO.

Hace poco me entró nostalgia o algo así al ponerme a pensar en animes para escribir este artículo. Llamé a mi amigo(en realidad le escribí por facebook) y le dije “¡Tío, recomiéndame un anime actual que mole!”…

Me recomendó Ataque a los Titanes y todavía me estoy cagando en sus muertos. Sí, sí, a todo el mundo parece que le mola y ahora van a hacer una película y tal pero yo me volví a sentir igual de inquieto y perturbado que cuando vi anime por primera vez.

¿Recordáis el típico muñeco del cuerpo humano con los músculos al aire?. Pues así son algunos de nuestros Titanes; gigantes sin piel ni pellejo que van por ahí desnudos con la mirada perdida sin hablar y algunos con la sonrisa del Joker.

¡Ufff!, no he podido continuar la serie. Los que tienen piel normal también me dan repeluco. Malditos japos, siempre con la capacidad de perturbarme.

Lo mejor de los animes para mi es que sus autores en muchas ocasiones no perciben las historias encasilladas en un género o un público. Mezclan bromas infantiles con situaciones moralmente rebuscadas, acción, drama, erotismo, aventuras épicas y cotidianas… Sus historias son como la vida, una mezcla de todo. Las cantidades de cada cosa dependerán de la historia y sus protagonistas.

En fin, si alguien conoce algún anime para recomendar(teniendo en cuenta mis gustos, claro)que hable ahora o que calle para siempre.

Abstenerse de recomendar los animes de Marvel. Son una abominación que debe ser destruida. Gracias.

Acerca de

Naci, creci y ahora estoy aqui.

Publicado en Arte y Cultura, Ultimas entradas Etiquetado con: , , , ,
  • Sergio Gomez Gomez

    No hablas de tus experiencias con el Hentai. Guarrete.

    • Eso es el tipo de cosas que me reservo para el libro. O la pelicula 😀

    • pd-> Me alegro de que pudiera llegar hasta aqui!! Gracias!!

  • Jacobo Ríos

    No soy muy de anime la verdad, quitando Cowboy Bebop y otros de los mencionados como Dragon Ball o Ranma.
    Tengo que recomendar Death Note, aunque me leí el manga y luego el anime se me hizo lento y pesado y pasé de él.

    Akira mola mil, eso es innegable.

    Y admite de una vez que fuera del hentai poco conoces.

  • Pingback: La Pantalla amiga | Blogout()

  • Pingback: Quiero Ser Un Dragón | Blogout()